Crea tu propio zapatero de madera para tus hijos

Sofía Sangrador 14 agosto, 2018
Haz un bonito zapatero de madera para la habitación de tus hijos con los siguientes consejos e ideas. ¡Son fáciles y hasta puedes realizarlas con la ayuda de tus pequeños!

En el siguiente artículo, queremos dejarte algunos consejos para hacer un zapatero de madera para una habitación infantil. Tus hijos te lo agradecerán y tú sentirás el orgullo de haber creado uno de los muebles de tu hogar con tus propias manos.

Si eres partidario de la tendencia DIY —conocida también como ‘hazlo tú mismo’—, esta es una oportunidad excelente. Además, es una gran chance para compartir tiempo en familia: en esta tarea te podrán ayudar los más pequeños de la casa, a quienes de seguro les encantará la idea.

Como hemos podido ver en otros artículos, en la actualidad es cada vez más frecuente el uso de maderas recicladas en la decoración. Los palés, las cajas viejas de fruta… todas las opciones son válidas para hacer nuestros propios muebles y complementos desde cero.

Obviamente, también puedes comprar tablas de madera nuevas. Todo depende de tus gustos y el resultado que tengas en mente, siempre teniendo en cuenta el estilo decorativo del dormitorio. 

Por último, piensa que, al tener zapatero en la habitación, habrá más espacio libre en la zona inferior del armario o bajo la cama, donde a veces guardamos los zapatos en grandes cajas de plástico. Además, los zapateros pueden quedar espléndidos a modo decorativo. 

Para hacer zapateros de madera, tenemos muchas opciones disponibles. Nosotros te dejamos a continuación dos posibilidades, ambas son bastante sencillas.

Cómo crear un zapatero de madera para el cuarto de los niños

1. Con cajas de fruta

El primer paso es conseguir las cajas de fruta. Luego, probablemente sea necesario barnizar y restaurar, aunque sea mínimamente. Asimismo, es importante que las cajas tengan un tamaño más o menos uniforme para lograr un resultado equilibrado.

Con esta gran idea, estaremos aumentando la vida útil de estas cajas. Debemos tener muy en cuenta sus medidas, al igual que las dimensiones de la pared sobre la que colocaremos nuestro nuevo zapatero.

Después, solo hay que comenzar a colocarlas; lo más usual es verlas en posición horizontal. Si tienen un tamaño estándar, puedes colocar dos o tres en la base y después añadir otra fila encima.

Niño jugando en su habitación

Intenta que no se levante mucho en altura para que los niños alcancen el estante más alto perfectamente sin necesidad de pedir ayuda a los adultos. Piensa que en una sola caja caben, al menos, cuatro pares de zapatos, así que con dos alturas de cajas puede ser más que suficiente.

Si fuera para una habitación de un adulto, puedes plantearte colocar cajas hasta alturas más altas, usando algunas partes también como estante normal.

Por otra parte, si las cajas son lo suficientemente anchas —o si los zapatos son de talla pequeña—, puedes colocar una balda o un estante dentro de cada una y dividirlas a su vez en dos niveles.

Así, aumentará la capacidad de almacenamiento de una sola caja. Para ello, debes colocar un clavo en cada uno de los lados verticales, de modo que sostengan el listón o tabla de madera escogida.

Eso sí, procura fijar las cajas a la pared, e incluso puedes fijarlas entre sí. De esta forma, no podrán vencerse si los niños se apoyan excesivamente en ellas al intentar coger los zapatos de la parte superior.

2. Zapatero con palés

En algunos artículos te hemos hablado del uso de las maderas recicladas en el mundo del interiorismo. Pues bien, los palés son un gran ejemplo de ello. Actualmente, los podemos ver como cabeceros, somiéres, mesas, etc.

Además, al estar colocados de manera vertical sobre la pared, apenas quitarán espacio en la habitación. Como máximo, coloca dos palés, ya que tienen unas dimensiones considerables.

Es importante que los fijes bien a la pared, sobre todo por la parte superior. Además, si son palés reutilizados, recuerda lijarlos bien para que no haya ninguna astilla.

Si no lo utilizas totalmente, puedes aprovechar y colocar pequeñas macetas —por ejemplo con cactus— en alguno de los niveles, para darles así un toque natural y de color.

Además, puedes reutilizar las cajas de fruta y los palés para hacer muchas otras manualidades para decorar la casa: revisteros, separadores de accesorios y muebles.

Zapatos desordenados en zapatero

Personaliza el zapatero de madera con los más pequeños

Por último, solo queda decorar nuestro nuevo zapatero de madera, contando con la ayuda de los más pequeños de la casa; esta actividad les encantará. Previamente, debemos haber lijado y barnizado correctamente toda la superficie.

Después, podéis empezar a pintar, teniendo en cuenta vuestros gustos y el estilo decorativo de la habitación. Al ser una habitación infantil, quedará muy bien que pintes con muchos colores y combinándolos con blanco, por ejemplo.

Por otro lado, también puedes usar algunas plantillas para plasmar dibujos divertidos, como por ejemplo huellas de pies, cada una decorada o pintada de una manera. Como complemento, puedes añadir pequeñas guirnaldas de luces u otros adornos hechos a mano con los niños. Cada detalle aportará a la originalidad de este elemento.

Te puede gustar