Cómo decorar con cobre: una nueva tendencia

Teresa Montes · 5 febrero, 2018

Es indudable que el cobre está en tendencia en decoración de interiores. Sus destellos en diferentes tonos rojizos aportan elegancia y sofisticación.

Esto lo ha convertido en uno de los colores de moda. Cada vez lo vemos en más tiendas de decoración.

Aparte de su peculiar estética, el cobre tiene muchas más ventajas. Es sostenible, natural, maleable, duradero, resistente e higiénico, evitando la acumulación y propagación de bacterias.

Las tonalidades del cobre van del marrón al verde pasando por el naranja y lo podemos encontrar en acabado brillante o mate.

En el post de hoy te proponemos algunas ideas para incorporar el cobre en la decoración de tu hogar.

¿Qué pega con el cobre?

Seguro que cuando pienses en decorar con cobre, te plantees qué colores van bien con este material. Pues bien,  los tonos neutros como el blanco, el negro, o los tonos grises van a la perfección. También los colores pasteles, y los tonos tierra.

Lámpara de cobre con sofá y aparador en tonos crobizos

Si eres de los más atrevidos también puedes combinarlo con colores llamativos pero sin excedernos. Otra opción es integrarlo con madera ya que ambos elementos armonizan a la perfección.

El cobre es tan versátil y agradecido, que no suele tener problema a la hora de combinarlo con otros colores. No obstante, si queremos que resalte, tendremos que elegir un tono con el que contraste más. En cambio si preferimos que no destaque, es mejor seleccionar colores similares a los del material.

El cobre en tuberías

Dejar las tuberías de cobre a la vista es un recurso que se utiliza mucho en el ámbito arquitectónico. Antes se ocultaban, ahora se muestran para ser otro elemento decorativo más.

Otra idea es reutilizar la tubería como base para crear nuevos elementos decorativos como percheros, maceteros, estanterías y todo lo que se te pueda ocurrir….

Dejar ver las tuberías pega a la perfección con los estilos más industriales e informales, aunque también con espacios más sofisticados incorporando sutiles detalles. La clave está en cómo y dónde lo presentemos.

Lámparas con cobre

Las lámparas de cobre son sin duda el complemento más cool para tu hogar esta temporada.

La bueno de este tipo de lámparas es que combinan bien en cualquier tipo de estilo. Desde el estilo más clásico hasta el más industrial.

En cuanto a la forma puedes optar por modelos geométricos, clásicos o incluso dejar simples bombillas de techo con algún detalle de color cobre por dentro.

Sin duda, estas lámparas son todo un acierto.

Lámparas de cobre junto con jarrones del mismo material

Muebles

Los muebles de este material son muy atrevidos y tienes que tener en cuenta que recargan mucho la estancia. Por tanto, hay que tener cuidado a la hora de decorar ya que no queremos una sobrecarga en el ambiente.

No hace falta escoger un mueble entero de cobre. Con un solo detalle, ya llamará la atención de manera elegante.

Nuestra recomendación es usarlos con moderación y en pequeños detalles como baldas sueltas de estanterías, sillas, mesas auxiliares, la patas de una mesa de madera (o a la inversa) o en estantes de pared.

Es importante optar por piezas no muy grandes para que el cobre no se convierta en el protagonista total de la decoración.

Detalles en cobre

La decoración con cobre da mucho juego. Una pieza de cobre, por muy pequeña que sea, puede destacar dentro del conjunto de la decoración.

Algunos detalles para incluir con este material pueden ser portavelas, macetas, pequeños terrarios, bandejas o candelabros. Destacaran del resto de la decoración, dando un toque muy especial a tus estancias.

Elementos decorativos de cobre: candelabros, cestas

El cobre es tan versátil que también lo podemos incluir en textiles. Además de romper con la monotonía, aportará un toque acogedor a la decoración de la casa. Los cojines y alfombras de este color, combinarán genial en tu salón o dormitorio.

Utensilios de cocina

El cobre va genial en los ambientes de cocina ya que lo podemos encontrar en muchos objetos decorativos.

Es un color que le da un toque muy bonito a la cocina ya que nos ubica en un universo entre lo rústico y lo industrial. El cobre resaltará inmediatamente los detalles que queramos destacar de nuestra cocina.

Por ejemplo lo podemos encontrar en platos, ollas, teteras, cacerolas o tazas.

Un complemento que quedará genial para decorar tu mesa en eventos o celebraciones son los cubiertos de cobre. Puedes combinarlos con platos que no destaquen mucho para que se lleven todo el protagonismo. Como guinda del pastel, podemos incluir un centro de mesa con detalles en este mismo color. ¡Sorprenderás a tus invitados!

 

Como hemos visto, decorar con cobre tiene mil posibilidades. Eso sí, no olvides utilizarlo sin abusar.

El cobre es un color con mucha personalidad que destaca por si solo. ¿Te atreves a utilizarlo en tu hogar?