Los diferentes tipos de pérgolas para tu jardín

Estefany Hurtado · 29 enero, 2018

Conocer los diferentes tipos de pérgolas para tu jardín es fundamental a la hora de comenzar a decorar o acondicionar este espacio tan valioso de una casa. 

Es importante tener una noción de lo que estamos buscando en función de nuestras necesidades y gustos y, por supuesto, bolsillo.

Existe una amplia gama de pérgolas. Lo cual es una ventaja a la hora de buscar una que se ajuste a nuestro presupuesto.

Una idea errónea es pensar que por tratarse de una estructura más o menos grande es cara. Nada más lejos de la realidad pues, como hemos dicho, las hay de muchos tipos y materiales, y por lo tanto, precios.

En este artículo haremos un repaso por las diferentes pérgolas atendiendo al material, estilo, forma, tamaño y patrón.

Antes de ello, veremos algunas de las ventajas de tener una pérgola en el jardín. 

Ventajas de las pérgolas

Las pérgolas son un tipo de estructura que se utiliza en terrazas o jardines.

No solo suponen un elemento decorativo, sino que además tienen un papel fundamental para disfrutar plenamente del jardín.

En primer lugar, las pérgolas proporcionan sombra. Esto es muy importante pues en verano las horas de luz aumentan con lo cual pasamos más horas al sol.

Protegernos del sol es fundamental para la salud y también para disfrutar correctamente de nuestra terraza o jardín.

En segundo lugar, las pérgolas también protegen del calor ya que, como veremos más adelante, dependiendo del tejido o material que usemos para el techo aislaremos el interior de las condiciones climáticas.

Otra de las ventajas que nos ofrece las pérgolas es que también pueden ser usadas en invierno, basta con colocar una pequeña estufa en su interior y podremos disfrutar de las mañanas de invierno en nuestra pérgola.

Las pérgolas también son un elemento de decoración ya que ocupan un espacio. Por ello son muchos los estilos que podemos encontrar en el mercado para que se adapten a nuestros gustos.

Por último, y no menos importantes, existen pérgolas que permiten regular la temperatura interior. Son las conocidas como pérgolas bioclimáticas.

Evidentemente estas últimas tienen un precio elevado porque incluyen tecnología.

Tipos de pérgolas para tu jardín según el material

Principalmente encontramos dos tipos de pérgolas en función del material a partir del cual están construidas.

  • Pérgolas de madera: este tipo de pérgolas suelen ser un poco más caras. Es debido a que la madera debe ser de buena calidad.

Esto es porque debe ser resistente a exteriores y a diversas condiciones climáticas como frío, calor, lluvia o viento. 

Pérgola de madera con un techo de vegetación

Por otro lado, el mantenimiento de este tipo de pérgolas también suele ser un poco más elevado. Esto se debe a que la madera tiene que ser cuidada con productos específicos para evitar su enfermedad. 

  • Pérgolas de aluminio: este tipo de pérgolas tienen una estética más minimalista o futurista debido a que sus lineas son más sencillas.

Son también duraderas y resistentes.

Aunque en menor medida, las pérgolas de hierro también existen. Con la desventaja que con la lluvia se oxidan.

Además de la estructura de la pérgola, que puede ser de alumnio o madera, éstas tienen una cubridera que hace la función de techo.

Generalmente se usa una tela impermeable que se puede quitar en función si queremos más o menos sol. Lo más común es que se trate de lona.

Sin embargo, a medida que avanzan los años surgen nuevas formas de cubrir la parte superior de la pérgola.

Por ejemplo, podemos encontrar pérgolas mixtas. Es decir, mitad es cemento a modo de porche y la otra mitad es pérgola, o de madera.

Pérgola mixta con columnas de cemento y techo de madera

También encontramos techos hechos a base de bambú, cañizo o brezo natural. 

Otro tipo de techo que podemos encontrar en las pérgolas es el techo a dos aguas, es muy bonito y clásico.

Patrón

Según su patrón, las pérgolas pueden ser fijas o móviles. 

Las fijas son estructuras más estables ya que están ancladas en la zona y no se pueden mover después. Por ello, si te decides por una pérgola fija debes tener muy claro dónde quieres instalarla.

Por otro lado, las pérgolas móviles tienen la ventaja de guardarse al acabar el verano, con lo cual su conservación es mayor. Además las podemos instalar en cualquier parte del jardín y se pueden cambiar de lugar.

Estilo

Como hemos mencionado al principio, hay una infinidad de estilos de pérgolas. Con lo cual podemos escoger la que más se adapte a nuestros gustos y al estilo que queremos para nuestro jardín.

Los estilos que podemos encontrar en el mercado, generalmente, son:

  • Modernas.
  • Tropicales.
  • Orientales.
  • Rústicas.
  • Vintage.
  • Coloniales.
  • Minimalistas.

Forma

La forma más común de pérgolas es rectangular o cuadrada. Sin embargo, también existen las pérgolas redondas. 

Estas últimas son muy llamativas porque sobresalen con su forma poco común. Además aportan romanticismo al ambiente.

Pérgola redonda de madera blanca y tejado gris de pizarra

Quizás son algo más difíciles de encontrar, sin embargo, muchas superficies de venta de mobiliario para jardín las hacen a medida.

Tamaño

Los tipos de pérgolas para tu jardín también están en función a su tamaño.

Hay tres tamaños, principalmente:

  • Simples.
  • Dobles.
  • Triples.

Conclusión

Como hemos visto, existen muchos tipos de pérgolas en función de sus características.

Lo más importante es que antes de salir a comprar una puedas hacerte las siguientes preguntas: 

  • ¿para qué voy a utilizar la pérgola?, ¿quiero una zona chillout? o ¿una sombra cerca de la piscina? o ¿quiero un comedor al aire libre?
  • ¿en qué zona la quiero instalar?, ¿el área que tengo para ello cuánto mide?
  • por último, ¿cuál es el recorrido del sol?

Estas preguntas, sin duda alguna, te ayudarán a elegir el mejor modelo adecuado entre todos los tipos de pérgolas para tu jardín.