Ideas maravillosas para volver un salón más cálido

Yamila Papa · 29 septiembre, 2018
Tener un salón más cálido es sinónimo de disfrutar cada minuto que pasamos en este lugar. Puede ser para recibir visitas o en familia, para mirar televisión o leer un buen libro… Pero lo importante es que este ambiente sea especial.

No hay dudas de que el sitio más acogedor de la casa es el salón, porque allí recibimos a nuestras visitas, disfrutamos de un café o de un postre, miramos la televisión en familia o nos tumbamos en el sofá a leer un buen libro.

Si quieres saber cómo volver un salón más cálido, en el siguiente artículo encontrarás varias ideas, trucos y consejos que pueden ayudarte. ¡No te lo pierdas!

Trucos para tener un salón más cálido

Nuestra vida y actividades hogares giran en torno al salón; este sitio suele ser el que más tiempo pasamos, tanto solos como acompañados. Una taza de café, un libro, una película, una charla o una siesta… Todo pasa por aquí.

Salón de estilo mediterráneo.

Por ello es comprensible que queramos volver el salón más cálido y que nuestra experiencia sea muy agradable en este lugar. ¿Cómo lograr esa calidez y esa sensación de hogar tan maravillosa? Con los siguiente trucos:

1. Aprovecha la luz natural

Sin dudas favorece mucho en la decoración, pero también sirve para crear ambiente, por llamarlo de alguna manera. Una buena ventana nos iluminará toda la estancia y ayudará a que el salón parezca más agradable.

En el caso de que no cuentes con un buen ventanal, no importa, ya que en algún momento del día podrás disfrutar al menos de un poco de luz. Aprovecha para hacer tus actividades en ese momento. Otra forma de añadir más luminosidad al ambiente es pintando las paredes de blanco y evitando los muebles de tonos oscuros.

2. Coloca el sofá en un lugar estratégico

El protagonista principal del salón es el sofá. Pero a veces no sabemos muy bien cómo o dónde colocarlo y termina ‘perdido’ entre otros muebles. Cuando pienses en la organización del ambiente ten en cuenta que los asientos han de estar dispuestos de forma tal que permitan la conversación y la movilidad de las personas.

Puedes poner dos sofás enfrentados, uno solo contra una pared frente al televisor o la chimenea, uno más pequeño en el lateral, una mecedora en una de las esquinas… Pero lo importante es que sean cómodos y no se conviertan en un estorbo.

Dos ambientes en el salón.

3. Elige telas rústicas

Ya tienes la luz y el sofá… ¿Qué te falta para crear un salón más cálido? ¡Las telas! Nos referimos a las cortinas, las alfombras, los cojines o incluso a una manta que coloques encima de un asiento para taparte los pies en invierno mientras disfrutas de tu novela favorita y un delicioso té de hierbas.

Elige mejor tejidos que tengan textura, como por ejemplo el terciopelo o la chenilla, ya que le aportan calidez al ambiente. Para las cortinas te convienen aquellas más gruesas que den la sensación de abrigo, pero que no resignen el paso de la luz solar.

En cuanto a la alfombra, es un recurso interesante sobre todo en lugares donde el invierno se hace sentir. Luego en verano tienes la opción de guardarla o dejarla en un plano menos protagonista, como por ejemplo en uno de los laterales donde no haya tanto paso.

Las alfombras pueden ser lisas, estampadas o decoradas, pero siempre en sintonía con el resto de los muebles y las telas. Incluso hay gente que opta por poner un tapete de un color llamativo para contrarrestar un mobiliario neutro o claro.

4. Presta atención a los colores

Hemos dicho que las paredes mejor blancas y los muebles en tonos claros. ¿Pero qué hay de la decoración? Te aconsejamos que optes por tonos serenos y neutros ya que estos nos hacen pensar en algo agradable, relajante e íntimo.

Salón en líneas negras.

Busca dentro de la paleta de colores el marrón, el beige, el amarillo, el melocotón, el terracota o los tonos pastel. Quedarán más que bien y tu salón quedará más que bonito y cálido.

5. Coloca una buena lámpara

Por último, si quieres tener un salón más cálido, te recomendamos que consigas una lámpara que destaque en el ambiente. Claro, porque si bien la luz natural es muy importante, no siempre estamos en esta estancia durante el día y por ello necesitamos buena iluminación artificial.

Una lámpara en el centro puede ser una excelente opción, aunque también puedes elegir colocarlas en las esquinas o en los laterales del sofá.

Como puedes ver, con tan solo unos trucos y cambios puedes lograr un salón más cálido, para disfrutar en cualquier momento del año y con quien tu decidas.

Solé, I. (1995). EL PLACER DE LEER. Lectura y Vida.