Feng Shui para armonizar las relaciones de pareja

Mónica Heras Berigüete · 7 noviembre, 2018
Si quieres que tu vida de pareja mejore, prueba con estos consejos de Feng Shui para armonizar tu dormitorio.

A través de la disposición de los muebles, los materiales, los olores y colores, el Feng Shui nos propone elevar la vibración de nuestros ambientes y conseguir incluso, relaciones de pareja más armónicas.

El Feng Shui es una filosofía ancestral que busca el equilibrio, la armonía y la paz en casas, oficinas, habitaciones, e incluso en espacios al aire libre. Utiliza el manejo de la energía que se genera y en cómo aprovecharnos de ella para crear ambientes más sanos.

Ya te hemos hablado en otras ocasiones acerca de lo que el Feng Shui puede hacer por ti. No se trata de algo mágico, si no de valernos de una técnica milenaria basada, entre otras cosas, en la teoría de los 5 elementos y los puntos cardinales.

A través del Feng Shui  tomamos consciencia del efecto que tiene en nuestras vidas el espacio que habitamos y aprendemos a graduar la energía utilizando los colores, materiales y objetos de decoración que nos ayuden a este propósito.

Uno de los espacios que más importancia tiene es el dormitorio y cómo este puede afectar a nuestras relaciones de pareja. Sí, el Feng Shui también puede ayudarte con temas del corazón.

Un dormitorio donde reine el amor, gracias al Feng Shui

Independientemente si tienes pareja o no, el equilibrio de lo masculino y lo femenino es fundamental. Esta filosofía defiende que todos tenemos ambas energías y que resulta imprescindible aprender a armonizarlas para vivir de una forma más saludable. El dormitorio habla de las relaciones, de lo que estamos proyectando y de lo que queremos construir y con estos tips podrás armonizar tus relaciones.

Los colores

Colores claros para el dormitorio.

Si tu relación de pareja es fría, hay poca comunicación y sientes un distanciamiento, ¡cuidado! podrías estar utilizando mal los colores. Lo primero que debes saber es que para las paredes es mejor optar por tonos neutros (beige, arena, blanco) para invitar a la relajación, que a fin de cuentas, es una de las funciones del dormitorio.

Pero como no queremos caer en la frialdad, añadiremos toques de calidez con los textiles: las sábanas, las cortinas y los elementos decorativos. El naranja, el azul o el verde, son ideales para conseguir relaciones comprensivas y cercanas.

De dos en dos

Es muy eficaz que los elementos decorativos sean número par. Imprescindible que haya dos mesitas de noche y dos lámparas, buscamos la simetría. También recuerda el concepto de objetos pareja, es decir, si tienes un cuadro de un hombre, pon también el de una mujer.

La cama

Buscamos solidez y estabilidad, por lo que el cabecero debe ir pegado a la pared. Intenta que éste sea de formas redondeadas, las formas afiladas son sinónimo de conflicto, y lo más macizo posible para que tengamos una sensación de seguridad.

Cabecero de la cama.

Los espejos

Los espejos son grandes dinamizadores de la energía y uno de los elementos de los que se vale el Feng Shui para equilibrar los espacios. Sin embargo, en el dormitorio hay que tener cuidado con dónde los colocas. Nunca lo hagas frente a la cama, el flujo de energía puede hacer que no descanses bien y si no duermes bien, difícilmente tendrás unos buenos días agradables…

Los aparatos electrónicos

Estamos buscando intimidad, relax y crear un espacio en el que se pueda generar comunicación y complicidad. Nunca pongas la televisión en el dormitorio, además de que las ondas electromagnéticas alteran tu descanso, es un enemigo mortal para las relaciones de pareja.

Ojo con el ordenador, la tablet o el móvil, mantenlos fuera de los límites de tu habitación y cuando estéis en ella, dedicaros tiempo de calidad.

Los libros

Tampoco es recomendable que haya una zona de trabajo en el dormitorio, que esté lleno de libros o de aparatos de ejercicio. Una vez más la energía es de activación, de cosas pendientes, preocupaciones… Y nada de eso favorece la vida en pareja.

La iluminación

Velas en el dormitorio.

Busca una luz cálida, aprovecha al máximo la luz natural y por las noches puedes encender alguna velita para generar un ambiente más íntimo y una energía suave.

El orden

Como en el resto de la casa, el orden es fundamental para que nos sintamos en paz. Recuerda: lo que es fuera, es dentro y si tu habitación está desordenada, tu mente también lo estará. Tu dormitorio es un templo en el cual debes encontrar descanso y donde conectas con tu pareja. Si todo está por medio, es muy probable que se generen discusiones intensas.

La decoración

Quedan estrictamente prohibidos los muñecos o peluches de cualquier tipo, es un elemento infantil que te atará a relaciones inmaduras. Si tienes fotografías, que sean solo tuyas y de tu pareja, deja fuera del dormitorio a tus padres, amigos y hasta a tus hijos.