Puertas interiores: todo lo que necesitas saber y no fallar

Estefany Hurtado · 27 febrero, 2018
Al igual que cualquier elemento de tu casa, las puertas son muy importantes para crear armonía en tu decoración. No debes dejarlas en el olvido.

El tema de las puertas interiores quizás es uno de los menos hablados en revistas o blogs de decoración. 

Por eso, en este artículo queremos hablar sobre este tema, que es muy importante, y al que a menudo no se le da la consideración que merece.

Al pensar en puertas interiores jamás nos imaginaríamos la amplitud del tema. Por ello, es de vital importancia tener las cosas claras respecto a los tipos de puertas interiores así como de los materiales.

De esta forma no vamos a fallar al elegir una u otra.

Las puertas interiores son importantes en una casa, pues son ellas las que nos ayudan a ganar metros en estancias pequeñas o las que logran cambiar la distribución.

Tipos de puertas de interior

A grandes rasgos podríamos decir que hay los siguientes tipos de puertas de interior:

  • Clásicas: este tipo de puertas son las que, generalmente, utilizamos más en nuestras casas. Dentro de este tipo hay varios subtipos: con o sin molduras, rústicas, lisas, etc. 
  • Con espejo en una de las caras: estas puertas son geniales para estancias pequeñas, ya que a través del espejo se crea una sensación de amplitud. Una estancia en la que viene genial es en vestidores y en cuartos de baño.
  • Ojo de buey: estas puertas son ideales para las cocinas porque al tener un cristal para mirar quien está detrás evita accidentes.

Lo mejor es cuando son de vaivén, es decir sin cerradura.

  • Corredera: las puertas interiores correderas son perfectas si queremos aprovechar el espacio. Si es de cristal mejor porque no restan luz. Este tipo de puertas no debe confundirse con las puertas, también correderas, de raíles.
Puertas blancas correderas con cristales traslúcidos

  • Puertas de raíles: a diferencia de las puertas correderas, estas no necesitan una obra para su instalación. Basta colocar un raíl sobre el marco de la puerta para que  se desplace. Básicamente son más sencillas de instalar. 
  • Puertas interiores de lamas: generalmente son de madera o metal y se parecen mucho a las persianas solo que las lamas no se pueden abrir ni cerrar, son fijas.

Por otro lado, son geniales para separar estancias o para ocultarlas. Parecen armarios así que tus visitas ni se imaginarán que hay detrás de ellas.

  • Con ventilación:  son puertas que en la parte inferior tienen rejillas para la ventilación. Se utilizan en estancias que necesitan de entrada de aire como cuartos de baños o despensas. 
Puerta con ventilación en metal

  • Plegables: sí, hay puertas plegables y son perfectas para cubrir una superficie grande.

Pueden abrirse hacia un solo lado, hacia ambos o desde el centro a los extremos. Son ideales para separar estancias pero no de forma definitiva, ya que cuando quieras puedes volver a dejar la estancia unida a la otra y totalmente abierta.

Materiales

A la hora de elegir la puerta de interior a adecuada también es importante fijarnos en los materiales.

Existen muchos tipos de materiales, y las puertas de madera son las más clásicas. No han quedado en el olvido porque muchas son auténticas piezas de arte. Pero no son el único material que podemos escoger.

Además, el material que elijas también va a influir en tu presupuesto, así que toma nota:

  • DM Alveolar: este material es súper liviano.

Las puertas hechas de este material también son conocidas como “puertas huecas” ya que su interior está compuesto de cartón muy resistente.

Se suelen pintar, por lo tanto son bastante personalizables. Su precio medio ronda los 200€.

  • Chapado: es el material más común en la fabricación de puertas. Es, básicamente, conglomerado que se cubre con chapas tanto de materiales naturales como de maderas más nobles.

La ventaja de este material es que la temperatura no lo deforma. Su precio, depende de la calidad del chapado, ronda entre los 370€ y 750€.

  • Madera maciza: son puertas pesadas y muy resistentes. Su mantenimiento debe ser continuo y cuidadoso. Son perfectas para casas con una decoración clásica o rústica. El precio medio de este tipo de puertas está en los 290€.
  • Con cristaleras: estas puertas suelen tener, además del cristal, otro material. También son más caras y los cristales pueden ser: transparentes, templado o al ácido, es decir traslúcido. 
Puertas correderas de cristal

Conclusión

Como ves el tema de las puertas interiores es todo un mundo.

Es bueno que antes de reformar tu casa o piso pienses en la distribución de esta ya que las puertas nos ayudan a mejorarla y a hacerla más funcional.

Además, hay de muchos materiales y estilos, así que seguro que encuentras una perfecta para tu casa.

Generalmente las puertas se venden ya hechas, sin embargo cuando superan las dimensiones estándar se hacen a medida.

Asegúrate de que el tamaño es realmente el que necesitas para que no tengas problemas con la instalación.