Consejos para evitar que el comedor sea impersonal

29 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para no caer en los convencionalismos, lo mejor es aportarle a tu hogar un toque personal.

La decoración del hogar es el fiel reflejo de nuestros gustos y nuestra personalidad. Por eso, te traemos algunos consejos para evitar que el comedor sea impersonal y hacer de él un espacio en el que pueda verse reflejada la esencia propia de nosotros mismos.

Aunque pueda resultar un tanto abstracta esa idea, el diseño, los colores y los recursos que empleemos serán los principales medios con los que trabajar la estética y el contenido del comedor. A la hora de elegir no debemos caer en caprichos innecesarios, sino más bien en los elementos esenciales que puedan definir el lugar.

Para evitar que una habitación sea un simple espacio donde no se ha trabajado en absoluto la decoración, debemos hacer una evaluación previa y marcar un objetivo; esto hará que no caigamos en la impersonalidad.

Si se trabaja con entusiasmo, comparando las posibilidades y teniendo una comprensión del proceso, tendremos la mejor fórmula para plasmar nuestra propia esencia.

Conócete a ti mismo

Salón blanco roto.

Es posible que no sepas por dónde empezar a la hora de decorar tu hogar. En el fondo, es un momento bastante complicado y puede que requieras ayuda de un profesional del interiorismo. En el caso de que quieras hacerlo por ti mismo, lo primero de todo es hacer un juicio crítico de nuestras pretensiones.

Para ello, es imprescindible que sepamos qué queremos y de qué manera. Conocerse a sí mismo es imprescindible; por tanto, es el momento perfecto para pensar qué es lo que nos gustaría tener a nivel decorativo y, sobre todo, qué funcionalidad le vamos a dar al espacio.

No importa si no eres diseñador de interiores, lo que interesa es que inicies el proceso de una manera eficiente y sembrando las bases de lo que será el objetivo final.

Todos tenemos nuestros gustos para que sean aplicados en la decoración.

Los primeros pasos

Ambientes del salón.

Es necesario que se fijen algunas pautas a seguir y llevar a cabo un proceso de decoración ordenado y claro. Una buena organización es sinónimo de éxito. De esta manera, pueden contemplarse las distintas posibilidades y saber hacia dónde dirigir el diseño personalizado.

  • En primer lugar, convendría que le echases un vistazo a algunas páginas web o revistas de decoración. No hay nada mejor como cotejar y obtener ideas ilustrativas. Recuerda que una imagen vale más que mil palabras.
  • Definir el estilo del que sientes que formas parte es importante. Evidentemente, no es lo mismo que seas una persona que le gusta el estilo clásico a otra que le pueda gustar el urban style o el minimalismo. De la misma manera podríamos hablar de los colores, ya que pueden gustarte más los claros o quizá tiendas más hacia los oscuros.
  • Cuando sepas qué estilo es el que encaja mejor con tu personalidad, es momento de que comprendas que un comedor personalizado debe tener contenidos asociados a tu vida y a tus gustos.
  • Evita cualquier tipo de mezcla estética. Es recomendable no caer en eclecticismos, ya que puede no resultar fácil la combinación de recursos si eres principiante.

Elección acertada de los colores

Colores del salón comedor.

La elección de los colores es algo prioritario, principalmente porque va a ser a través de ellos la manera con la que poder dar un toque más personal; es decir, son el mejor medio para mostrar nuestros gustos.

No establezcas un único color dominante en todo el espacio, puede resultar un tanto abusivo. Es preferible que exista un contraste cromático; así se conseguirá una definición más específica de nosotros mismos.

En el caso de que seas una persona más apagada a la que no le gusta destacar en exceso y pasar más desapercibida, tus colores ideales son los neutros. En cambio, si eres alguien pasional e intenso, puedes recurrir a tonos como el rojo, amarillo y el carácter refrescante del naranja.

Escoge el mobiliario según el estilo

Puerta corredera traslúcida que separa la cocina del salón.

Al principio del proceso hemos hablado de la elección del estilo decorativo. Una vez que hayas decidido el que esté presente en el comedor, es momento de dar el paso y comenzar a amueblarlo.

Tanto la mesa, los asientos, los muebles de alrededor e, incluso, el minibar deben estar en sintonía. Eso sí, lo que más interesa es que estén a tu gusto. Si quieres reflejar contemporaneidad y vanguardismo, utiliza el estilo minimalista. Pero si quieres mostrar más informalidad, utiliza el estilo rústico, el jazz o el urban style.