Cómo conseguir armonía en un espacio

Teresa Montes 27 febrero, 2018
Para sentirte agusto en un espacio es imprescindible la armonía; sin ella nos sentiríamos incómodos, como que nos faltase algo para estar realmente relajados.

Cuando hablamos de armonía en el espacio hacemos referencia a un principio fundamental del diseño y del manejo idóneo de energía que se genera entre cuatro paredes para lograr que un espacio sea agradable y habitable.

La armonía es sentir que cuando entras a tu casa, sientes como si estuvieras entrado en un templo. Todo está colocado y a tu gusto. Los muebles están distribuidos de una forma fácil y cómoda, la luz está colocada correctamente, ni molesta ni se está a oscuras y hay un equilibrio en el conjunto de la decoración.

La armonía es tumbarte en el sofá con un café caliente y una manta, y saber que todo tu espacio está en orden

Para conseguir esa armonía debemos ser conscientes que es imprescindible tener una buena distribución, iluminación y decoración que alcance un vinculo directo contigo y con los demás.

Ambiente cálido en una habitación

Ambiente cálido / ayurveda-magazine.com

A su vez, es importante que haya un equilibrio de gamas cromáticas, texturas, formas y una adecuada iluminación del ambiente. Todos estos elementos forman parte de un todo combinándose y complementándose entre si ya que de manera individual no tendrían el efecto armónico buscado.

Para obtener la armonía deseada tenemos que tener en cuenta varios aspectos.

Realismo del espacio con el que contamos

Hay que ser consciente del espacio que tenemos. De esta forma, elegiremos una óptima funcionalidad y adaptaremos los gustos de cada uno con cada área.

Analizar los beneficios del espacio para tener la armonía deseada

Es necesario hacer un balance del máximo partido que podemos sacar del sitio en cuestión. Conocer nuestras prioridades nos hará visualizar y descubrir nuevas ideas.

Iluminación con armonía

La iluminación hace que cambie mucho la manera de percibir un espacio. Lo ideal es contar con luz natural y aprovecharla para distribuir muebles, colores y objetos. Es recomendable buscar aquello con lo que nos sintamos a gusto en todo momento. Una luz artificial con mucha intensidad puede recargar el ambiente y crear un efecto contrario al que queremos.

Si controlamos la luz de nuestra estancia podremos crear distintos ambientes dependiendo del momento en el que nos encontremos.

Iluminación del espacio para conseguir armonía

Iluminación del espacio / bohemianwornest.tumblr.com

Control del espacio

Es muy importante no aglomerar ni recargar los espacios y dejar libertad a los objetos dispuestos. Esto dará profundidad y amplitud.

Tenemos que tener muy en cuenta este punto ya que influirá directamente con el aspecto estético que queramos mostrar.

Por ello, podemos optar por una decoración minimalista, que se agradecerá sobre todo en los espacios pequeños. Esto evitará recargar en exceso una estancia más reducida.

Balance correcto de la disposición de los objetos

El balance significa distribuir adecuadamente los objetos en un espacio. Por tanto, se entiende como balance el buen manejo de las áreas vacías. De modo que el conjunto de muebles y su distribución en el espacio desocupado tenga una buena colocación (que sea bonito visualmente, que sea cómodo de transitar, etc.).

El balance de los elementos es importante y se puede lograr combinando y contrastando las formas, los colores y las texturas. El contraste enriquece el diseño, lo hace interesante.  Éste es otro principio del diseño de interiores muy importante y a tener en cuenta al hacer combinaciones decorativas.

Texturas

Debemos evitar decorar toda la casa con los mismos materiales, tejidos  o colores ya que puede dar la sensación de ser un sitio frío y monótono. Es recomendable utilizar la mezcla de texturas para dar personalidad y estilo a tu hogar.

Unos textiles de tejidos naturales, y diferentes entre sí, mezclar plantas, colocar detalles de madera vieja, combinar accesorios en sillas y mesas, etc. Todo esto ayuda a darle mucha más personalidad y profundidad a una estancia.

La combinación de iguales y diferentes permite lograr armonía en decoración. El ritmo es la repetición de elementos iguales, ya sean colores, líneas o formas geométricas, y la variedad es crear diversidad para quebrar la monotonía.

Combinación de diferentes texturas para conseguir la armonía

Combinación texturas / blog.villagestores.com

 

Tal y como hemos visto, la armonía en decoración se consigue haciendo que los espacios, las formas, la iluminación, los colores y las texturas estén en equilibrio y no se enfrenten entre sí.

No obstante, esto no quiere decir que todo deba estar colocado igual y que no haya una diferenciación entre espacios. Sino que haya un línea estética general que otorgue carácter al espacio. La unidad es también un principio de diseño.

Un ejercicio que podemos hacer para comprobar si nuestra casa posee armonía es fijarnos si nuestros invitados son capaces de orientarse sin esfuerzo, en el caso de que nunca hayan entrado en nuestro hogar. Las pequeñas pistas visuales evidencian la delimitación de espacios y por tanto la orientación que corrobora que nuestro espacio es lógico y armónico.

 

 

 

 

Te puede gustar