Los moodboard: decorativo y práctico

6 febrero, 2018

Los moodboard se presentan como una herramienta fundamental en ámbitos como la decoración o diseño de interiores, la publicidad y la moda.

Sin embargo no solo son útiles por las prestaciones que presentan, sino también por las posibilidades que ofrecen a la hora de utilizarlos como elementos decorativos.

En el artículo de hoy hablaremos sobre los moodboard como herramienta pero también como pieza de decoración.

¿Qué son los moodboard?

Los moodboard, según su traducción, son tableros o paneles de inspiración. 

Son muy utilizados por los diseñadores en el mundo de la moda y también por los publicistas

En la decoración y diseño de interiores también son una herramienta bastante común.

Su principal objetivo es ayudar a ordenar las ideas sobre algún proyecto en el que se está trabajando. Además evita confusiones y desvíos del tema central.

También es perfecto para cuando quieres incorporar elementos nuevos poder ver claramente si se complementan o no y si la composición que tienes en mente realmente funcionará en la práctica o no.

Consiste en recolectar imágenes que te inspiren, colores, formas y hasta tejidos. 

Ejemplo de moodboard en tonalidades amarillas y negras

Moodboard / pinterest.es

El resultado final será un collage único que además de ser visualmente impactante, es una forma de comunicación eficaz ya que expresar con palabras lo que quieres es más complicado que hacerlo con imágenes.

Esta técnica o herramienta se ha puesto muy de moda porque es una forma muy eficaz de mostrar tus gustos personales y lo que te inspira

En el mundo corporativo también suele ser una herramienta bastante recurrida ya que presentar a los clientes un moodboard evita malentendidos y queda claro lo que este quiere y lo que has entendido.

¿Cómo utilizar el moodboard como herramienta?

Si estás en el proceso de decorar tu casa esta técnica te vendrá genial.

Aunque, como hemos mencionado antes, es una técnica aplicable a otras áreas, en esta ocasión nos centraremos en la decoración. 

En primer lugar, debes tener en cuenta que el moodboard o tabla de inspiración es para organizar tus ideas, por lo tanto antes de comenzar con la elaboración debes hacer una selección de los elementos. 

Recuerda que el objetivo es que las ideas estén claras y evitar confusiones. Así que selecciona aquellos elementos que realmente te inspiran.

En segundo lugar, haz un moodboard por estancia a decorar. Si utilizas uno solo para toda la casa puede ser un caos y puedes desviarte de la idea original.

Moodboard selección de colores

Selección de colores y elementos / lemonbe.com

El tercer aspecto a tener en cuenta es el soporte que vas a utilizar para tu moodboard. Generalmente se utiliza cartón pluma o una hoja de cartulina.

El tamaño lo eliges tú, pero elige uno moderado para que puedas transportarlo a las tiendas que tengas que visitar.

El fondo de tu tablero debe ser del color que va a predominar en el lugar que vas a decorar. Esto te ayudará a crear un conjunto armonioso y en equilibrio.

Un consejo muy útil que debes tener en cuenta es que el moodboard no está hecho a base de recortes de otras habitaciones sino de elementos para crear la tuya propia.

¿Qué elementos coloco en mi moodboard?

Puedes utilizar cartas de color para determinar la gama cromática en la que estará basada la decoración. Muestras de tela para experimentar el tejido y el tacto.

Distintas muestras de tela

Por supuesto, fotografías de mobiliario, elementos decorativos, etc. Eso sí, no pongas imágenes de salones o habitaciones enteras.

Insistimos en la necesidad de realizar una selección o filtro de los elementos que vamos a incluir en nuestro tablero de inspiración.

Recuerda que menos es más, así que evita llenar el moodboard de muchos elementos

El moodboard como decoración

Como hemos dicho anteriormente los moodboard básicamente terminan siendo collages que siguen patrones de color, formas, o imágenes.

¿Por qué no aprovechar nuestra inspiración para decorar? Es muy sencillo y el resultado es muy bonito a la par que especial por lo personal que termina siendo.

Puedes utilizar moodboards que hayas creado para algún proyecto concreto y después colocarlos en tu oficina o despacho a modo de cuadros.

De esta manera decorará el espacio pero también servirá de tarjeta de presentación para todo aquel que entre.

También puedes crear moodboards para estancias específicas. Por ejemplo una pared en el salón, la habitación o incluso la cocina o cuarto de baño.

Puedes utilizar elementos propios de cada una de las estancias y crear collages siguiendo patrones. Por ejemplo gamas cromáticas.

Una opción más atrevida consiste en crear un collage a lo grande, ocupando toda una pared y formando alguna figura.

Conclusión

Como has visto los moodboard son una herramienta o técnica que puedes utilizar en tu trabajo pero también llevar a casa como elemento de decoración.

Ya sabes que en decoración prima la creatividad, así que ponte manos a la obra y crea auténticas obras de arte. 

 

Te puede gustar