Cómo elegir una mesa de centro

Hay infinidad de tipos de mesas de centro, desde las más clásicas hasta las más modernas.

Elegir una mesa de centro para el salón tiene su truco.  El salón es una de las estancias más importantes de nuestra casa porque es donde pasamos más tiempo.

También es la que más enseñamos ya que es donde se suelen recibir a los invitados. Por lo tanto, el salón y sus elementos son nuestras señas de identidad. 

Generalmente, elegimos la mesa de centro una vez tenemos el sofá y demás muebles del salón. Ello no significa que no debamos prestar atención a su elección.

A continuación tienes 6 aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir tu mesa de centro.

Distribución

La distribución del salón es importante a la hora de elegir una mesa de centro. Generalmente este tipo de mesas se suelen poner entre el sofá y la televisión, entonces es importante tener en cuenta el espacio.

Para que una mesa no se convierta en un estorbo, es importante que entre ella y el sofá haya una distancia de 40 cm. En mesas de centro bajas se recomienda que la distancia sea de 30 cm.

También es fundamental que decidas si quieres que el centro de atención sea la mesa y que la distribución de los muebles vaya entorno a ella o lo contrario.

Para el primer caso se aconseja que la mesa sea de un diseño innovador, con una forma diferente a lo habitual y con color o estampado poco común.

Tipos

Existen muchos tipos de mesas de centro, así que seguro que entre los diferentes modelos encontrarás la adecuada para ti.

  • Extensible: son ideales para salones pequeños.
  • Estrechas: son largas y altas. Ideales para salones estrechos porque no ahogan el espacio.
  • Poca altura: son más bajas de lo común. Aportan mucha modernidad al salón.
  • Mesas gemelas: generalmente son dos iguales y aportan mucha versatilidad. Permiten combinarlas entre sí creando una mesa grande o separándolas creando dos mesas auxiliares.
  • Decorativas: mesas con apliques en madera y con madera desgastada.
  • Tamaño familiar: son de grandes dimensiones y con cajones grandes para almacenar. Generalmente son de madera.
  • Con ruedas: las mesas con ruedas son muy versátiles porque se pueden mover de un lado a otro en función de las necesidades de la familia. Las ruedas deben ser grandes y la superficie de la mesa gruesa para que esté en armonía.
  • Mesa/banco: este tipo de mesa hace a la vez de mesa que de banco. Son geniales para salones pequeños ya que cuando necesites espacio tus visitas se pueden sentar en ella. Suelen tener la superficie tapizada. También encontramos puffs de tela o cubos resistentes.
  • Mesas nido: son mesas 2 x 1. El concepto es el mismo que el de las camas nido. Una dentro de la otra, en el caso de las mesas una debajo de la otra. Cuando necesitas más espacio colocas las dos y cuando no, sólo dejas una.
Mesa con banquetas debajo en madera y tapizado en blanco

Mesa/banco / velhabahia.com

Materiales

Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir una mesa de centro es el material del cual está hecha. 

Generalmente para el mobiliario del hogar se usa la madera como material estrella. Sin embargo, hoy en día existen muchos tipos de materiales. 

Destacan en la fabricación de mesas de centro la madera, el acrílico y el cristal.  Este último es ideal si quieres tener un efecto óptico de mucho espacio y luz ya que el cristal al ser transparente proporciona amplitud y luminosidad. 

También es muy frecuente encontrar mesas de centro que tengan una combinación de materiales.

Son un buena opción si quieres algo un poco más diferente.

Altura de la mesa

La altura ideal de la mesa de centro debe ser la misma que el asiento del sofá. 

La altura puede variar en función de la utilidad que le darás a la mesa.

Por ejemplo, si te gusta comer mirando la televisión la mesa deberá ser lo suficientemente alta como para que la postura de tu cuerpo no se vea comprometida.

Si simplemente quieres que la mesa de centro decore el espacio pero que no interfiera visualmente con los demás muebles, ésta puede ser un poco más baja de lo normal. 

Forma

Tradicionalmente las mesas de centro son rectagulares. Esto se debe a que esta forma es la que más se adapta a todo tipo de espacios.

Sin embargo, en la actualidad podemos encontrar mesas con formas que jamás habríamos imaginado. 

La variedad de formas es una ventaja a la hora de elegir una mesa de centro, pues tenemos un amplio abanico de posibilidades.

Algunas de las formas son:

  • Rectangulares: son las clásicas y más comunes.
  • Cuadradas: podemos encontrar mesas cuadradas que a la vez podrán hacer de banco o silla extra. 
  • Redondas: son geniales para realizar una composición con varias. Al ser más pequeñas, permite colocar varias.
  • Otras formas: hexagonal, ovaladas, asimétricas.
Mesas de centro ovaladas en blanco

Mesas ovaladas / decoratualma.com

Utilidad

Por último, y no menos importante, a la hora de elegir una mesa de centro es fundamental pensar en la utilidad que le daremos. 

No es lo mismo una mesa de centro sólo para llenar el espacio que una en la que picamos algo mientras miramos una peli con nuestros amigos.

Tampoco es lo mismo una mesa de centro en la que queramos almacenar nuestros dvd´s o las revistas que queremos leer que una que pueda ofrecer un sitio más cuando tengamos más invitados.

Elegir una mesa de centro adecuada a nuestras necesidades  es fundamental para elegir la adecuada y no equivocarnos

Mesa para almacenaje y con doble altura extensible

Mesa para almacenaje / edicionmobiliario.com

Conclusión

Para finalizar, cabe destacar que es muy importante a la hora de elegir una mesa de centro tener en cuenta el estilo de decoración que ya tenemos en casa.

Una mesa de centro adecuada aporta armonía al salón, por eso es tan importante elegir la correcta.

 

 

Categorías: Salón Etiquetas:
Te puede gustar