Eliminar las marcas de pisadas en el suelo

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Las manchas que se generan en el interior de nuestra vivienda a causa del calzado de la calle pueden eliminarse si se emplean los productos adecuados.

Al comprobar el día a día de nuestros suelos, podremos ver que reciben continuamente suciedad, sobre todo de aquella que traemos de la calle. Conviene que lo cuidemos adecuadamente; por eso, eliminar las marcas de las pisadas en el suelo nos ayudará a conservarlo en buen estado.

Las suelas de las zapatillas toman contacto directo con el barro, el agua, las manchas, etc., de tal manera que llegan a impregnarse de todo tipo de suciedad. Evidentemente, según entramos en nuestra casa lo hacemos con el calzado de la calle, siendo la entrada la primera damnificada por este problema.

Merece la pena prevenir y tratar de cuidar el suelo del hogar, ya sea de parqué, de piedra o enlosado. En el caso de que detectemos alguna mancha, es necesario actuar inmediatamente para que no se seque y suponga un esfuerzo mayor tener que quitarla.

Quitar las huellas del parqué

Suelo de parqué de espiga.

La madera es un material frágil que requiere mucho cuidado. No puede emplearse cualquier producto, ya que algunos como la lejía pueden desinfectar pero, a su vez, destrozar por completo el material.

Lo primero de todo es hacerse con aquellos productos que puedan ser compatibles con la madera; en los supermercados y droguerías se encuentran sin ningún problema. De esta manera, limpiamos y abrillantamos sin necesidad de dañar.

La madera puede llegar a ser porosa y absorber suciedad, sobre todo si es líquida. Por tanto, hay que detectar la mancha lo más pronto posible y tratar de pasar la fregona o un trapo para desincrustar la mancha. Es imprescindible hacerlo sin raspar ni desgastar.

– La madera requiere cuidado y control.-

4 fórmulas para quitar las marcas de huellas en el suelo

Limpiar el suelo de madera.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, las marcas que se quedan en el suelo pueden llegar a quedar muy incrustadas si no actuamos con rapidez. El problema es mayor cuando las dejamos estar por mucho tiempo. Veamos algunas fórmulas que pueden ayudarnos a la hora de quitarlas:

  • Comúnmente estas huellas suelen producirse por haber pisado agua en la calle o por haber traído barro en el calzado. La mejor fórmula para quitarlas sería con el sistema tradicional: utilizar agua y un producto de limpieza según el tipo de suelo.
  • En el caso de que estemos sobre un piso con losas, a la hora de quitar una huella no debe resultar complicado, básicamente porque el material es firme, liso y consistente, sin posibilidad de que transpire, de hecho no es poroso; por tanto, hay que actuar directamente para quitarla con lejía.
  • Muchas veces ocurre la siguiente situación: tenemos la suela pegajosa y quedan fijadas las huellas sobre el suelo. En este caso, debemos utilizar agua tibia, aplicarla en un primer momento sobre las manchas y, a continuación, actuar con un producto especial que respete el suelo.
  • Si una huella ha quedado marcada durante mucho tiempo y se ha convertido en una mancha de óxido, debemos intervenir con vinagre blanco mezclado con agua. Actuará de forma eficiente tanto en madera como en cerámica.

Manchas difíciles de quitar

Limpiar el suelo de madera.

Puede ocurrir que, tras haber pisado tinta, alquitrán o cualquier producto, se fije en el suelo de forma contundente. En el fondo, para quitarlo es realmente difícil.

Se recomienda probar en primer lugar con agua y jabón, al menos para eliminar impurezas superficiales. A continuación, convendría aplicar algún producto especial, como pueden ser los disolventes.

No es necesario raspar la superficie, sino tratar de limpiar sin tener que desgastar el material. De todos modos, es probable que no se quite al 100% y debamos recurrir a otras soluciones como quitar esa parte de suelo y suplirla por otra nueva.

La prevención es la mejor solución

En casa conviene que no se utilice el calzado de la calle. Lo mejor es que se tenga un zapatero en la entrada para que, nada más entrar, cada quien se quite los zapatos. De esta manera, se acaba con cualquier posibilidad de introducir residuos hacia el interior.

Las zapatillas de estar en casa o simplemente estar en calcetines, nos puede ayudar a cuidar nuestra vivienda y, sobre todo, si se tiene suelo de madera, ya que este material es el que más sufre.

Rognoni, Patrizia: La limpieza integral de la casa, Barcelona, De Vecchi, 2012.