3 consejos para remover manchas de vino de las alfombras

María Pilar Gimeno Landa · 8 febrero, 2019
Cuando una alfombra se mancha es difícil conseguir quitarle la mancha al instante. Sin embargo, con unos pequeños trucos lograrás que la misma se aclare y puedas limpiarla con mayor facilidad.

Las manchas de vino causan verdaderos quebraderos de cabeza. Pocos líquidos son tan difíciles de eliminar de los tejidos como este. Es por ello que resulta fundamental limpiar la mancha antes de que se seque, o al menos actuar para que la limpieza posterior sea más sencilla. Para que logres eliminarlas, a continuación te damos tres consejos para remover las manchas de vino de las alfombras.

Te sorprenderá cómo puedes encontrar la solución a estas manchas en productos muy cotidianos que seguro que tienes en casa. De todos modos, si no eres muy partidario de utilizar trucos caseros, también te aconsejamos un producto altamente efectivo, además de económico. Sigue leyendo y descubre cómo eliminar las manchas de vino de las alfombras es posible.

1. Remover manchas de vino: vino blanco para acabar con el vino tinto

Mancha de vino tinto.

Es curioso que una de las múltiples formas de eliminar las manchas de vino sea con más vino. Sí, como lo oyes, el vino puede ser al mismo tiempo tu problema y tu solución. Este truco es realmente efectivo si se trata de una pequeña mancha que no ha llegado a profundizar demasiado sobre el tejido.

En casos como este, quizá no sea necesario lavar toda la alfombra, sobre todo si es de grandes dimensiones. Para ello tienes que verter un poco de vino blanco sobre la macha de vino tinto. Es importante que lo hagas nada más haberse manchado la alfombra, para que el vino no se haya secado.

Verás que en el momento en el que viertes el vino blanco el color de la mancha cambia radicalmente de tono. Se apagará y se notará mucho menos. Deja reposar la mancha unos minutos y después, con ayuda de un trapo, da ligeros golpecitos sobre la mancha. Nunca la frotes, ya que al no estar seca, lo único que conseguirás será que aumente su tamaño.

2. La sal, una gran aliada contra las manchas de vino

Vino tinto sobre alfombra.

Otro de los métodos caseros para remover las manchas de vino es utilizar sal. No tiene por qué ser ninguna sal especial, y por lo tanto puedes utilizar la que usas en la cocina habitualmente. Al igual que en el caso anterior, es importante que eches la sal sobre la mancha cuando esta todavía no se haya secado. De lo contrario, la sal no hará ningún efecto y tendrás que usar otro método.

Lo que tienes que hacer es derramar una cantidad considerable de sal momentos después a que el vino se haya derramado. Debe ser una cantidad abundante de sal, sobre todo si la mancha de vino es de grandes dimensiones.

Deja reposar unos minutos para que los granitos de sal absorban el vino. Podrás ver como la sal comienza a tomar un color rojizo. Pasados unos minutos, retira la sal con especial cuidado. Intenta no arrastrarla por la alfombra para que la mancha no se haga todavía más grande.

Esta solución no suele ser totalmente efectiva, y a menudo sigue quedando una mancha rojiza. De todos modos, es una buena forma de hacer que la mancha disminuya notablemente y su limpieza posterior sea mucho más sencilla.

Es muy útil en caso de cenas con amigos o familiares en las que se derrama vino. No es el momento de retirar la alfombra y realizar una limpieza a fondo. No cuesta nada aplicar un poco de sal para que después podamos limpiarla de forma fácil y rápida.

3. Remover manchas de vino con espuma limpiadora de alfombras

Espuma limpiadora de alfombras.

Si no confías en los trucos caseros, también puedes elegir una opción mucho más comercial. En cualquier supermercado o tienda especializada puedes comprar espumas que son específicas para la limpieza de alfombras. Su precio suele estar a partir de los seis euros, por lo que no son muy costosas y te será de gran ayuda tener uno de estos botes en casa.

Para limpiar la mancha de vino tienes que aplicar la espuma en cantidad abundante. Después tienes que esperar el tiempo que indique el fabricante a que el producto haga efecto. Retira la espuma sin extender, humedece la alfombra y después sécala. Para una limpieza en mayor profundidad, puedes terminar pasando el aspirador.

Este método es muy eficaz, por lo que te recomendamos tener siempre un tarro de esta espuma en la cocina. Seguro que en más de una ocasión te será de gran ayuda.