Las claves de la decoración moody

Yamila Papa 6 junio, 2018
La decoración moody es elegante, sofisticada pero siempre a la última en modernidad y tendencia. ¿Te atreves a conocer más?

No existe una palabra en español que pueda definir a este estilo decorativo, cada vez más usado en los hogares, las oficinas e incluso los hoteles. Pero sí podemos indicar que le aporta elegancia, sofisticación y mucho carácter a los ambientes. Es la decoración moody.

La decoración moody apuesta por los muebles de maderas nobles y oscuras, los ambientes cargados, las paredes contrastantes y sobre todo la comodidad. Te contamos las principales claves de esta corriente en el siguiente artículo.

¿Cuáles son las claves en una decoración moody?

Cada vez más de moda en Inglaterra y otras ciudades europeas, la decoración moody puede parecer algo ‘seria’ y demasiado profesional al principio, pero luego nos damos cuenta de que es acogedora, con personalidad y sobre todo, cómoda. Algunas cuestiones que debes analizar antes de elegir este estilo son:

1. La iluminación

Es fundamental permitir el ingreso de la luz natural, pero que esta se filtre a través de persianas o cortinas, para que genere al mismo tiempo algunas sombras decorativas. En lo referido a la iluminación artificial, una buena idea es usar lámparas con bombillas tenues (o que se puedan regular). En la decoración moody son bienvenidos los candelabros, las velas y los frascos de vidrios transformados en lámparas.

Iluminación de una habitación moody.

2. El tacto y el olfato

Muchas veces no le prestamos atención a estos sentidos cuando pensamos en la decoración de un ambiente u hogar. En el caso del estilo moody… ¡Son fundamentales! La idea es que se incorporen objetos con diversas texturas -como puede ser el cuero, la madera, las pieles tejidas- y que nunca falten las velas, frutos secos del bosque, o hasta un pan o unas galletas recién horneadas.

Olores en la decoración moody.

También podríamos decir que para la decoración moody la música es primordial. Por ello, te recomendamos que instales algún sistema de sonido para poder oír temas de jazz o de Frank Sinatra mientras lees el periódico o un libro y disfrutas de una taza de café o de un buen vino.

3. El ahora

Una de las premisas del estilo moody es ser consciente del momento actual, y disfrutarlo al máximo. No por nada este tipo de decoración es elegido en los países nórdicos, donde experimentan a diario esa sensación de ‘pasarlo de maravilla’ aunque estemos encerrados en casa y con una tormenta de nieve afuera.

Texturas en la decoración moody.

Una sala o comedor moody tiene todo lo necesario para compartir momentos inolvidables en familia: un sofá espacioso y acogedor, una mesa robusta, una biblioteca repleta de libros clásicos, alfombras para jugar en el suelo, una mesilla donde colocar la bandeja con el café y las galletas caseras…

4. El ayer

Por supuesto que tampoco se dejan de lado las historias del pasado, los recuerdos y los objetos de décadas antiguas. Los objetos vintage, las fotografías en blanco y negro, los cuadros, los elementos gastados por el paso del tiempo… Todo se combina para un estilo realmente maravilloso.

Colores moody.

6. El color

¿Qué se usa para sentir que un espacio es acogedor? Un buen color. Por ello la elección de los tonos en la decoración moody no queda librado al azar. Si el sitio será compartido por varias personas, siempre es bueno consultar sobre qué emoción se liga a un color en particular, ya que no todos tenemos las mismas percepciones. El objetivo es conseguir una sensación de calidez en cualquier momento del día.

Colores de decoración moody.

Los colores más usados en el estilo moody son el azul (promueve la relajación y el descanso, reduce el estrés), el verde oscuro (fomenta el crecimiento, la armonía y el buen humor), el marrón (se relaciona con la tierra, el chocolate y el café) y el gris (un tono perfecto para ambientes silenciosos, neutro y bello).

7. Los muebles

Sofá de color azul moody.

En cuanto al mobiliario, en la decoración moody se aceptan las mesas, sillas, sofás y estanterías de madera, sobre todo si es oscura; también se usan mucho alfombras y cortinas gruesas, telas con texturas y lámparas de pie.

Te puede gustar