4 maneras creativas para decorar paredes con platos

Teresa Montes · 10 noviembre, 2018
Os dejamos algunas ideas con platos para que vuestras paredes den ese toque original a la casa.

Quizá la idea suene rara de primeras, pero decorar con platos se está convirtiendo en un tendencia que viene pisando fuerte en nuestras casas. Aunque no es algo nuevo, fue tendencia hace ya mucho tiempo pero se tenía la concepción de algo anticuado y desfasado.

Reinventar el uso de los platos para integrarlo en la decoración del hogar nos parece una buenísima idea para sacar tu lado más creativo. Las paredes no solo están para poner cuadros. Puedes dar rienda suelta a tu imaginación y hacer cosas espectaculares. Di adiós a las paredes aburridas.

Puedes jugar entre un montón de formas y colores y ponerlo a tu gusto. Lo que tendrás que tener en cuenta es seguir siempre el estilo base de tu casa. Pero no te preocupes. En el post de hoy, te dejamos una serie de ideas de inspiración para dar otro nuevo aire a tu hogar. ¡Dar ese toque original a tu casa nunca había sido tan fácil!

1. Por dónde empezar

Platos en la pared.

Al principio crear una combinación bonita y estética con platos puede costar. A veces, no se tiene la visión de cómo querer colocarlos, dónde quedarán mejor, cuántos poner, de qué color. Pero, realmente, es más fácil de lo que parece. Basta con seguir un estilo y colocarlos siguiendo una coherencia con la disposición de los elementos de tu casa.

Lo que deberás hacer antes de nada es realizar un diseño. Será muy útil antes de comenzar con la disposición de los platos ya que te ayudará a tener una perspectiva previa y podrás ver cómo quedan antes de colocarlos.

Para ello, una buena idea es coger un papel y dibujar el contorno del plato y después, ayudándote de un celo que no deje marca, pegarlos en el espacio que deseas.

De esta forma, tendrás una visión real de cómo quedarán. Podrás cambiar la colocación tantas veces como quieras para ver cuál es la que más te convence.

2. Material del plato

En las antiguas casas de pueblo e incluso en las casas de playa familiares era muy común ver platos colgados en las terrazas o porches. Normalmente el material que se utilizaba era cerámica ya que es el material más resistente. En cuanto al estampado, la mayoría de ellos solían ser con paisajes estampados o motivos florales. Como vemos, esto ya ha pasado un poco de moda.

No obstante, el estilo vintage toma algunos de estos elementos y los recompone dándole un toque de lo más bonito.Si tu casa tiene este estilo puedes dar una vuelta a estos tipos de platos e incluirlos en tu pared.

Platos en tonos azules.

Tanto si los pones fuera como dentro del hogar, te recomendamos que los elijas de cerámica. Son uno de los más vistosos y que más aguantan en el tiempo. También se está empezando a ver mucho otros tipos de materiales. Los platos de madera, cristal o cobre son otros que pueden dar un estilo muy especial a tu casa.

Los platos como elemento decorativo permiten dar rienda suelta a nuestra creatividad. Todo es válido siempre y cuando no rompa la armonía de tu casa. Por eso, podremos personalizar los cuadros y colocarlos a nuestro gusto. Incluso si eres manitas, los puedes decorar tu mismo. Sin duda, un elemento que sorprenderá a tus invitados.

3. Formas geométricas

Tienes muchas opciones para la disposición de los platos en la pared. Una de nuestras preferidas es creando formas geométricas. Por ejemplo, en forma de triángulo, rectángulo e incluso rombo. Suena raro pero el resultado es increíble.

Aquí podrás jugar con el color, el tamaño y la forma. Los podrás poner juntos o dejando un margen de separación. Puedes ser totalmente libre a la hora de jugar con el orden. Incluso puedes aprovechar elementos clásicos y dar un toque más modernista. Si tu casa mantiene un estilo shabby chic o vintage irán a la perfección.

4. Distribución por color y tamaño

Platos ordenados por colores.

Otra idea de disposición es atendiendo a su tamaño. Podemos colocar los platos más grandes arriba del todo y los más pequeños abajo de forma gradual. O al contrario. Incluso también podemos colocarlos mezclándolos sin ningún orden aparente.

Otra opción es colocarlos según el color. Podemos jugar con los tonos más oscuros y generar contraste poniendo otros más claros. O si eres de los que les gusta poner color a tu casa puedes arriesgarte poniendo tonos más alegres.

Si tienes una pared en tu casa que necesita urgentemente otro toque diferente, los platos darán eso que le falta. ¡Anímate con los platos en la pared!