6 clases de hamacas para tener en casa

Yamila Papa · 17 septiembre, 2018
Te contamos cuáles son las diferentes clases de hamacas que puedes colocar en casa, tanto en interiores como exteriores.

No solo sirven para descansar en una playa del Caribe o en el jardín… existen clases de hamacas que podemos tener dentro de casa. Y sin descuidar el diseño ni el estilo.

Si bien hemos avanzado bastante en lo que a camas se refiere, todavía regresamos a los orígenes con este «mobiliario» que se puede emplazar donde queramos. Entérate de más en el siguiente artículo.

Hamacas para todos los gustos

Las hamacas surgieron en América, en especial gracias a la cultura maya. Se llaman así porque se creaban con la corteza de un árbol conocido como ‘hamack’. Luego los materiales fueron cambiando, se les añadió elasticidad y firmeza y con el paso del tiempo se convirtieron en un objeto más decorativo que funcional. En los años 70 se hicieron muy populares (durante el movimiento hippie) y en décadas posteriores entraron en desuso.

Hoy en día no se nos ocurriría dormir toda la noche en una hamaca, ya que solemos pensar que son incómodas y que, incluso, pueden ser peligrosas. No obstante, sí elegimos la hamaca para descansar en las tardes de verano, para tomar sol en el jardín o para leer una novela mientras estamos de vacaciones.

Lo único que necesitas para disfrutarla es un lugar donde colgarla. Debe ser algo bien resistente, como una viga o un árbol. También hay algunas clases de hamacas que se cuelgan del techo y otras que se pueden sujetar al marco de una ventana o a la pared si les colocamos un gancho grueso.

Qué clases de hamacas existen

Si tienes la intención de colgar una de estas en casa, debes saber que existen diferentes clases de hamacas en las tiendas. A la hora de elegir la más adecuada para ti ten en cuenta el tamaño, el lugar donde la colocarás, el uso que le darás y el modelo que más se adapta a la decoración de tu hogar. Estas son algunas de las opciones:

1. Hamacas colgantes tradicionales

Son las más comunes de encontrar en jardines y zonas al aire libre, casi siempre sujetas a dos árboles o palmeras. Pueden ser de tela común o acolchada, y las hay de diferentes tamaños: para una sola persona (individuales), para dos personas (dobles) y hasta para toda la familia (múltiples).

Hamaca a modo de columpio

2. Hamacas con separador

Son similares a las anteriores, pero podrían considerarse una «evolución», ya que en lugar de ser usadas por los mayas, eran las que utilizaban los marineros durante la época colonial. Se las conoce como ‘norteamericanas’ o ‘mediterráneas’ y cuentan con unos separadores de madera en el borde de los puntos de anclaje. De esta manera, siempre están abiertas.

3. Hamacas para campamento

Si eres de aquellas personas que ama la vida al aire libre y sueles ir de campamento habitualmente, esta es la mejor entre las clases de hamacas que existen. Se puede sujetar a cualquier árbol o poste, está hecha con nailon o seda de paracaídas, es muy resistente y ligera y no ocupa nada de espacio (se puede guardar en un bolso sin problemas).

4. Hamacas mexicanas

¿Tienes una familia numerosa? ¿Eres de aquellos que organiza reuniones con amigos en casa? ¿Te gusta pasar tiempo con tu pareja al aire libre? Entonces esta hamaca es perfecta. Tiene un tamaño grande y soporta bastante peso, aunque también requiere de algo de espacio (unos cuatro metros) para su instalación.

5. Hamacas de red

Otra de las clases de hamacas más usadas en los últimos años está confeccionada con hilos de algodón, suaves y al mismo tiempo flexibles y resistentes. El cuerpo está formado por una red sin nudos y ofrece separadores como las marineras. Ideal para tumbarse al sol, ya que es apta para exteriores.

Balcón decorado con farolillos de colores, plantas y una hamaca

6. Hamacas silla

Todo lo contrario a las hamacas mexicanas, estas han sido pensadas para pequeños espacios, incluyendo habitaciones o balcones urbanos. Para sujetarlas solo se necesita un punto de agarre (puede ser el techo) y se pueden colgar y descolgar cuando queramos, siendo más cómodas que un sofá tradicional.

Si estás pensando en comprar un mueble cómodo para dormir la siesta, para acunar a tu bebé o para tumbarte a descansar mirando el atardecer, puedes elegir entre estas clases de hamacas. Cada una está disponible en diferentes colores, materiales y tamaños. ¡Son muy cómodas!

Campos Navarro, R., Garcia Vargas, F., Barron, U., Salazar, M., & Cabral Soto, J. (1997). La satisfaccion del enfermo hospitalizado: empleo de hamacas en un hospital rural del sureste de Mexico. Revista Médica Del IMSS.