Aprende a decorar tu casa de verano

Estefany Hurtado · 24 febrero, 2018
Las casas de verano necesitan un tipo de decoración especial, ya que no pasamos allí todo el año y cuando vamos queremos escaparnos de nuestra rutina.

Necesitas una casa de verano para dejar atrás el frío invierno. 

Quizás perteneces al pequeño porcentaje de personas que son propietarias de una casa en las afueras de la ciudad o el campo para pasar el verano.

O tal vez, llega el verano y eres de los que no te puedes permitir una casa de verano.

En cualquiera de los dos casos en este artículo encontraréis algunos consejos súper útiles para darle ese toque veraniego a vuestras viviendas. 

El verano es una de las temporadas más esperadas por todos. Es una época que transmite buen rollo, frescura, desenfado y mucha diversión.

La moda refleja muy bien esta temporada cambiando los tejidos de las prendas, los estampados y por supuesto nos liberamos de prendas como abrigos o pantalones largos.

Así como en la moda, nuestra casa también debe reflejar este cambio de temporada. No importa si vives en una ciudad más fría porque sea más cálido o no el verano también llegará por el norte.

Llega el verano y nuestra mente cambia el chip, necesitamos cambios en nuestra casa. Para renovar el ambiente de nuestra casa hacia uno más veraniego es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos.

1. Diferentes temporadas, diferentes elementos

En esta época del año el tiempo es más cálido así que debemos olvidarnos de alfombras de pelo.

Edredones ¡fuera!, viste tu cama con colchas más frescas

Si eres de los que tiene el sofá con mantas es hora de quitarlas, o por lo menos ponerlas en un rincón del salón, por ejemplo en una cesta.

Los tejidos en el verano son más ligeros porque ya no necesitamos protegernos del frío. 

Más adelante hablaremos específicamente de los materiales más apropiados para usar en verano, tanto en el mobiliario como en los textiles.

Edredón veraniego con motivo plumas de pavo real y cabecero de mimbre

La luz

Como sabes, el verano es una época en la que tenemos más horas de luz, así que ¡aprovéchalas!, ¿cómo?, abre las cortinas y deja entrar esa luz mañanera que revitaliza y anima las primeras horas de la mañana.

La luz del atardecer también es preciosa, así que invítala a tu casa.

Evidentemente necesitamos cortinas para evitar miradas indiscretas pero procura que éstas sean de un tejido más ligero y no tan tupidas. Olvida las cortinas de terciopelo y apuesta por tejidos semitransparentes.

Olores

Sí, el verano tiene su olor característico. Brisa marina, frescor o montañas.

Introduce en tu casa ambientadores o velas que refresquen el ambiente dándole ese toque de pureza y frescor. 

Verás como tu casa se va convirtiendo en una auténtica casa de verano.

2. Cambio de colores

Evidentemente el invierno nos sugiere colores más oscuros y cálidos mientras que el verano trae consigo colores frescos, vivos y claros para potenciar la luz. 

No se trata que cada verano tengas que pintar tu casa de otro color, pero sí que a través de ciertos cambios en los colores de accesorios tu casa de verano sea cada vez más real. 

Una de las paletas de colores más utilizado en verano es la gama de los azules. Desde azul marino hasta azul turquesa.

En los últimos veranos también hemos visto nuevas incorporaciones como los morados. Otra de las paletas de colores infalibles en verano son los tonos claros, blancos y beiges.

3. Materiales propios del verano

Si el invierno se caracteriza por tejidos gruesos y aislantes del frio el verano es todo lo contrario.

Los materiales que más se utilizan, tanto en mobiliario como en textiles, en  las casas de verano son:

  • Mimbre.
  • Yute.
  • Madera.
  • Algodón.
  • Lino.

Todos estos materiales, como vemos, son naturales y ligeros. Así que nada de lana, ni terciopelo para tu casa de verano.

Mobiliario de mimbre con planta en verde

4. El toque verde

El verde siempre inspira frescura, así que en una casa de verano no puede faltar el toque verde que aportan, por excelencia, las plantas.

Pueden ser naturales o artificiales, sean como sean darán un aire de renovación a tu casa de verano.

Las más vistosas son las que no tienen flores y sí hojas muy frondosas, sin embargo puedes elegir también aquellas que tengan flores muy coloridas, como las orquídeas.

No te olvides de los cactus, son duraderos y preciosos para el verano y además también soportan las bajas temperaturas del invierno.

5. Tendencias en tu casa de verano

En verano siempre surgen tendencias que quedan perfectas en una casa de verano.

Estamos de acuerdo que algunas tendencias no son para aplicar en toda la casa, pero algunas de ellas quedan geniales en algún rinconcito de nuestra casa de verano.

Las tendencias más recurridas en verano son básicamente 3:

  • Marinera: es también conocida como navy y consiste en decorar con muchas lineas horizontales blancas y azules marino. La gama de colores que se utiliza en esta tendencia es el blanco, azul marino, gris y un color sólido como rojo o amarillo. 
Decoración estilo marinero en grises y azules

  • Tropical: esta tendencia ha ido en aumento en los últimos veranos y la podemos ver también en la moda. Consiste en utilizar colores que evoquen la selva como amarillo, verde (por supuesto) y fucsia o rosa. 

El uso de estampados también es característico de esta tendencia como pájaros o piñas. 

  • Nórdico: el estilo nórdico también está presente en el verano. Es un estilo muy versátil y cambiando algunos elementos podemos transformarlo en un estilo más étnico. Por ejemplo, cambiando las alfombras, añadiendo algunos sombreros de mimbre en la pared y muchos cactus. 

Conclusión

Con la llegada del verano necesitamos renovar el ambiente de nuestra casa y convertirla en una auténtica casa de verano.

No es necesario cambiar todo el estilo o toda la decoración, simplemente cambia aquellos elementos que te recuerden las tardes frías de invierno por aquellos que te transporten a una tarde de playa o una mañana soleada en la montaña.