La fiebre del handmade

31 enero, 2018

Últimamente muchas de las cosas que compramos o que nos gustan tienen la etiqueta de handmade. O lo que es lo mismo, hecho a mano. 

El handmade se ha puesto muy de moda en los últimos años. Sin embargo no es una tendencia nueva.

En el artículo de hoy hablaremos sobre esta tendencia o, para algunos, filosofía de vida. Haremos un repaso por su historia, sus fundamentos y qué tiene que ver con la decoración de interiores. 

Un poco de historia

Antes de comenzar con los inicios del handmade es conveniente realizar una definición de este término. Se trata de una palabra inglesa que literalmente quiere decir hecho a mano.

En pocas palabras es una manera de fabricar objetos, elementos totalmente a mano y de forma artesanal. Tiene sus raíces en la artesanía de toda la vida.

Surgió como una alternativa a la producción en cadena de las grandes industrias, que daba como resultado artículos poco personales y que, a menudo, tenía todo el mundo. 

Además, el handmade va muy ligado no sólo al hecho de hacer los objetos de forma manual o artesanal. También está unido a la forma de vida de los artesanos.

Sobre todo en el compromiso con el saber hacer. Es decir, la preocupación por hacer elementos bien hechos y de calidad.

También en el afán de superación y de, en la búsqueda incesante de la calidad, no temer mezclar técnicas ancestrales y tradicionales con las nuevas tecnologías. 

¿Por qué está tan de moda el handmade?

La culpa es de la sociedad actual

Como hemos mencionado anteriormente, el handmade no es un descubrimiento de los últimos años. Más bien esta forma de hacer elementos, que huye de la producción en serie, ha sido recuperada del pasado. 

En una sociedad tan tecnológica e informatizada, parece que la añoranza por lo rudimentario y lo primario hace que en medio de los procesos tecnológicos de producción se valore lo artesanal y lo hecho a mano.

El alma del handmade

Son muchos los adeptos a los productos hechos a mano. Algo que no podemos negar es que este tipo de objetos tienen características únicas que vale la pena tener en cuenta a la hora de adquirirlos. 

Por ejemplo, los productos handmade son edición limitada. Así que te sentirás muy afortunado si consigues una pieza hecha a mano porque son casi exclusivas.

Por otro lado, se trata de artículos, muchos de ellos, hechos a medida y de gran calidad. 

Maceteros colgantes hechos a mano

Los defensores de este modo de producción sostienen que los productos hechos a mano tienen alma y una historia que contar, lo cual los hace aún más especiales.

Nuevas oportunidades

Debido a la crisis económica, muchos han descubierto en el handmade una oportunidad para emprender su propio negocio. 

Lo hecho a mano tiene un potente efecto del cual empezamos a ser conscientes.

Este efecto se traduce en la conexión de oficios tradicionales, que parecían olvidados por el sistema de producción en serie, con las nuevas generaciones. 

Mueble hecho a mano de manera artesanal

Por ejemplo, a través del handmade muchos jóvenes han conectado con el campo. Dejando así la vida moderna de las grandes ciudades. También con los talleres de orfebrería, zapatería, etc.

Retomar el handmade ha abierto posibilidades a los jóvenes, que han visto en esta forma de producción una oportunidad de desarrollar sus habilidades.

Medio ambiente

Por último, el medio ambiente también es una de las razones por las cuales el handmade se ha convertido en una filosofía de vida. 

En los últimos años, la humanidad ha ido adquiriendo más conciencia sobre el impacto medioambiental de las actividades humanas.

Esta corriente permite llevar un estilo de producción más respetuoso con el medio ambiente, ya que en muchos casos se opta por darle una segunda oportunidad a los objetos a través de su restauración.

El handmade es creatividad sostenible

Por otra parte, el handmade también aboga por el uso de materiales naturales. Dejando de lado los productos químicos para la fabricación, restauración o personalización de artículos.

El handmade en la decoración de interiores

Después de conocer un poco la historia del handmade y las razones por las cuales se ha hecho una tendencia en alza, es hora de hablar de su influencia en lo que realmente nos importa, la decoración de interiores.

El handmade está presente en muchas áreas. Por ejemplo, podemos encontrar productos hechos a mano en:

  • Repostería.
  • Moda.
  • Bisutería.
  • Crochet.
  • Scrapbooking.
  • Jardinería.
  • Patchwork.

Evidentemente la decoración y el diseño de interiores no se escapan de esta tendencia. Tendencia que ha convertido a diseñadores y arquitectos en verdaderos artesanos. 

Quizás uno de los puntos en los que la influencia del handmade es más visible es en el mobiliario.

Muebles restaurados con técnicas tradicionales o fabricación de los mismos a partir de materia prima de primera calidad y extraídas de forma sostenible.

Cómoda hecha a mano lacada en blanco y gris

En los textiles también encontramos el impacto del handmade en estampados con tintes naturales y procesados artesanalmente.

Las paredes tampoco se libran del handmade a través de cuadros personalizados, estanterías con troncos de madera, etc.

Conclusión

El handmade y el DIY (hazlo tú mismo), están muy ligados. Sin embargo no tienen por qué ser sinónimos. 

El handmade hace referencia a una actividad productiva de carácter más profesional. El DIY, por el contrario, es una práctica más personal que usamos para decorar, customizar, etc.

Sin embargo, cabe destacar que muchas personas amantes del DIY se han dado cuenta que pueden colocar esas habilidades manuales al servicio de otros y de esta forma han emprendido su propio negocio.

Así que ya sabes, si eres un manitas y la creatividad es una de tus virtudes puedes aventurarte en el mundo del handmade y tener tu propio negocio. 

 

 

Te puede gustar