4 consejos que debes tener en cuenta a la hora de una mudanza

Pilar · 11 octubre, 2018
Con estos 4 consejos la mudanza será mucho más sencilla.

Una mudanza es el comienzo de una nueva etapa. Un nuevo hogar y nuevas experiencias al mismo tiempo que se dejan atrás todos los recuerdos vividos en el anterior hogar. Este proceso supone también un caos en cualquier familia y es que empaquetar todas las pertenencias no es tarea sencilla.

Si tienes que hacer una mudanza, a continuación te damos una serie de consejos para facilitarte todo el proceso. Como vas a comprobar, el orden es lo más importante.

1. Deshazte de lo que no vayas a necesitar

En muchas ocasiones llenamos cajas y cajas con todas nuestras pertenencias y no reparamos en el tiempo que hace que no las hemos utilizado. Realizar una mudanza es también la oportunidad de hacer limpieza de nuestros objetos personales y tirar todo aquellos que no vamos a utilizar.

Objetos de una mudanza.

Si te saltas este paso lo que acabarás haciendo es transportar un volumen y un peso excesivo sin sentido. Seguramente cuando llegues a tu nuevo hogar acabarás tirándolas porque no las necesitas.

Seguro que tienes ropa, calzado y demás objetos que ni has utilizado últimamente ni lo vas a hacer en un futuro. Recuerda que tirar a la basura es siempre la última opción. Dona aquellos objetos que no vayas a utilizar pero que sigan en buen estado. También debes reciclar todo lo que sea posible.

Una vez que hayas realizado este primer paso ya tendrás solamente aquellos elementos útiles que debes introducir en cajas. Poco a poco la mudanza se va llevando a cabo.

2. Anota el contenido de cada caja

Una vez que hayas empaquetado todos los objetos que vas a trasladar a tu nuevo hogar tendrás decenas de cajas idénticas. Esta similitud hace que después tengamos que abrir todas las cajas una a una hasta encontrar aquella que buscamos. Para que esto no ocurra y que la mudanza sea un proceso más sencillo, te recomendamos que etiquetes todas las cajas. 

El etiquetado puede ser más complejo o más sencillo en función del volumen de cajas. Si tan solo cuentas con unas pocas basta con que anotes la estancia de la casa en la que se sitúan los objetos. Salón, cocina, recibidor, biblioteca, baño, dormitorio… Son algunas de las etiquetas que puedes utilizar.

Si cuentas con una gran cantidad de objetos, puedes realizar un etiquetado más detallado. Especifica a que cajón pertenecen los objetos, balda de la estantería o parte del armario. Es una tarea muy sencilla que apenas te costará tiempo y que te facilitará mucho todo el proceso.

Respecto al lugar en el que debes etiquetar las cajas, el más adecuado es el lateral. Así podrás ver fácilmente el etiquetado aunque las cajas estén apiladas.

3. Protege los elementos frágiles

Silla embalada.

Hay algo común en todas las mudanzas, algo que siempre ocurre. Algún objeto se rompe con el traslado. Para que esto no ocurra o al menos evitarlo al máximo posible, la mejor opción es proteger de la mejor forma posible todos los elementos y sobre todo los más frágiles.

Los objetos delicados requieren una protección especial.

Para ello te recomendamos que compres protecciones especiales como papel de burbujas o cajas para elementos frágiles. Además, puedes embalar cada pieza con papel de periódico para que no se muevan dentro de la caja. Este tipo de embalaje es especialmente recomendable para la cubertería, cristalería y vajilla. Además, también debes proteger de un modo especial todos los objetos decorativos tales como jarrones, esculturas o cuadros.

4. Espera al último momento para cerrar las cajas

En toda mudanza siempre hay un momento de estrés y locura. ¿Qué he metido en esa caja? ¿Esto está en esa caja o en aquella? ¿Y si no lo he metido en ninguna? Para que esto no ocurra te recomendamos que esperes hasta el último momento para cerrarlas. Así podrás comprobar lo que hay dentro y lo que falta por introducir.

Cajas de una mudanza.

Para ello puedes ir apuntando en un folio al lado de cada caja aquellos objetos que vas introduciendo y así saber cuales están ya en el interior sin necesidad de desordenar la caja. 

Sigue los 4 pasos que te proponemos y realizar la mudanza será un proceso mucho más sencillo. Comienza realizando una limpieza de aquellos objetos que ya no utilizas. Etiqueta las cajas teniendo especial cuidado con aquellos objetos más frágiles y no las cierres hasta el último momento.