6 regalos DIY para bebés

16 febrero, 2018
Podremos utilizarlos para la habitación de los más peques o como regalo

Planificar la decoración infantil de un bebé es una tarea complicada ya que tenemos que crear un ambiente mágico y de cuento. Obtener ese estilo infantil y soñador no es nada fácil.

En este post, te dejamos algunas ideas de DIY, para decorar la habitación de los más peques o para utilizarlos como regalo si ha llegado un nuevo bebé a la familia o entre tus amistades.

1. Letra luminosa

Lo primero que tienes que conseguir es una letra grande de cartón. Si no la quieres comprar, también la puedes hacer tu misma con el cartón de alguna caja que tengas por casa.

A continuación, marca los puntos donde quieres que vayan las luces pequeñas de LED (las puedes encontrar en cualquier bazar o grande superficie). Los agujeros los podéis hacer con cualquier instrumento punzante como unas tijeras, un cúter e incluso con un sacacorchos.

Cuando tengamos hechos los pequeños agujeros, procedemos a colocar las bombillitas de LED sobre ellos. Lo podemos pegar con una pistola de cola caliente, con celo o con cualquier masilla que pegue.

Si te resulta un poco “soso” el acabado de la letra de cartón puedes dejar volar tu imaginación y pintarla de diversos colores, dibujar formas o decorarla con celo de colores.

Letra M de cartón con luces LED.

Letras con luces LED / pinterest.es

2. Cojines para cuna

Es importante que antes de proceder a montar el cojín, lavemos toda la tela con un jabón especial, ya que estará en contacto directo con el bebé.

Lo primero que tenemos que hacer es cortar un rectángulo de la tela que más nos guste y mejor combine con la estancia del bebé. Las medidas que deberemos seguir son de 35 x 40 cm para el cojín interior. Y para la tela estampada de la funda, necesitaremos cortar un rectángulo de tela de 35 x 55 cm.

Una vez los tengamos recortados, doblamos por la mitad el rectángulo del cojín interior y cosemos uno de los lados cortos y el lado más largo por el revés. Le damos la vuelta, lo llenamos de relleno de cojín y cosemos el lado corto para que no se salga nada.

Para la funda hacemos un dobladillo en los lados cortos del rectángulo. Doblamos por la mitad y cosemos el lado más largo con los derechos enfrentados. Después, cogemos las dos piezas y metemos el cojín dentro de la funda.

Para cerrar los materiales podemos utilizar nuestra imaginación. Una idea es coserlos como si de un cojín normal se tratara o cerrar los laterales de la funda con dos lazos dándoles una puntada.

Sin duda, es un complemento muy práctico y que quedará genial en la cuna del bebé.

3. Pajaritos de fieltro

Lo primero que tenemos que hacer es dibujar en el fieltro un círculo pequeño utilizando una tapa de algún bote o un objeto parecido.

A continuación, dibujamos tres pétalos iguales de forma para que al juntarlos se pueda formar un triángulo con ellos. Cosemos dos puntos con hilo negro en uno de los pétalos para que sean los ojos del pajarito. Debajo de estos cosemos el pico con el hilo que más te guste.

Recortamos dos gotas de fieltro para formar las alas y las pegamos en los triángulos laterales. Recortamos también un triángulo y luego le haremos dos picos que posteriormente coseremos, simulando una cola.

Pajaritos de fieltro.

Pajaritos de fieltro / pinterest.es

4. Sonajero en forma de luna

Empezaremos haciendo un círculo sobre una camiseta y luego lo recortaremos. Pondremos la entretela debajo del círculo, que deberá tener las mismas medidas.

Bordamos los ojos y la boca de la luna. Inspírate en imágenes de Pinterest, o en cuentos para que te resulte más fácil.

Corta cintas de colores que combinen con el color de la luna para adornar el sonajero. Dobla las cintas por la mitad y cóselas en torno a la cara de la luna. Estas nos servirán para poder enganchar, posteriormente, circulitos de goma para que el bebé pueda sujetar el sonajero.

Cose ambos lados de los círculos de tela por el derecho en todo el contorno, pero deja un espacio para colocar el relleno. Cuando hayamos metido el relleno en el círculo daremos unas puntadas para cerrarlo y que quede bien mullidito.

5. Títeres de dedo

Lo primero que tendrás que hacer es conseguir un guante que vaya con lo que quieras hacer para luego, poder decorarlo a tu gusto. Recorta los dedos del guante y échale pegamento en la costura para que no se deshilache.

Para los ojos, utiliza ojos móviles que podrás encontrar en cualquier bazar. Para el pelo utiliza tiras de lana gruesa, o trocitos de tela de algo que ya no utilices.

Ahora es el momento de echarle imaginación para incluir todo lo que se te ocurra. Si quieres contar una historia de princesas, haz un títere con una trenza de lana y una corona de fieltro o cartulina.

Si por el contrario quieres hacer animales, tendrás que ser más minucioso en los detalles como las orejitas, el pelo, las patitas, etc.

Sin duda alguna, lo títeres de dedo son divertidos y muy fáciles de hacer, pero sobre todo entretenidos para los niños.

Títeres de dedo con forma de frutas.

Títeres de dedo / pinterest.es

6. Globos aerostáticos con cartulina

Es importante imprimir un patrón de globo que hayamos encontrado por internet o algún cuento que tengamos por casa.

Cuando lo tengamos, dibujaremos el globo sobre una cartulina de diferentes colores y los recortaremos. Con ayuda de las tijeras o un cúter, haremos un corte en la parte superior de algunos globos y en la inferior de otros, hasta la mitad en ambos casos, para luego encajarlos.

Con celo o cola, pegaremos los globos recortados, consiguiendo esa sensación de relieve. A continuación, pegaremos los hilos de lana para la sujeción de los globitos.

Podremos pegarlos a la pared e incluso hacer un móvil para la cuna.

¿Te animas a hacer alguno de estos sencillos DIY?

Te puede gustar