Papel de pared: todo lo que debes saber

28 febrero, 2018
El papel de pared es muy práctico y sencillo de colocar para decorar las estancias de hogar. Puedes combinarlo con la pintura u optar por cubrir las paredes solamente con este gran aliado.

Actualmente, existe una gran variedad de texturas y materiales para revestir paredes como es el caso del papel de pared. Creíamos que solo aparecía en “Cuéntame”, pero no. A día de hoy es uno de los principales elementos para decorar debido a su gran versatilidad.

En estos años se han creado papeles de pared de diferentes materiales y con acabados variados. Esto ha hecho que este recurso decorativo sea una de las opciones más interesantes a la hora de decidir la decoración en las paredes. Si, podemos decir que el papel de pared viene pisando fuerte y se sitúa en una de las tendencias más top dentro del panorama de la decoración de interiores.

A continuación, responderemos tus dudas y te explicaremos por qué el papel pintado es una muy buena idea.

¿Qué ventajas tiene el papel pintado?

La principal ventaja que tiene el papel pintado es que es un producto limpio y de rápida colocación, aunque laboriosa.

Con el papel no tendrás que dar segundas capas ni soportar ese olor mientras esperas a que se seque.

Además, a largo plazo sale rentable ya que no se cambia con tanta frecuencia. A diferencia, de la pintura que tienes que estar retocando con el paso del tiempo.

¿Por qué decorar con papel pintado?

Los papeles pintados permiten personalizar las diferentes estancias de tu casa creando ambientes únicos.

La oferta de díseños es muy amplia. De hecho, hay empresas que se especializan en fabricar papeles y  pueden hacer diseños personalizados.

A pesar de que cada vez más gente lo incluya en sus casas, es un material que no está visto del todo. Esto lo convierte en una gran idea para sorprender a tus invitados y generar contrastes en los espacios.

Papel de pared con motivos vegetales

Papel de pared / yourwallpaper.se

¿Qué tengo que valorar antes de escoger el papel?

Lo primero que debes comprobar es la calidad de tu pared. Es importante que la pared esté lisa y en perfecto estado, para que el acabado quede lo mejor posible. De lo contrario se despegará y no aguantará bien.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los papeles con pequeños estampados o lisos son perfectos para agrandar las habitaciones. Esto es un punto a favor si quieres ganar en profundidad.

Además a la hora de combinarlos con muebles y con telas es más fácil. En el caso de los estampados más grandes ayudarán a que espacios muy amplios sean más acogedores.

Si la pared tiene algún pequeño inconveniente pero no está mal del todo, opta por papel con relieve o algún tipo de textura.

Normalmente, en las tiendas dónde compras el material te ofrecen el servicio de instalación y lo incluyen en el presupuesto. Por eso, hay mucha gente que prefiere ponerlo y ahorrarse ese dinero.

Tipos de papeles pintados

Hay muchos tipos de papel pintado: acrílico, sintético, textil, de chapa de madera, de fibras naturales, e incluso electromagnético que evita la corriente estática.

No obstante, los dos más comunes son: el papel gofrado y el vinílico.

Papel gofrado

Este se presenta normalmente en una sola capa más o menos gruesa en la que se estampa el dibujo.

Para instalar este papel se tiene que usar cola de celulosa. Es un papel que resiste mal a la luz. Además, no se puede lavar.

Por esta razón, se aconseja instalar en habitaciones con poco tránsito.

Papel gofrado en blanco

Papel gofrado / valladolid-pintores.com

Papel vinílico

Al contrario que el papel gofrado, este se realiza con dos capas. La capa final es plástica y la que permite ver el acabado. Además, su instalación es mucho más sencilla.

Otra gran ventaja de este papel es que es preencolado. Esto quiere decir lleva una capa de cola al reverso del diseño. Para activar esta cola el papel ha de introducirse completamente en agua. Además, no necesita reposar después del encolado.

Es más resistente y se limpia sin ningún problema. Este papel presenta una gran cantidad de motivos para escogerlo.

Materiales para revestir paredes

En el mercado existen muchos más tipos de materiales para revestir paredes. A continuación, hablaremos sobre los más utilizados.

– Vinilo expandido: va pegado a un papel de refuerzo liso. La capa vinílica se calienta para crear un estampado en relieve.

– Seda: se trata de papel fabricado con seda tejida reforzada con una capa de papel delgado. Con este tipo de revestimiento deberás procurar que las costuras no sean visibles.

– En relieve: es pesado y se puede pintar sobre él. Suele usarse para empapelar zócalos altos y techos.

– Arpillera: lleva un grueso refuerzo para facilitar su colocación. Es difícil disimular las costuras entre sus largos.

– Novamura: se trata de un papel estampado hecho de polietileno celular. Tiene una textura suave y esponjosa.

– Dúplex: es un papel de pared resistente hecho de dos capas pegadas. A menudo viene decorado con un estampado en relieve.

– Flocado: está formado por dibujos de terciopelo recortados. Va montado sobre un papel de refuerzo y se aplica de la misma manera que el papel estándar.

Papel de pared con motivos vegetales en verde

Vinilo / papelesdelos70.com

¿Cómo se lava el papel pintado?

Mucha gente piensa que el papel no se puede lavar, y utilizan ese argumento para no ponerlo.

No obstante, es muy sencillo. Puedes pasar una esponja húmeda con una solución de agua templada y una pequeña cantidad de detergente líquido. Y ¡listo!.

Como ya habéis visto, el papel pintado puede ser una muy buena opción para dar otro aspecto a tu hogar. 

Te puede gustar