Inodoros suspendidos: ¿todo ventajas?

Maite Córdova Vena · 20 junio, 2019
Actualmente, los inodoros suspendidos están de moda puesto que ofrecen varias ventajas, además de un diseño bonito y atractivo. 

Antes, los inodoros suspendidos parecían encontrarse solo en los balnearios de lujo y hoteles más vanguardistas, pero lo cierto es que poco a poco han conseguido hacerse un espacio en los hogares de muchas personas.

Al momento de adquirir cualquier objeto, sea un mueble o un aparato, tendemos a darle prioridad a las comodidades que ofrecen. No obstante, el diseño es algo que ya no solemos dejar de lado, puesto que más allá de querer un objeto que nos funcione bien, queremos que sea lo más estéticamente agradable posible.

Materialesdefabrica.com dispone de un amplio catálogo de sanitarios, con marcas como Roca o Gala, para que seleccionemos el que más nos agrade. Hay modelos de taza con salida horizontal con tapa y asiento, packs de inodoro con cisterna empotrada y placa pulsadora, entre otros más.

El baño, un espacio esencial

De acuerdo a un estudio, a lo largo de su vida, el ser humano pasa una gran cantidad de tiempo en el baño (más de un año y medio) principalmente realizando su rutina de aseo y acicalamiento. Y dado que cada día que pasa la estética adquiere mayor relevancia, no es de extrañar que este espacio del hogar ahora tenga una importancia decorativa mayor; como si de un dormitorio se tratase.

Antes el cuarto de baño era un espacio funcional, destinado únicamente para el aseo y la evacuación. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha pasado a ser un lugar para la belleza y relajación. Por consiguiente, hoy por hoy, es un lugar que necesitamos que nos resulte lo más agradable posible.

Los inodoros suspendidos permiten aprovechar más el espacio.

Comodidad, estilo, higiene

Los muebles, los accesorios, la cerámica, el inodoro e incluso la alcachofa de la ducha son aspectos que cuidamos muy bien al momento de configurar nuestro espacio. Claramente, la comodidad queda estrechamente relacionada con la estética. 

Cuando entramos en un cuarto de baño, ya no solo queremos que esté lo más pulcro posible, también queremos que sea cómodo y agradable a la vista. Así pues, en respuesta a esa necesidad estética que tenemos, cada vez optamos por objetos y aparatos que ofrezcan un aspecto llamativo, que no sean solamente funcionales.

Inodoros suspendidos: ventajas y desventajas

Los inodoros son los protagonistas del cuarto de baño, sobre todo, dada la frecuencia de uso que tienen a diario. Resultan indispensables en nuestras vidas y, por ello, al momento de elegir uno conviene que elegir un modelo que nos resulte agradable del todo.

La instalación de los inodoros suspendidos es lo que hace que estos modelos llamen tanto la atención desde el primer momento. A diferencia de otros, estos no tienen contacto con el suelo, sino que quedan empotrados a escasos centímetros de este; con lo cual, la limpieza del área del baño y, en concreto, el suelo, resulta mucho más fácil.

La gran ventaja que brindan al momento de realizar la limpieza es lo que ha hecho que estos modelos hayan adquirido tanta popularidad en el mercado. Ahora bien, esta no es la única ventaja que brindan. Su diseño simple, compacto, de líneas más o menos redondeadas (según el modelo en concreto), y su tamaño reducido hace que luzcan muy discretos y que se integren a la perfección al resto de los elementos del cuarto de baño.

Los inodoros suspendidos son prácticos para la limpieza.

Cabe destacar que si bien es cierto que son perfectos para un cuarto de baño de espacio reducido, también se pueden aprovechar en uno amplio, para perder la menor cantidad de espacio posible y así poder disponer con más libertad del mismo. Hay quienes aprovechan esta facilidad para incluir más accesorios en su baño, como una damajuana, por ejemplo.

En cuanto a las desventajas que pueden presentar los inodoros suspendidos, estas radican principalmente en su instalación. La obra lleva algo más tiempo y requiere de piezas específicas, lo cual supone un coste un poco mayor respecto a la instalación de modelos tradicionales de taza baja, por ejemplo.

En definitiva, los inodoros suspendidos son una de las novedades más llamativas que podemos encontrar en un baño, bien sea de tamaño reducido o amplio. Permiten sacarle mucho más provecho al espacio y además, son bonitos y funcionales. Incluso, son perfectos para crear un baño de estilo minimalista.