4 fundas nórdicas para niños

¿Se te acabaron las ideas de fundas nórdicas para niños? ¡No te preocupes! Aquí tienes una selección de 4 ideas que te encantarán.

Las fundas nórdicas para niños son uno de los elementos más importantes a la hora de elegir los textiles de habitaciones infantiles. Son muchos los cometidos que deben cumplir.

Por un lado deben ser de calidad, pues estarán en continuo contacto con la piel de nuestros niños. Por otro lado, deben ser llamativas y atractivas para ellos.

Al fin y al cabo las habitaciones infantiles deben ser espacios únicos y algo así como “su refugio”.

Finalmente, las fundas nórdicas deben ser funcionales. Es decir, fáciles de cuidar y de mantener, además de ofrecer más de una opción de diseño. Como es el caso de las fundas reversibles.

En el artículo de hoy te damos 4 ideas de fundas nórdicas para niños que, sin duda alguna, harán de su habitación un lugar increíble y acogedor.

1. Fundas nórdicas divertidas

Las habitaciones infantiles deben adaptarse a la edad del niño que en ella se encuentra. Tiene mucho que ver con los gustos y la personalidad del niño.

Lo que está claro es que una habitación infantil debe ser dinámica y divertida porque de lo contrario no se diferenciaría de otro tipo de habitaciones.

Las fundas nórdicas para niños que te proponemos en este apartado son súper divertidas y estamos seguros que a tus hijos les encantará.

Se trata de fundas nórdicas que tienen como diseño la silueta de personajes como caballeros, astronautas, piratas o bailarinas. De esta forma cuando los niños se acuestan parece que se transforman en dichos personajes.

Funda nórdica infantil héroe.
Funda nórdica infantil héroe / laredoute.es

2. Fundas nórdicas de animales

Los animales suelen ser uno de los temas más recurridos a la hora de decorar los cuartos infantiles.

Esta propuesta de fundas nórdicas para niños basadas en animales son muy sofisticadas ya que huyen del estampado tradicional. El diseño se acerca más a un estilo nórdico donde se mezclan colores fuertes como el marrón o negro con el blanco con otros más suaves.

Así pues, encontramos fundas nórdicas de animales del bosque frío donde predominan los marrones o grises.

Por otro lado, encontramos fundas nórdicas de animales de la selva tropical donde los verde menta, azul turquesa o rosas predominan.

Funda nórdica de animales.
Funda nórdica de animales / laredoute.es

3. Fundas estampadas

La mayoría de los textiles que tenemos en nuestra casa tiene algún estampado. No es para menos, los estampados son una forma muy recurrente de romper con una decoración lineal.

Para fundas nórdicas para niños los estampados que están en tendencia son los lunares, picos y pajaritas o estrellas.

Siempre de tamaño mediano tirando más a pequeño y de colores muy variados. La moda es que el edredón sea de un color claro y el estampado de colores más llamativos.

Funda nórdica de puntos.
Funda nórdica de puntos / laredoute.es

4. Dos fundas en una

Las fundas reversibles son todo un acierto y más para las habitaciones infantiles.

Lo mejor de este tipo de fundas es que podemos tener dos diseños totalmente opuestos y recurrir a uno u otro cuando más nos convenga.

Las fundas reversibles no son muy difíciles de encontrar y su precio no suele ser muy diferente de una que no sea reversible.

Funda nórdica reversible.
Funda nórdica reversible / laredoute.es

Consejos para elegir adecuadamente la funda nórdica

En general, a la hora de elegir una funda nórdica se deben tener en cuenta algunos aspectos. Por ejemplo, el tamaño de la cama.

Sin embargo cuando hablamos de fundas nórdicas para niños debemos extremar las precauciones en cuanto al tejido que utilizamos.

En el mercado encontramos, principalmente, dos tipos de fundas nórdicas: fundas de algodón y fundas de poliéster.

Ambos ofrecen ventajas diferentes y también tienen desventajas.

Del algodón la ventaja más destacable es que es hipoalergénico. Con lo cual es perfecto para los niños ya que no produce ningún tipo de alergia.

Por otro lado, es un material natural absorbente en verano y en invierno nos aísla del frío.

Como desventajas encontramos que es más caro y puede encongerse al lavarlo.

En cuanto al poliéster, es más barato que el algodón. Además, es resistente y casi ni se arruga.

Como desventajas encontramos que es un tejido no transpirable y tiende a generar bolitas. Lo cual es bastante molesto.

Además de tener en cuenta el material de la funda nórdica, conviene tener en cuenta al niño en el proceso de elección siempre y cuando tenga capacidad para ello. Los niños muy pequeños, aún no podrán participar de la elección de su edredón.

Funda nórdica de cisnes.
Funda nórdica de cisnes / laredoute.es

Conclusión

Las fundas nórdicas para niños ofrecen un sinfín de diseños, colores y posibilidades.

Lo más importante es que sea una funda que aporte estilo, personalidad y calidez a una estancia tan importante como lo es una habitación infantil. 

Ten en cuenta el estilo de decoración de la habitación para que la funda nórdica quede perfecta.

Te puede gustar