5 reglas de color que todo seguidor del diseño de interiores debe saber

María Pilar Gimeno Landa · 19 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 19 abril, 2019
El diseño de interiores es una tarea complicada, sobre todo a la hora de elegir los colores que se van a utilizar. Para ponértelo más fácil, aquí te explicamos cuáles son las 5 reglas que debes saber.

Uno de los momentos más complicados a la hora de decorar una estancia es elegir los diferentes colores. Es entonces cuando nos entran las dudas acerca de aquellos que mejor combinan y la mayor o menor presencia que deben tener. Para que esta tarea sea más sencilla, te explicamos 5 reglas de color que todo seguidor del diseño de interiores debe saber.

Vas a comprobar que no es tan complicado escoger los colores adecuados y lograr el aspecto que deseas. Para conseguirlo, tan solo tienes que tener en cuenta estas 5 reglas de color muy básicas que te van a resultar muy sencillas de aplicar.

1. La regla del 60-30-10, fundamental en el diseño de interiores

Separar ambientes.

Como no podía ser de otra manera, comenzamos por la regla del 60-30-10. Este método es tan sencillo como efectivo. De hecho, es el más utilizado a la hora de diseñar cualquier vivienda o negocio. Si todavía no lo conoces, a continuación te lo explicamos.

  • El 60 % de la superficie va a estar cubierta de un mismo color. Este tono va a ser el predominante y el protagonista de la estancia.
  • Un 30 % lo cubrirá un color secundario.
  • El último 10 % restante estará cubierto por un tono que se aleje más de los dos anteriores. Será el encargado de aportar una chispa diferente y salir de la monotonía de los dos anteriores.

El color escogido para cubrir el 60 % debe ser neutro. Hay que tener en cuenta que va a ser el gran protagonista. Un color demasiado llamativo contribuirá a crear una estancia demasiado llamativa. A no ser que ese sea el efecto que queremos lograr, lo mejor será desechar esas tonalidades.

Respecto al color correspondiente al 30 %, suele ser el elegido para los muebles y telas. Las cortinas, los cojines o las alfombras aportarán un toque de color que romperá con la hegemonía del color predominante. De todos modos, se trata de dos colores bastante combinables y que no destacarán demasiado uno por encima del otro.

Por último, el color que sea elegido para el 10 % tiene que destacar. Es el encargado de aportar una chispa de color que rompa con los dos anteriores. Es perfecto para los objetos decorativos, tales como un cuadro, una lámpara de arco, una flor o una pequeña figurita.

2. Los colores opuestos se atraen

Salón en blanco y negro.

En muchas ocasiones, a la hora de llevar a cabo un diseño de interiores nos centramos en una serie de colores muy similares entre sí. Lo hacemos con la idea de que combinen al máximo y haya armonía en la estancia.

En cambio, el efecto que se logra en la mayoría de los casos es totalmente diferente. Estancias monótonas y aburridas que pasan totalmente desapercibidas.

No hay que tener miedo a mezclar colores diferentes que a priori parece que no combinan. Los colores apuestos se atraen, y los resultados son espectaculares. Algunas de las combinaciones de contrarios más atractivas son las siguientes:

3. Sensaciones que transmite cada color

Colores del estilo Hollywood Regency.
Colores / luxdeco.com

El diseño de interiores también tiene que tener en cuenta cuáles son las sensaciones que se quieren transmitir. No hay que olvidar que los colores dicen muchas cosas del espacio en el que se encuentran. Es por ello que hay que saber cuál elegir.

  • Blanco: pureza, luz, amplitud, limpieza…
  • Negro: prestigio, lujo, distinción…
  • Amarillo: positividad, alegría, felicidad…
  • Rosa: calidez, amor, romanticismo…
  • Verde: relajación, frescor, natural…
  • Azul: tranquilidad, armonía, estabilidad…

4. No te obsesiones con que todo combine

Decoración ocre y verde.

Todo seguidor del diseño de interiores canaliza sus esfuerzos en lograr que la estancia ofrezca un aspecto estético y atractivo. En muchos casos, se quiere lograr un resultado tan perfecto que aparece una cierta obsesión porque todo combine.

Esto no es bueno, ya que tiene que haber elementos que rompan con la monotonía. Por todo ello, te animamos a que utilices objetos antiguos, reciclados o de otros estilos decorativos. El resultado será mucho más real y agradable. De lo contrario, aparecerá esa sensación de vivir en un espacio muy estético pero poco acogedor para el día a día.

5. Estampados y texturas, claves del diseño de interiores

Cabeceros con cajas de madera.
Cabeceros / claridecor.com

Hasta ahora hemos hablado de colores, pero el diseño de interiores va más allá. Los materiales, los estampados y las texturas son clave a la hora de decorar cualquier estancia. A través de ellos podemos introducir un mismo color de diferentes formas. El resultado será mucho más dinámico y menos monótono.

Por ejemplo, el color marrón se puede utilizar a través de la madera, los tonos ocres de las paredes y de un objeto de decoración de mimbre. Si aplicamos este ejemplo a todos los colores que introduzcamos en la estancia, el resultado será fantástico.