Reutiliza una bobina de cable para hacer una mesa

19 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Una bobina de cable puede tener múltiples utilidades, pudiendo contribuir perfectamente en la decoración del hogar.

El reciclaje de materiales se ha convertido en un proceso en el que la decoración tiene mucho que decir. En esta ocasión, te mostramos una idea sobre la que trabajar en el hogar: reutiliza una bobina de cable para hacer una mesa.

¿Cuántas veces hemos visto elementos que han sido desechados y que podrían haber tenido una segunda oportunidad? En el mundo del interiorismo, cualquier objeto puede ser transformado, de tal manera que obtenga una estética nueva y que adquiera una función completamente diferente.

A nivel decorativo, cuando reutilizamos algún objeto y lo embellecemos, se le aplica un carácter distinto al que tuvo en su origen y una estética innovadora. Por tanto, estamos hablando de un proceso en el que la creatividad juega un papel muy importante.

¿Qué es una bobina de cable?

Bobinas de cables grandes.

Seguramente habrás visto este soporte en alguna obra, tirado en el campo, en un contenedor o en un vertedero. Posiblemente, no se te habrá pasado por las cabeza las diferentes posibilidades estéticas que puede ofrecer.

Su formato es muy apropiado para convertirlo en un producto de decoración. Posee un cilindro central estrecho y dos grandes ruedas en los extremos. Originalmente, sirve para enrollar cables de gran grosor, principalmente, para aquellos que tienen que ver con el ámbito de la electricidad.

La estructura es sólida y el material del que está hecho es madera. No deja de ser un elemento que puede servir como soporte y que tiene mucha estabilidad, además de contener una apariencia sencilla y básica, pudiéndose amoldar perfectamente a cualquier estilo decorativo.

El reciclaje se ha convertido en una actividad fundamental para la sociedad actual.

Bobina al descubierto

Bobina de cable como mesa.
Bobina / pinterest.es

Una de las maneras que te proponemos para trabajar la bobina es simplemente reutilizándola sin hacer ningún tipo de transformación, es decir, disponerla en el hogar con su apariencia originaria. No obstante, pueden aplicarse los recursos sobre ella:

  • Una manera de embellecerla por el exterior es disponiendo barniz para que quede más vistosa y protegida. Además, ayudará a eliminar las impurezas y tendrá una superficie más suave al tacto.
  • Otra solución es poner un cristal redondo encima. De esta manera, se protegería la madera, quedaría más lisa la superficie y, además, se conseguiría una estética algo más elegante sin perder la funcionalidad.

Mesa y revistero, todo en uno

Mesa-revistero hecha con bobina.
Mesa / pinterest.es

La bobina de cable ofrece una ventaja muy interesante: tiene un espacio central que queda resguardado por los soportes laterales. Nos la posibilidad de que pueda cumplir función de revistero. ¿Cómo podemos hacerlo?

  • Se colocan unos separadores salientes desde el cilindro central. La idea es que pueda haber hueco para albergar gran número de libros y revistas y que quede, así, a mano de los usuarios.
  • En uno de los soportes laterales puede colocarse un cristal que haga función de mesa y quede protegida la madera.
  • El exterior puede decorarse con pintura, barniz o el producto que se desee. Incluso, se le puede dar un toque envejecido para que se convierta en un producto más original.
  • Puede quedar muy bien frente al sofá. Bien es cierto que existen distintos tamaños de bobinas, trata de buscar aquella que se ajuste mejor a la proporción de los muebles del salón.

Otras maneras de trabajarla

Mesa pintada hecha con bobina de cable.

Tal y como hemos dicho, su formato ofrece múltiples posibilidades, solamente hay que dar rienda suelta a la creatividad. Te mostramos otras ideas interesantes:

  • Si vamos a convertirla en mesa, puede trabajarse la superficie de manera más creativa. Por ejemplo, podemos disponer un mosaico de distintos colores para que obtenga dinamismo y que se conforme por una estética más curiosa.
  • En el caso de que queramos que se amolde bien a un espacio y necesitamos que se adhiera a un muro, puede cortarse por la mitad y que se amolde la línea recta a la pared, quedando la zona curva saliente hacia el exterior y sirviendo de mesa.
  • También puede ser un taburete. Hay bobinas de cables más estrechas que son perfectas para convertirlas en este recurso. De todos modos, comprueba que se adapta bien al tamaño de una persona. A continuación, se le puede fijar un material blando en la superficie para hacer que sea un asiento cómodo.

En definitiva, cualquier fórmula que se te ocurra puede tener presencia en la bobina de cable. Puede tener diseños, colores o cualquier otro recurso que le aporte originalidad.

Careaga, Juan Antonio: Manejo y reciclaje de residuos y envases, Sedesol, 1993.