Mini mesitas para dormitorios pequeños

Yamila Papa · 3 febrero, 2019
Las Mini mesitas son la solución al problema de falta de espacio en los dormitorios pequeños actuales. Están a favor del estilo minimalista y además nos ayudan a ser más organizados y ordenados.

Las mesas tienen muchos usos, no solo sirven para comer, sino también para apoyar o guardar cosas. Si tenemos un dormitorio pequeño, las mini mesitas pueden utilizarse ya sea para colocar una lámpara al lado de la cama o para decorar con macetas y flores.

En el siguiente artículo te daremos algunas ideas para que puedas decorar usando mesas pequeñas incluso cuando la habitación no tiene demasiado espacio.

Mini mesitas para el dormitorio

Flexo en la mesilla del dormitorio.

Cuando tenemos una habitación un poco ‘ajustada’ en cuanto a tamaño no podemos darnos el lujo de tener al lado de la cama las tradicionales mesitas de noche, esos muebles rectangulares con algunos cajones o puertas.

Estas pueden convertirse en un verdadero obstáculo si el ambiente es pequeño, además que visualmente hacen que el dormitorio parezca aún con menos metros cuadrados.

Pero por supuesto, no podemos negar que las mesitas de noche son un elemento indispensable. Claro, porque allí colocamos una lámpara que nos permite leer hasta tarde, un vaso de agua por si nos despertamos con sed a la madrugada, las gafas que nos quitamos para descansar o el móvil que oficia de reloj despertador cada mañana… ¡No podemos poner todo eso en el suelo!

Entonces, ¿mesitas de noche sí o mesitas de noche no? Podemos optar por mini mesitas cuando el espacio no es tan amplio como deseamos. Lo mejor de todo es que tenemos la posibilidad de dejar volar la imaginación y decorar con algo que no pondríamos en otro ambiente, que conseguimos en un mercadillo o haciendo limpieza en la casa de nuestros padres.

Ideas para mini mesitas en diferentes materiales

Lámpara de mesilla.

Las mini mesitas pueden ser de mil maneras diferentes: con patas rectas o cruzadas, con un ‘estante’ en el centro, de forma redonda o cuadrada, con base de madera y patas de hierro, todas de madera, incluso con base de vidrio… pero lo importante es que combinen con el resto de la decoración y que además de cumplir con su cometido estético sean cómodas y te permitan apoyar allí tus objetos personales sin problemas.

Te aconsejamos que debajo de la mesita (en el interior) no coloques nada, ni siquiera los zapatos que usarás por la mañana al levantarte y que no la atiborres de cosas. No importa cuán liviana sea, si tiene muchos objetos encima perderá su encanto y será lo mismo que tener un mueble robusto y pesado a los costados de la cama.

La idea de las mini mesitas es que reduzcas al mínimo los elementos que quedan a la vista. Opta por solo aquello de máxima necesidad. El resto, guárdalo en el armario, en el bolso o en el baño (sus lugares específicos). Lo mejor de todo es que una mesita de noche pequeña evita o reduce el desorden. Para eso debemos ser muy conscientes de lo que colocamos encima y de qué manera lo disponemos.

¿Por qué poner mini mesitas en la habitación?

Mesilla cajonera.
Mesilla cajonera / pinterest.es

Una de las ventajas de las mini mesitas para el dormitorio es que son elementos muy livianos y que quitan de lado esa robustez que carga el ambiente. Una mesa pequeña, con patas finas o incluso con ruedas puede ser lo que necesitas para liberar un poco el lugar.

No hace falta que compres una mini mesita en una tienda de decoración; quizás tengas en casa un taburete o una banqueta que puedes pintar y refaccionar para que quede como nueva. ¡O hasta dejarla como está para un aire más antiguo y vintage!

Las mini mesitas pueden ser de cualquier material: madera, hierro, ratán, acero inoxidable, metal… lo importante es que combine con el resto de la decoración. Los colores que elijas o que pintes este mueble es fundamental también. Trata de que los tonos sean claros (de preferencia blanco) ya que eso le dará más amplitud y luminosidad al ambiente.

Te recomendamos a su vez que para una habitación pequeña optes por una cama sin cabecero y si te gusta usarlo, que sea de color claro, al igual que las mantas, los cojines y las cortinas. Unido a ello, las mini mesitas tienen que combinar y trata de no poner muebles adicionales que solo ocupan espacio. Nos referimos a armarios muy robustos y oscuros, sillas, dressoir, cajoneras, baúles… ¡Haz tu habitación lo más sencilla y despejada posible!