¿Papel de pared o pintura?

Teresa Montes 23 febrero, 2018
Es difícil elegir entre papel de pared o pintura ya que ambas opciones abarcan muchas variedades. En función de tus gustos y necesidades escogerás la opción apropiada.

Seguro que más de una vez nos hemos planteado si poner papel pintado o pintura en las paredes de nuestra casa. Si estas dudoso o no termina de convencerte esta tendencia, tranquilo, en el post de hoy hablaremos de los pros y contras de ambos para ayudar a decidirte.

El amor por lo retro, por cosas de otras décadas y siglos anteriores está viviendo su máximo esplendor en nuestros días. En el mundo de la decoración, por tanto, no iba a ser menos.

Desde hace un tiempo, se viene observando una tendencia que recupera elementos de épocas pasadas. Estos se combinan con toques modernistas que dotan a las diferentes estancias de personalidad.

Un elemento que viene pisando con fuerza a la hora de dar otro toque a determinados ambientes es el papel pintado. Mucha gente lo detesta ya que no quiere arriesgarse a que su casa “envejezca”  y darle un toque contrario al esperado.

No obstante, si eres de los que les gusta arriesgar, seguro que te has planteado incorporar papel pintado en alguna de las estancias de tu casa.

En primer lugar, has de tener en cuenta si tu casa es nueva. Si es así  no habrá dificultad a la hora de decantarte por una u otra opción. Si por el contrario es vieja es probable que sólo puedas pintarlas debido al mal estado de los materiales.

Otro factor que influirá a la hora de decidirte es el coste y la versatilidad del espacio que quieras cambiar.

Papel pintado

Como ya hemos dicho, empapelar la pared se ha puesto de moda. Además de ser un recurso meramente estético, ofrece una alternativa más sugerente que la pintura.

Antes de valorar los pros y contras del papel, debemos hablar sobre los tipos de papeles que hay.

  • Papel: compuesto por papel y una base de tela, lo que le hace ser el menos resistente de todos. Es ideal para zonas de poco tránsito. No es fácil de limpiar, ya que se puede estropear si lo humedeces más de la cuenta. No obstante, es el más elegante y el que ofrece los mejores resultados.
  • Tejido no tejido (TNT):  compuesto por una base de textil y una capa de vinílico. A diferencia del anterior, es muy resistente a la decoloración provocada por los rayos solares y especialmente a la humedad. Es perfecto para zonas muy transitadas.
  • Vinílico: está compuesto por una base de papel y otra de vinilo. Es igual de resistente que el TNT pero existen distintas clases en función del grosor de la base de papel. Este tipo de papel está muy en tendencia ya que consigue dar un toque personal a cada estancia.
Vinilo sobre pared amarilla

Vinilo sobre pared / ambiance-live.com

Ventajas

Podemos decir que la primera ventaja común de todos, es que aguantan mejor el paso del tiempo y admiten infinidad de combinaciones.

Además, la mayoría de ellos son muy duraderos y resistentes. De hecho, se suelen recomendar especialmente para zonas de mucho uso. Incluso para habitaciones infantiles donde la pared “sufre” más, ya que ahora hay muchas variedades que son lavables.

El papel también puede generar ese “efecto espejo” que proporciona efectos ópticos muy especiales. Desde trampantojos y profundidad, hasta acabados brillantes que reflejan la luz.

Otra gran ventaja del papel es que disimulan imperfecciones. Especialmente, en casas antiguas o en paredes que no están bien rematadas.

Si nos centramos en el mero ámbito estético, el papel puede aportar un diseño mucho más llamativo, original y diferente. Ofrece una amplia variedad de opciones, pudiendo encontrar propuestas para todo tipo de estilo y estancias

Papel de pared con hojas

Papel de pared / rebelwalls.es

Sin lugar a dudas, es una de las mejores opciones a la hora de darle aires nuevos al hogar. Sin tener que gastar demasiado dinero. Con este recurso, tu vivienda parecerá totalmente diferente.

Inconvenientes

Una de las grandes desventajas es que, dependiendo la zona de la casa pueden despegarse de la pared. Eso es algo que sucede cuando hay mucha humedad, como por ejemplo en la cocina y en el baño, donde no es recomendable.

Otro contra del papel es el proceso de colocación ya que puede ser laborioso. Sobre todo si son diseños complicados. Y a eso se le suma, que suele resultar una opción más cara que pintar la pared, si escogemos papeles pintados de calidad.

Pintura

Ventajas

Un punto a favor de la pintura frente al papel es que es un material que deja respirar a la superficie que recubre. Aunque por este lado, también deja al descubierto las manchas de humedad y otras imperfecciones.

Otra ventaja es que pintando las estructuras correctamente podrás hacer que una estancia parezca más grande, subir o bajar techos y tapar instalaciones. Además, se puede aplicar en todo tipo de superficies, hasta rugosas o ladrillos vistos y vigas.

Puede ser utilizada como color de base pero también se le pueden colocar vinilos o diferentes técnicas decorativas, como el trapeado y el esponjado. Incluso combina muy bien con los azulejos, si queremos emplearla en las estancias húmedas. 

Una beneficio que casi nadie sabe de la pintura es que desinfecta. Esto es porque tiene una serie de agentes que elimina todo tipos de ácaros que se ocultan en los pequeños huecos y esquinas. Además ayuda a eliminar olores incrustados como los del tabaco y hacen que las paredes y el espacio respiren de nuevo.

Pared pintada de verde y blanco

Pintura para pared / eslamoda.com

Inconvenientes

Un contra de la pintura es que no da tanto juego como el papel.

Puede resultar aburrido si no combinas los colores correctamente o no introduces elementos de distinto color al de la pared.

Otro gran inconveniente, sobre todo si tenemos niños en casa, es que la pintura es mucho más sucia que el papel y cada cierto tiempo tienes que volver a pintar.

No obstante, la pintura nos ofrece una y mil posibilidades de poder expresar nuestra personalidad en el hogar. Además puedes cambiarla con más frecuencia ya que es fácil de aplicar y quitar cuando te canses.

Los precios de la pintura como del papel pintado, pueden variar mucho en función de la calidad. Normalmente el papel pintado suele ser más caro. No sólo porque hay que pagar por los rollos, sino porque también hay que asumir los gastos de otros materiales necesarios para su instalación.

La pintura suele ser más barata y son pocas las herramientas que se necesitan para aplicarla.

Nuestra recomendación es combinar ambas técnicas en un mismo ambiente. Esto dará un toque diferente y te alejaras de lo aburrido y monótono.

Te puede gustar