¿Cómo realizar un jardín eterno?

29 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Se han convertido en una nueva tendencia en el mundo de la jardinería y de la decoración, ya que ofrecen múltiples posibilidades estéticas y ambientales.

En el mundo de la jardinería existen múltiples posibilidades para decorar el hogar. No es necesario que nos limitemos a las típicas plantas en maceteros y jardineras. En realidad, podemos innovar y hacer cosas más originales. Por eso, te mostramos cómo realizar un jardín eterno.

Esta tipología es completamente ortodoxa; es decir, se ha convertido en un recurso estético que se sale de la norma y ofrece otro tipo de características que el resto de plantaciones que podamos hacer en casa. Además, no es nada complicado de realizar.

Muchas veces, pensamos en poder cambiar la ornamentación de los espacios interiores. Sin embargo, no sabemos cómo. Pues bien, esta fórmula es realmente útil, y requiere cierta sofisticación en su proceso de elaboración. Además, ayuda a cuidar el medio ambiente del hogar.

¿Qué es un jardín eterno?

Jardines eternos.
Jardines eternos / crisiseideasnegocios.blogspot.com

Generalmente, estamos acostumbrados a hablar de jardines como espacios abiertos al exterior donde solemos plantar césped, flores y otros tipos de vegetales. En cambio, el jardín eterno es un concepto completamente distinto, saliéndose de los tradicionalismos.

Este recurso consiste en la introducción de una planta dentro de un recipiente cerrado. Un ejemplo particular podría ser una botella, una garrafa o cualquier receptáculo. Nos estamos refiriendo a un sistema completamente hermético; por tanto, ¿cómo cuidaremos la planta?

El procedimiento consistiría en la producción propia de un pequeño ecosistema interno en el que habrá humedad constantemente. De esta manera, la planta se autoabastece de agua y se protege de cualquier amenaza externa, pudiendo desarrollarse de forma efectiva.

Si quieres introducir una novedad en tu hogar, los jardines eternos son la clave del éxito.

5 pasos a seguir para realizar un jardín eterno

Hacer jardines eternos.
Jardines eternos / jardineriaon.com

La realización del jardín eterno tiene su complejidad, pero puede resultar muy sencillo de hacer si se siguen los pasos adecuados y tratando de disponer los elementos apropiados. Veamos a continuación cuál sería el proceso:

  1. Lo primero de todo es tener a mano un espacio donde realizarlo. El tamaño no importa, puede ser desde un gran terráreo hasta una simple bombilla. Lo importante es que sea de vidrio para que se pueda ver desde el exterior cuál es la situación interna del jardín.
  2. El paso siguiente será disponer piedras pequeñas que sirvan de piso y que ayuden a drenar el agua. A continuación, echaríamos por encima tierra extraída del suelo de un bosque o jardín y trozos de madera de un árbol. Lo importante es que todo esto sea de alguna zona húmeda.
  3. Una vez que hemos conformado un piso, es momento de introducir algunas plantas que hayamos podido encontrar en el campo. No tiene que ser únicamente una especie; puede haber varias sin ningún problema, lo importante es que haya variedad.
  4. Algunos ejemplares pueden ser el musgo, algunas plantas de pequeño tamaño, tréboles o aquello que consideremos interesante, ya que este jardín cumple una función estética en el hogar. Por tanto, debemos prestar también seria atención al significado que puede ofrecer.
  5. El último paso consistirá en introducir algo de agua en el interior. Para ello, no requerimos una abundancia excesiva, sino que con algunas gotas por encima de las plantas y en la tierra será suficiente. Finalmente, lo cerramos correctamente para que no pueda entrar nada de aire.

Fórmulas interesantes para la decoración

Minijardines herméticos.

Este tipo de jardín ofrece muchas posibilidades. Tanto el recipiente como la propia naturaleza que creemos en el interior tienen mucho que decir. Por eso, debemos prestar seria atención a la manera en que presentamos este recurso dentro de nuestro hogar.

Los recipientes van a ser lo más atractivo. Una posibilidad es que hagamos que este jardín pase más desapercibido a través de algún terráreo sencillo. En cambio, si deseamos llamar más la atención, podemos emplear una bombilla, una botella, un tarro, una pecera, etc.

Las posibilidades son múltiples; no obstante, lo interesante está en el interior. Es recomendable que sea muy verdoso, ya que la humedad que se produce dentro ayudará a que el ambiente sea fresco y que la atmósfera esté hidratándose continuamente.

Finalmente, debemos tener presente que este tipo de jardines podemos decorarlos también con figuras, objetos o piedras de colores. En el fondo, se pueden personalizar a nuestro gusto. La principal pretensión es que contribuyan en la decoración de forma activa y con carácter.

  • McCready, Rosemary: Jardines de interior, Ceac, Barcelona, 2007.