Organizar un bufet en casa

Sonia Budner · 1 octubre, 2018
¿Te has planteado alguna vez organizar un bufet en casa? En el artículo de hoy te enseñamos cómo hacerlo.

Organizar un bufet en casa porque no se tiene suficiente espacio es cosa del pasado. Esta temporada, cualquier evento que se precie ha vuelto ya a los fantásticos y lujosos bufets o estaciones gastronómicas. Organizar un bufet es la tendencia más actual. Una combinación perfecta de sabores y estética. Y nos encanta.

En un bufet, gran parte de la decoración es la propia comida. Tanto si se cocina en casa como si se encarga a un catering, asegúrate de que la presentación impacte por su combinación de colores y texturas. Te damos los mejores trucos para organizar un bufet en casa o en el jardín.

Las mesas

Son la estrella del bufet. Toda la oferta culinaria debe ser mostrada en mesas alargadas. Nuestro consejo es que si tienes espacio suficiente organices al menos tres mesas de bufet. La principal, donde se ubica la comida. Una segunda mesa para las bebidas y una tercera para los postres. Lo más práctico son los grandes tablones de madera, cubiertos por telas, sobre caballetes.

Mesas para preparar un bufet.

La mesa principal

Si es posible, debe disponerse alejada de las paredes, para que los comensales puedan circular alrededor de ella. Piensa que un bufet es en realidad un circuito, así que es importante seguir un orden muy concreto a la hora de montar esta mesa. En primer lugar y en un extremo se colocan los platos y los cuencos de diferentes tamaños para que cada invitado escoja el que le haga sentir más cómodo.

Después van los entrantes y las ensaladas y luego los platos principales. Todas las bandejas deben disponer de su propio menaje de servir, cucharones, pinzas y demás. Al final de esta mesa se coloca el pan, las servilletas y los cubiertos, que se colocan los últimos con el fin de que no se caigan o resulten incómodos de manejar mientras nuestros invitados se sirven.

La mesa de las bebidas

Lo ideal es reservar una mesa aparte para las bebidas. En ella deben disponerse vasos y copas de diferentes tamaños, hielo y las bebidas. Hay que procurar que la oferta sea variada. Es obligado presentar los vinos blancos en cubiteras con hielo para mantenerlos frescos, así como cualquier bebida que requiera estar fría, y que los vinos tintos sean acordes con los alimentos que se vayan a degustar.

La mesa de postres

Con un poco de arte esta mesa se convertirá en la favorita de la reunión. Hay que tenerla montada y lista de menaje desde el principio, pero los postres se presentan cuando vayan a consumirse. No hace falta una gran mesa para lucir variedad de postres. Puedes servirte de bandeja verticales que te permitirán colocar diferentes dulces a diferentes alturas y resultan muy atractivas.

Postres para un bufet.

Los manteles

Los manteles que cubren las mesas del bufet deben presentarse pulcros y planchados, asegurándonos de que los extremos de la tela quedan todos a la misma altura y cubren por completo las mesas. La función de los manteles no es únicamente la de cubrir.

Es otro elemento decorativo del que se puede sacar mucho partido, ya que los accesorios de decoración deben ser pocos para que no interfieran en el servicio de comida. Los clásicos son blancos, pero podemos jugar con los colores y crear mesas muy impactantes con los textiles. Combinar manteles largos con otras piezas más cortas en diferente color es siempre un acierto.

Organizar un bufet: la comida

Aquí la única regla es que no debe presentarse nada engorroso de servirse uno mismo ni de comer. Lo ideal es que se elijan alimentos que puedan comerse en pequeños platos o con la mano. Podemos servir tanto platos fríos como calientes, aunque el mejor consejo es decidirse por los platos fríos que no nos obliguen a permanecer en la cocina hasta el último momento.

Las ensaladas y sopas frías se presentan en pequeños vasos o cuencos transparentes. Tablas de quesos y ahumados, canapés, verduras en palitos con salsas y pequeños sándwiches para los aperitivos y entrantes. Carnes asadas laminadas, quichés, sushi y empanadas son platos básicos del bufet.

Comida para bufet.

Para los postres elegiremos dulces de pequeño tamaño que no sean difícil de comer. Cualquier dulce tipo francés es válido, pastelitos variados, macarons, pequeños vasitos de tiramisú o mini cupcakes nos servirán para completar esta mesa.

Trucos extra

Si nos es posible es de mucha ayuda colocar una mesa más pequeña que puedan utilizar los invitados para depositar el menaje ya usado y que nunca se sabe qué hacer con él cuando se termina de comer en un bufet. Aunque es un tipo de comida que puede hacerse de pie es conveniente organizar pequeños rincones con sillas y pequeñas mesas auxiliares para que nuestros invitados puedan sentarse o descansar si lo desean.

Otro truco importante es calcular la cantidad de comida que irá en las bandejas para que no permanezca en ellas más de quince minutos. Es preferible reponer comida en las bandejas a correr el riesgo de que permanezca en ellas demasiado tiempo. Seguro que con estos consejos te animas a preparar un fantástico bufet la próxima vez que tengas invitados. Aplica toda tu creatividad. Siempre quedas bien y es la mejor manera de comenzar una velada inolvidable. Será todo un éxito. ¡Buen provecho!