3 ideas de paragüeros de exterior

Sofía Sangrador · 18 julio, 2018
Los paragüeros no son solo elementos prácticos o funcionales, también pueden ser decorativos. Te dejamos algunas ideas para paragüeros ideales para exteriores.

Cuando vivimos en pisos o apartamentos, no nos queda otra opción que colocar los paragüeros de exterior en el interior de nuestra casa, normalmente nada más entrar, en la zona del recibidor. Sin embargo, si vivimos en un chalet o una casa en el campo, tenemos la posibilidad de colocarlos fuera, ya sea en el porche o en las escaleras de acceso a la casa. De esta forma, también ganaremos algo de espacio en el vestíbulo.

Por otro lado, al encontrarse en zonas exteriores, estos objetos se verán atacados fácilmente por agentes naturales como lluvia, humedad o altas y bajas temperaturas. Por eso, debemos escoger paragüeros hechos con materiales que aguanten bien la humedad, los cambios de temperatura o incluso la corrosión.

Según esto, quedarían descartados materiales como las fibras naturales (por ejemplo el mimbre) o la madera. Si finalmente te decidieras por uno de ellos, deberías tener en cuenta que probablemente tuvieras que cambiarlos cada poco tiempo.

Por eso, te recomendamos materiales como el metal o los plásticos que, aunque a la larga también van perdiendo cualidades, tienen mayor durabilidad que las fibras naturales, por ejemplo. A continuación te dejamos algunas ideas de paragüeros de exterior que quizás te sirvan de inspiración.

Paragüeros de plástico

En general, todos ellos son muy sencillos, discretos y prácticos, no suelen tener mucha decoración. Suelen tener forma rectangular o cilíndrica. Además, son muy económicos, puedes encontrarlos desde 5 euros, aproximadamente. Los más usuales son los que imitan la forma de papeleras, como los que estamos acostumbrados a ver en bares o locales comerciales.

Un ejemplo distinto es el paragüero SKRAJ, disponible en las tiendas IKEA. Está elaborado con plástico de polipropilenoApenas requiere mantenimientos, ya que solo es necesario limpiarlo con un paño seco. Hay dos diseños, uno transparente y otro rojo y su precio es de 10 euros. Te los recomendamos si quieres  un paragüero que no llame demasiado la atención pero que a la vez sea elegante.

Paragüeros metálicos

Otro ejemplo, también disponible en IKEA, es el paragüero ANTENNER. Está fabricado con acero y tiene un revestimiento epoxi en polvo pigmentado. En este caso, el diseño disponible es de color negro. Tiene forma cilíndrica con una red metálica y, en la parte superior, tiene un asa.

Puede completarse con los protectores de suelos autoadhesivos FIXA. Así, la superficie sobre la que lo coloquemos se verá protegida ante el desgaste y el rozamiento. En cuanto a su limpieza, solo necesitas un paño humedecido con un detergente suave y un paño para secar. Mide 65 cm y cuesta 14,99 euros.

Respecto a otros diseños de paragüeros metálicos, cabe decir que son los que suelen tener más motivos decorativos. Normalmente estos motivos se elaboran a base de siluetas recortadas sobre el metal. Algunos ejemplos son siluetas de mariposas, de gotas de agua, de hojas de árboles o de un paraguas (suele ocupar uno de los lados casi entero).

Paragüero metálico con siluetas de mariposas para decorar.
Fuente: https://www.dcasa.es/paragueros-metal/1886-paragueero-gris-diseno-romantico-de-metal-para-la-entrada-france-8424345934752.html

Por último, queremos destacar aquellos elaborados con hierro forjado, con diseños bastantes elegantes aunque sencillos. Pueden quedar muy bien en casas de estilo rústico.

La tendencia DIY en paragüeros de exterior

Otra opción que puedes tener en cuenta es la de hacerlos tú mismo en casa, así que si te gusta la tendencia DIY este es un buen momento. Para ello, una posibilidad es reutilizar recipientes usados en el ámbito rural, como son por ejemplo las lecheras. Quedarán genial en una casa de campo.

Normalmente, tendrás que someterlas a algún tipo de tratamiento para que luego aguanten bien. Puedes dar una capa de imprimación para luego dar sobre ella una capa de pintura. Después, para asegurarnos de que esa capa de pintura va a aguantar bien, conviene dar una capa de barniz.

Otra opción consiste en utilizar un tubo de PVC, le aplicamos calor para que se ensanche un poco y colocamos una tapa por uno de sus extremos.

Luego hay que realizar unos orificios, siempre que queramos que tenga asas, algo muy práctico. Después aplicaremos un poco de pintura y pondremos un perfil protector de goma en todo el perímetro de la parte superior a modo de refuerzo. Además, ambas opciones son bastante sencillas y no te llevarán mucho tiempo.

Como has podido ver, solo hay que tener cuidado para que el material escogido sea resistente a los agentes naturales externos. De esta forma, conseguiremos que nuestro paragüero no sea algo meramente práctico, sino decorativo y original.