3 pasos para crear tipis para tus hijos

Sonia Budner · 24 octubre, 2018
Hasta hace bien poco solo unos afortunados sabían lo que era decorar tu casa con tipis. Hoy en día es una tendencia en auge y te enseñamos cómo decorar con ellos.

Los tipis son un refugio ideal para los niños. Colocados en sus dormitorios, en el jardín o en la sala de juegos son ideales para jugar, tener un escondite favorito o un rincón secreto para leer. Es un complemento que no debe faltar en ningún cuarto infantil. Crea un tipi tú mismo. Es una idea muy original que despertará su imaginación.

Los tipis son tendencia en decoración infantil. Es un bonito regalo que les encantará y también un motivo para que los niños aprendan otras costumbres y culturas. La palabra tipi proviene del inglés “teepee”. Eran las cabañas que usaban los indios sioux para vivir. Los tienes de todo tipo en las tiendas infantiles, pero si quieres hacerlo tú mismo solo necesitas un poco de tiempo y de estilo. Te mostramos dos formas de hacerlo con tres sencillos pasos cada una.

1. Crea tipis sin costuras

Habitación de juegos con tipi.

Para este modelo de tipi no necesitas saber coser. Solo vas a necesitar un poco de maña y algunos materiales: seis palos redondos, unas tijeras, cuerda, una pistola de silicona, un taladro, telas de colores y todos los adornos que quieras añadir.

  1. Debemos hacer un agujero en los extremos de los palos para poder pasar la cuerda y atarlos entre ellos. Asegúrate de que el nudo es suficientemente fuerte para que los palos no se muevan. Este extremo será la parte más alta del tipi. Ya tenemos la estructura.
  2. Empieza a envolver la estructura del tipi con las telas. Comienza por la parte de arriba con tiras anchas de tela. Sujétalas a los palos con la pistola de silicona y corta la tela sobrante. Repite la operación con tiras de telas cada vez más anchas hasta cubrir por completo la estructura.
  3. Elige dónde estará la puerta y haz un corte de unos 85 cm para que los niños puedan entrar y salir. Puedes rematar el corte de la tela con la misma silicona. ¡Añade los detalles que más te gusten y voilà, nuestro primer tipi!

2. Si sabes coser

Otra manera de confeccionar un tipi es cortando las telas en piezas y cosiéndolas entre sí. Es muy fácil también. Escoge las telas que más te gusten y si no quieres complicarte procura que no sean motivos geométricos para no tener que “casarlos” al coser.

Tipi para dormitorio.

  1. Corta seis triángulos de 70 cm de base y 1,35 m de alto. Uno de los triángulos será la puerta, así que dale un corte de 85 cm y remata los bordes de la entrada. Tienes que cortar además 6 tiras de tela de unos 8 cm de ancho por 1,5 de largo. Con estas tiras, dobladas, confeccionaremos los carriles o guías por donde pasaremos los palos de madera redondos que servirán de estructura.
  2. Une entre sí los seis triángulos de tela con una de las tiras de los carriles de tela siempre entre ellos. Es decir, triángulo-tira de tela doblada-triángulo. Remata los bajos y la parte de arriba con cuidado de no cerrar los carriles de tela por donde pasaremos los palos de madera.
  3. Tendremos preparados los palos de madera con un agujero en uno de los extremos, como en el tipi anterior. Introduce los palos en los carriles de tela. Pasa una cuerda por los agujeros de los palos y átalo todo con mucho esmero. Y ya lo tienes. Ahora solo hay que decorarlo.

Crea tipis y decóralos con accesorios

Crear tipis.

Puedes usar tiras de otras telas, flecos, cintas de pasamanería, cintas infantiles o lazos. Añádele plumas, borlas o flores de tela. Cualquier cosa que te guste. No tengas medio de combinarlo todo. A tu hijo le encantará y jugará con todo lo que le pongas. Incluso si te atreves con pintura para telas puedes dibujar tu misma los motivos. Algo que le gustará mucho a tu hijo será ver su nombre en el tipi. Puedes hacerlo con pintura especial para tela y plantillas de esténcil. Es muy fácil.

Coloca el tipi encima de una alfombra mullida de pelo largo. Otra opción divertida es ponerle un suelo de césped artificial o una estera de colores. Coloca unos cojines a juego para el interior. Pon dentro del tipi los cuentos o juguetes favoritos de tu hijo y una linterna pequeña para que pueda iluminar el tipi desde dentro. Cuando lo tengas instalado en su habitación, llama a tu hijo y no le dejes abrir los ojos hasta que lo tenga enfrente. Seguro que ver su carita merece de sobra el tiempo que has invertido en crear tu propio tipi. ¡Qué lo disfrutes!