Cómo elegir el material de las ventanas

Las ventanas también forman parte de la decoración de nuestra casa y elegir el material adecuado es esencial.

Para saber cómo elegir el material de las ventanas debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Uno de ellos es el aislamiento  acústico: imagínate escuchar absolutamente todos los ruidos de la calle, esto acabaría pasando factura en tu salud y humor.

Junto a las puertas, las ventanas son los elementos más importantes en las casas, su orientación nos predispone a la hora de colocar los muebles en cada habitación.

Esto se debe a que normalmente los huecos destinados a albergar estas puertas y ventanas no pueden cambiarse de sitio. La única solución consiste en que seas tú el que diseñe la casa desde el principio.

Realmente considero que merece la pena gastar algo más de dinero en las reformas si así mejora la calidad de las ventanas. El resultado afectará a toda la casa.

También hay que tener en cuenta cómo está situada cada casa, ya que de eso dependerá su exposición ante la humedad, lluvia, temperatura y sol.

Es recomendable que tu casa tenga muchas ventanas o, en su defecto, que tenga el máximo número posible. Así, será más fácil ventilar los espacios y dejar vía libre a la iluminación directa del sol.

Cómo elegir el material de las ventanas: ejemplos y características principales

PVC

Estas siglas corresponden a policloruro de vinilo. Es considerado como el derivado del plástico más versátil.

  • Su precio es medio-alto, entre la madera (el precio más bajo) y el aluminio.
  • Es un material muy ligero, a la vez que resistente y rígido.
  • Produce hasta un 70% en el ahorro de energía.
  • Son 100% reciclables, es decir, con un proceso adecuado se puede reincorporar el material en el proceso productivo.
  • Ofrece el mejor aislamiento térmico, ya que no transmite electricidad.
  • No solo conduce ondas sonoras, además, las amortigua, reduciendo enormemente el ruido del exterior.
  • Es destacable su resistencia al fuego, además es autoextinguible.
  • Durante su producción demanda menos energía que los otros materiales.
  • No se oxida, tampoco se corroe.
  • Se limpia con agua, jabón y un paño suave, podemos utilizar este mismo procedimiento con el aluminio. Realmente apenas requiere mantenimiento.
  • En los últimos años, se ha generado un debate sobre sus posibles efectos tóxicos. Encontramos posturas opuestas respecto al tema.
Ventanas de PVC

Madera

  • Buen aislante acústico.
  • Es el material más resistente a los golpes y al clima.
  • Es un material que arde con facilidad.
  • Últimamente se están poniendo muy de moda, ya que cada vez se da más importancia a lo natural y ecológico. De los materiales propuestos es la opción más ecológica.
  • Aunque quedan muy bien en cualquier ámbito, destaca su aplicación en el ámbito rural.
  • Para mejorar su calidad es necesario aplicar algunos tratamientos. Además, necesita cuidados periódicos pero simples: debemos aplicar agua y jabón.
  • Si lo único que nos gusta de la madera es su acabado (su resultado final), podemos conseguirlo prácticamente igual con el aluminio o el PVC.
Ventanas de madera

Aluminio

  • Material muy caro.
  • Ofrece más posibilidades decorativas.
  • Es el que menos aísla térmicamente.
  • Es un material con poco peso, a la vez que resistente.
  • Junto al PVC, es el material con mayor vida útil.
  • Es el material que ofrece más seguridad.
  • Al pensar sobre cómo elegir el material de las ventanas, debemos tener en cuenta que la limpieza del aluminio es muy sencilla.
  • Este material también puede reciclarse, aunque en un proceso que requiere algo de energía.
Ventanas de aluminio

Tipo de acristalamiento

Cuando pensamos  sobre cómo elegir el material de las ventanas, este es un aspecto muy a tener en cuenta.

En primer lugar hay que diferenciar entre acristalamiento simple o doble.

Influyen aspectos como el grosor y tipología del vidrio, además del número de capas utilizadas. En general cuanto más grosor y mayor distancia entre ambos, mayor será el aislamiento.

Encontramos los siguientes tipos de vidrio:

  • Transparente: aporta la máxima luminosidad.
  • Translúcido: perfecto para baños, ya que dota de discreción al espacio.
  • Vidrio templado o de seguridad: ideal para superficies muy amplias.
  • Bajo emisivo: en él la lámina interior funciona como si fuera un espejo.

Obviamente, cada vivienda precisará de un tipo de ventana específico, adecuado a sus características propias. 

Como puedes ver, el hecho de pensar en cómo elegir los materiales de las ventanas no es algo fácil. Debes barajar todas las posibilidades y las ventajas y desventajas de cada uno de los materiales. Recuerda que ante todo, a parte de la estética, deben ser dudareras, sostenibles (cuanto más, mejor) y, a la vez, aislar tu casa de agentes externos, principalmente ruido y frío.

 

 

 

Categorías: Casas Etiquetas:
Te puede gustar