Los colores del mundo de Amélie Poulain

4 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La película Amélie es una de las piezas más interesantes del cine contemporáneo, debido a una historia muy bien contada y a una estética a la que no estábamos acostumbrados, usando los colores de una manera magistral.

El director y guionista Jean-Pierre Jeunet nos sorprendió en 2001 con El Fabuloso Destino de Amélie Poulain, que resalta por la tonalidad de los colores usados para contar la historia de la joven. Película romántica, que originalmente se escribió para que fuera interpretada por Emily Watson, pero la actriz inglesa declinó la invitación por su dificultad con el francés.

Con la dificultad de encontrar una nueva intérprete, Jean-Pierre Jeunet le dio el papel de Amélie a Audrey Tautou. Esta actriz francesa resultó ser una fantástica protagonista, logrando una interpretación magistral en la película.

La película

Paleta cromática Amélie.
Paleta cromática / culturainquieta.com

Esta gira en torno a la vida de Amélie Poulain, y es contada por un narrador omnipresente. Amélie es una mujer peculiar con un destino fabuloso, marcado por diversas circunstancias que se explican durante la película.

Su padre, médico de profesión y de un carácter muy frío, está totalmente convencido de que la niña sufre de un problema cardíaco. Pero este problema cardíaco es resultado de la aceleración de su corazón cada vez que la toca su padre.

Debido a esta situación, toma la decisión de que Amélie reciba educación en casa con su madre, maestra de ocupación y mujer hipocondríaca. Lamentablemente, la madre de Amélie muere de manera terrible. Es aplastada por una mujer suicida en Notre Dame.

Este evento retrae aún más a su padre, quien se confina al cuidado del pequeño mausoleo de su esposa en el jardín. Aislada del mundo y sin contacto social, la pequeña Amélie cultiva su imaginación. Esto la lleva a desarrollar un curioso interés por los pequeños detalles y placeres de la vida.

Alcanzada la mayoría de edad, Amélie deja la casa paterna. Su mundo se traslada a su pequeño y viejo apartamento, rodeado de personajes singulares. Madeleine, la portera, el frutero Collignon y su ayudante Lucien, el ciego limosnero que deambula del metro al café.

Pero su vecino favorito y al que tiene un especial cariño es Raymond Dufayel, pintor y apasionado por el cuadro “El almuerzo de los remeros”, de Renoir. Este vecino tiene una rara enfermedad, la que le hizo ganar el mote de «el hombre de cristal«.

Amélie trabaja en el café Los Dos Molinos junto a Suzanne, la dueña; Georgette, la hipocondríaca vendedora de tabaco y Gina, su compañera camarera. Los clientes que frecuentan el café son singulares a su vez.

Amélie, la hacedora del bien

Colores de Amélie.
Colores / culturainquieta.com

Amélie intenta ayudar a otros a arreglar su vida sin apenas ser notada, pero esto parece no ser suficiente. Parece que, en el fondo de Amélie, podemos encontrar una falta de compromiso con su propia vida.

A lo largo de la película podemos encontrar referencias a muchos artistas y movimientos, en ocasiones, directamente en la escena (cuando aparecen cuadros colgados en la habitación de Amélie o el cuadro de Renoir), o en otras de múltiples pistas que aluden a obras o estilos emblemáticos.

Los colores de Amélie Poulain

Colores de la película Amélie.
Colores / colorpalette.cinema

En conjunto, es una película que es muy expresiva, tanto a nivel estético como de trama, incluyendo una fascinante banda sonora. Destaca la estratégica selección de la paleta de colores que el director Jeunet implementó.

El propio director expresa que se inspiró en el pintor brasileño Juárez Machado. Los colores que más podemos encontrar en la película son rojo, verde, y azul. Cada uno de estos fue usado para demostrar emociones específicas de los personajes. En múltiples entrevistas, el director Jeunet confesó que buscaba que cada escena fuera una pintura, un cuadro que recordar.

Las emociones las podemos separar en los distintos colores que aparecen durante la película. El rojo es signo del temperamento cálido y amoroso de la pequeña y dulce Amélie.

El departamento de Amélie es de tonalidades rojas, y su vestimenta se mueve entre combinaciones con ese color. Además, podemos ver destellos de rojo en la cabina telefónica donde se nos presenta a Nino, el amor de Amélie, o en el sombrero del gnomo del papá de Amélie.

El color verde se usa como contraste con el rojo en múltiples escenas de la historia. Amélie combina sus vestidos rojos con otros verdes. La cabina telefónica roja donde conocemos a Nino se contrasta con los alrededores verdes del metro de París.

Los tonos azules demuestran el lado triste y solitario de Amélie, la cual siempre se ha mostrado tímida y solitaria, buscando el amor. Entre los objetos de Amélie encontramos una pequeña lámpara azul en forma de hongo. También, en algunas escenas, Amélie y Nino usan unos carteles azules para comunicarse.

Los colores de Amélie Poulain: luz y fotografía

Escena de la película Amélie.
Escena Amélie / colorpalette.cinema

Tenemos que mencionar también el excelente trabajo del director de fotografía, Bruno Delbonnel. Con el uso de lentes gran angulares nos intenta mostrar la soledad y el aislamiento emocional de Amélie. Destacan también los movimientos de la cámara, encontrando travellings que terminan con un acercamiento al rostro del personaje.

Con respecto a la iluminación, esta es tenue y de tonalidad amarillenta, incluso en las escenas filmadas de día. Con lo cual, da la impresión de estar filmadas al final de la tarde.

Se hace uso de efectos especiales muy puntualmente para mostrarnos la imaginación, sugerir sentimientos o pensamientos del personaje.

En conclusión, podemos decir que el director Jean-Pierre Jeunet intentó mostrarnos el lado más romántico y maravilloso de París a través de estos colores, los colores de Amélie Poulain.

Es realmente impresionante ver como Jeunet empleó la organización y distribución de elementos como la luz y el color para relevarnos las emociones del mundo de Amélie.