4 consejos para elegir un carrito auxiliar de baño

Estefany Hurtado · 29 enero, 2018

El carrito auxiliar de baño se presenta como una solución práctica y también decorativa.

Es un elemento que conviene incorporar a nuestro baño si contamos con poco espacio de almacenamiento, si queremos tener un apoyo para realizar algunas tareas, como dejar el secador encima, maquillarnos, etc.

También es ideal si queremos tener todo a mano mientras nos damos una ducha. Este tipo de carrito, es muy típico de peluquerías y se asemeja a los carritos camarera.

En este artículo encontrarás 4 consejos básicos para elegir el carrito auxiliar de baño adecuado. Además algunas ventajas de tener este elemento en nuestro baño.

Ventajas del carrito auxiliar de baño

  • Apenas ocupa espacio: hay de muchos tamaños, pero realmente para que sea funcional es mejor elegir uno de un tamaño reducido.

De esta forma podremos situarlo en cualquier parte del cuarto de baño sin que entorpezca el paso.

  • Fácil de mover: al ser un carrito tiene ruedas y movilidad. Por lo tanto puedes sacarlo del baño cuando otra persona necesite entrar y tú podrás terminar lo que estabas haciendo en otra habitación.

También puedes moverlo con facilidad por todo el baño, cambiándolo de un sitio a otro cuando te canses de verlo en el mismo lugar.

  • Almacenamiento extra: su principal objetivo es proporcionar almacenaje extra en el baño. Se utiliza sobre todo para toallas, papel higiénico o accesorios del cabello.
  • Son flexibles: esto quiere decir que podemos aumentar su espacio de almacenamiento introduciendo algunos elementos extra.
Carrito con estanterías para baño

Carrito auxiliar / ikea.com

4 consejos para elegir el adecuado

  • Elige uno que supla tus necesidades: ten en cuenta para qué finalidad lo vas a usar. Si es para almacenar elementos pequeños (accesorios del pelo) o grandes (toallas, etc).

Fíjate, por lo tanto, en los accesorios que tiene y si son suficientes para almacenar lo que tienes pensado.

También es recomendable que te fijes en los accesorios que puedes añadir como cajones, baldas, bandejas, y si se pueden combinar con cajas con compartimentos.

  • Tamaño: como hemos mencionado antes, hay de todos los tamaños. Sin embargo, el que debes elegir debe ser uno de acorde al tamaño de tu baño.

Si tu baño es pequeño elige uno pequeño, ya que uno grande, además de ocupar más espacio, se vería desproporcionado.

Carrito auxiliar grande para baño

Carrito grande / usm.com

Respecto al tamaño y ligado al punto anterior, debes tener en cuenta cuántas baldas o cajones necesitas que tenga.

Si tu baño es grande, tu familia también lo es, o si vas a guardar muchas cosas en él, te conviene un carrito auxiliar tipo torre. Suelen tener 3 o 4 niveles y por lo tanto mucho más espacio. 

  • Dale vida propia: no podemos olvidar que aunque es un elemento de almacenamiento también es un apoyo decorativo.

Por lo tanto, puedes personalizarlo, no solo respecto al color. Puedes añadir un recipiente de cristal con piedras a modo de spa, o con una flor.

Algo que queda genial son las velas grandes, además que añades un olor agradable al baño.

  • Sobre el material: el material más utilizado para los carritos auxiliares de baño es el metal. Esto no significa que sean pensados para ambientes industriales aunque quedan genial en dicho estilo.

No obstante, también podemos encontrar carritos de madera, ideales para un baño rústico. No es recomendable carritos auxiliares de baño que tengan cristal, ya que, principalmente, estarán en el baño, lugar donde la seguridad es lo primero.

Carrito para baño para colocar toallas

Carrito pequeño / siempreguapaconnormacano.blogspot.com

Conclusión

El carrito auxiliar no sólo lo puedes utilizar en el baño sino que también puedes llevártelo a la habitación para colocar tu maquillaje, o a la cocina, etc.

Es un elemento polifacético que en el baño queda perfecto si te falta espacio y además es decorativo.

Recuerda que este elemento, como su propio nombre indica, es auxiliar.

En ningún caso se recomienda que toda la decoración gire en torno a él. Debido a que si un día deseas cambiarlo de estancia el baño quedará “cojo”. La idea es que el baño no se vea incompleto si no está.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que este no tiene por qué ser del mismo estilo que tienes decorado el baño.

Por ejemplo, si tu baño es rústico no significa que el carrito auxiliar de baño también tenga que serlo. Puede ser diferente resultando ser un punto de contraste.