Tipos de vallas para el jardín

30 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
¿Quieres vallar el jardín? Es momento de conocer las diferentes tipologías de vallas para que consigas un aspecto más atractivo e interesante.

La decoración exterior de nuestro hogar ofrece múltiples posibilidades; por eso, queremos centrarnos en esta ocasión en los tipos de vallas para el jardín, pudiendo comprobar las diferentes fórmulas para poder delimitar nuestro recinto a través de una estética sutil.

Muchas veces centramos nuestra atención en decorar los interiores del hogar, hasta que llega el día en el que nos damos cuenta de que podríamos haber utilizado más el jardín. Es ahí cuando debemos tomar la iniciativa y comprender que existe la necesidad de decorar este espacio.

Evidentemente, hay vallas que son más funcionales, mientras que otras buscan una apariencia estética más atractiva. La elección de cada tipología dependerá de lo que realmente quieras aportar al jardín y el valor que quieras atribuirle a este recurso decorativo.

Vallas realizadas en metal

Valla metálica de forja.

Esta tipología es bastante común en el mundo de la decoración. Suelen utilizarse, sobre todo, en chalés y parcelas, ofreciendo una estética realmente bonita al ser un material que puede ser trabajado de diversas maneras, denotando un trabajo previo con un fin artístico, como puede ser el trabajo de la forja.

Por un lado, se encuentran las verjas de acero, las cuales se componen por barrotes con remates decorativos que pueden ser puntiagudos o con bolas. Suelen pintarse en color oscuro y permiten la visibilidad exterior.

Otro caso más funcional es la malla metalizada, que también es abierta al exterior. Suele utilizarse especialmente para cercar prados, pero también puede tener una utilidad práctica en el jardín. De hecho, podemos ocultarla a la vista colocando hiedras, árboles, setos, etc. Es otra manera de privatizar el interior de la vivienda.

Ambas tipologías son las más comunes en el uso del metal.

4 tipos de vallas para el jardín de madera

Valla de madera para el jardín.

Tanto a nivel de viviendas como en parques infantiles y espacios públicos, las vallas de madera son más recurrentes y ayudan a embellecer el lugar. La tonalidad que ofrecen es neutral y no destaca en exceso, ofreciendo, básicamente, naturalismo y calidez cromática. Veamos algunas variedades:

  • Por un lado, se encuentran las vallas de listones planos. Estos no suelen ser demasiado anchos y tratan de ofrecer funcionalidad. Son bastante comunes las vallas de reducido tamaño, con una altura aproximada de un metro. No obstante, también las hay de hasta 2 metros.
  • Los postes cilíndricos son bastante comunes también, especialmente en recintos públicos. Pueden encontrarse con separaciones intermedias o a través de una unión con la que llegar a ofrecer opacidad. Estéticamente muestran un contenido muy parecido al modelo anterior.
  • Los palés también contribuyen dentro del mundo de las vallas. Pueden obtener una segunda utilidad disponiéndolos unos junto a otros, proporcionando un recinto bastante curioso por la estética que llegan a ofrecer.
  • Otra tipología son las celosías. Cumplen la misma finalidad que una valla, pero suelen privatizar más el espacio que guardan. Se conforman por paneles finos con pequeños listones entrelazados. Además, se pueden encontrar en diferentes alturas.

El bambú: un recurso exótico

Valla de bambú.

En realidad, el bambú es un material bastante resistente. Incluso, estando a la intemperie puede resistir todo tipo de temperaturas y, a su vez, cumple la misión de proteger y resguardar el recinto. Estamos hablando de un vegetal muy robusto que puede servir también como valla.

Los troncos del bambú se disponen unidos los unos a los otros. Es posible que sean de distintas tonalidades, lo que permite generar dinamismo y naturalismo, como si fuese un bosque exótico. Además, los listones alargados ofrecen verticalidad.

Este material puede ayudar a que nuestro jardín sea diferente. Muchas veces buscamos distinguirnos de lo que comúnmente se encuentra en otras viviendas. Es ahí donde se encuentra la verdadera originalidad.

Utilizar bambú en el jardín es algo completamente inusual.

Vallas para el jardín: paneles de ocultación natural

Valla con paneles naturales.

Otra tipología muy interesante son los paneles hechos con material natural. Ayudan a ocultar mejor el jardín, ya que se caracterizan por su drástica opacidad mediante la unión de ramas y varillas.

En el fondo, son vallas naturalistas que guardan cierta similitud con ciertos recursos naturales. Existe, por tanto, una diferencia muy clara entre estos paneles y las vallas metalizadas o los tablones de madera, los cuales se consideran materiales que han tenido un proceso de fabricación.

En cambio, estos paneles se configuran como productos naturales. De hecho, hay muchas tipologías; incluso, con diferentes tonalidades, aunque suelen ser los tonos terrosos los que predominan.

  • Neff, Ludwig; Neufert, Peter: Casa. Vivienda. Jardín: el proyecto y las medidas en la construcción, Gili, 2006.
  • Stevens, David: Una habitación en exterior: diseñar el jardín en casa, Blume, 2008.