Tu nevera en orden en 3, 2, 1

Mónica Heras Berigüete · 19 noviembre, 2018
Vamos a poner tu nevera en orden. ¿Que para qué? Pues sigue leyendo...

¿Por qué es tan importante? Sí, sabemos que últimamente el mundo se está poniendo pesadito con esto de tener todo ordenado. Pero, ¿es para tanto? La respuesta es sí, por que nos hace ahorrar tiempo, bajar el nivel de estrés y ser mucho más eficientes. ¿Ponemos tu nevera en orden?

Si de orden hablamos, la cocina es uno de los focos rojos a los que debemos poner atención. Si vamos a lo concreto, la nevera, ese electrodoméstico que trabaja día y noche sin parar y que nos ayuda a mantener nuestros alimentos en buen estado.

Tener una nevera en orden permite que la comida se conserve en óptimas condiciones, que no se  pierdan las cosas en el fondo del frigorífico, y que puedas organizar mucho mejor el menú semanal.

Algunas reglas básicas

  • Evita que los alimentos toquen las paredes de la nevera y deja espacio entre ellos para que el frío se distribuya adecuadamente.
  • Usa envases herméticos para almacenar la comida, de lo contrarío podrían contaminarse entre sí.
  • La temperatura debe estar entre los 3 y los 5ºC.
  • Acostúmbrate a guardar lo que acabas de comprar en el fondo, y lo más viejo en primera línea, así evitarás que caduque.
  • ¿Sabías que la mayoría de las bacterias se multiplican a partir de los 8ºC?
Frigorífico Samsung.
Frigorífico Samsung / samsung.com

Estos alimentos no van en la nevera

  • La miel: el frío afecta su composición, textura y sabor. Mantenla siempre en un frasco bien sellado y a temperatura ambiente.
  • Las patatas: tienen almidón y con el frío se convierte en azúcares lo que haría que nuestras patatas supieran dulces y tuvieran una textura arenosa.
  • Las cebollas: un lugar seco y oscuro es más conveniente para ellas. ¡Ah! Y aléjalas de las patatas ya que juntas emanan un gas que las degrada más rápidamente.
  • Las frutas tropicales (piña, plátano, aguacate) mejor fuera del frío.
  • Chocolate: si hace mucho calor, solemos meterlos a la nevera, pero ¿ves esa capa blanca? significa que su sabor y textura han cambiado.
  • Frutas de verano como el melón, el melocotón, el tomate o el calabacín deben estar por encima de los 10ºC.
  • Y aquí encontrarás todos los alimentos que no se deben congelar.

Cada cosa en su lugar

Si quieres poner orden en la nevera, debes comprender que cada bandeja está diseñada para un fin y que cada alimento, tiene un lugar. ¿Quieres saber dónde colocar cada cosa?

Zona superior

Es la parte en la que colocaremos los productos que estén listos para comer: pastas frescas, semiconservas como las anchoas o los patés, etc. También es el lugar perfecto para aquellos frascos  abiertos pero que no hayamos usado por completo, como el tomate frito o la nata.

Zona media

Esta es la parte en la que debes colocar los lácteos en general: quesos, yogures y leche. También puedes poner aquí las sobras siempre en recipientes adecuados y esperando a que se enfríen por completo para evitar la fermentación.

Zona baja

Aquí van los productos frescos, los perecederos puesto que es la zona más fría de la nevera. Pon la carne, el pescado, los embutidos… siempre guárdalos por separados y en envases bien cerrados. Recuerda no conservarlos más de dos días sin cocinar.

La puerta

Aquí deberás dejar los alimentos que son menos sensibles a los cambios de temperatura. Un error es guardar aquí la leche abierta, ya que no soporta tan bien estos cambios. Déjalos para el agua, refrescos, zumos…

Nevera de dos puertas.

Los cajones

La fruta y la verdura van aquí, pero mejor por separado, ya que los gases que suelta la verdura, puede descomponer la fruta más rápidamente.

Un consejo: lava las verduras de hoja verde nada más llegar del supermercado. Sécalas muy bien y mételas en tuppers o bolsas herméticas. Se conservarán mejor. Lo importante es que estén secas para evitar así que se pudran.

Congelador

La temperatura perfecta es de -18ºC. Siempre etiqueta muy bien lo que congelas, con la fecha y lo que contiene. Hazlo separando el contenido en las porciones que vayas a usar. Revisa las caducidades cada cierto tiempo.

¿Convencido de la importancia de una nevera en orden? Seguro que sí