¿Cómo ahorrar más agua en casa?

9 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
En el hogar es importante que se mantengan buenos hábitos en el consumo del agua.

Un bien muy preciado que tenemos en nuestro planeta es el agua. Generalmente, la usamos a diario para distintos fines, pero no nos damos cuenta de que está suponiendo un gasto muy elevado en la factura mensual. Por eso, te mostramos cómo ahorrar más agua en casa.

Ante esta cuestión, no es preciso acabar con los hábitos diarios de higiene y consumo; más bien, es necesario concienciarse del uso razonable y saber gestionar de forma semanal cuántos litros necesitamos para poder cumplir con los cometidos diarios.

De hecho, si convives con más personas, es probable que el consumo se dispare y haga crecer enormemente el gasto mensual en agua. Es importante saber que cada litro utilizado debe ser aprovechado y, por tanto, no derrochar de forma inconsciente. Hay que cuidar el bolsillo y el medio ambiente.

Los buenos hábitos son el pilar fundamental

Grifo con agua corriendo.

Para poder gestionar correctamente el agua de casa, es necesario que tengamos buenos hábitos y costumbres. Diariamente solemos beber 2 litros de agua, tomamos una ducha, la empleamos para cocinar y otros fines de limpieza e higiene.

En el fondo, estos son buenos hábitos, pero muchas veces no sabemos gestionarlos adecuadamente y despilfarramos el agua como si no nos importara. Incluso, para ducharnos dejamos continuamente abierto el grifo o tratamos de llenar la bañera hasta arriba sin motivo alguno.

El agua es un componente indispensable en nuestro día a día. Sin duda alguna, todos deberíamos tener presente la idea de ahorrar y cuidar nuestro medio ambiente, tratando de valorar la importancia que tiene el agua y emplear la mínima posible cada vez que cumplimos con nuestros hábitos diarios.

En tu hogar, el agua es una pieza fundamental para la limpieza y la higiene personal.

Trucos para ahorrar más agua en casa

Ahorrar agua en casa.

Es aconsejable seguir una serie de pautas con las que poder ahorrar agua y, por consiguiente, no gastar tanto dinero en la factura. Veamos algunos consejos que puedes aplicar en el día a día.

  • Es preferible ducharse que tomar un baño. A diario, no es necesario tener que llenar la bañera para poder asearnos. Una simple ducha puede ser muy útil y no gastamos tanta agua. Eso sí, hay que cerrar el grifo siempre que nos enjabonemos o que no necesitemos el agua.
  • En la limpieza no es preciso estar cambiando el agua del cubo continuamente. Trata de aprovecharla siempre y cuando esté en condiciones óptimas y no se haya ennegrecido demasiado. Lo importante es no utilizar demasiada.
  • Acciones tan simples como lavarse los dientes, las manos o fregar los cacharros, no es necesario que dejemos correr continuamente el agua. Es importante que cortes el grifo siempre que no la utilices para nada.
  • Existen dispensadores de agua que permiten la salida gradual de la misma sin que exista un despilfarro exagerado. De hecho, es la mejor manera de que podamos cumplir con nuestros quehaceres diarios y no estar pensando en el derroche continuo de agua.

Tras la comida, es hora de fregar e intentar ahorrar más agua en casa

Lavar platos.

Una vez que hemos comido, solemos dejar los platos en el fregadero con el fin de ser lavados a mano. No obstante, existe la opción del lavavajillas, el cual es considerado todo un avance que proporciona absoluta comodidad. Sin embargo, consume mucha agua, energía y gastamos mucho dinero al año en pastillas de lavado.

En este caso, el lavado de los platos puede realizarse de forma manual sin necesidad de gastar demasiada agua. Lo ideal es llenar un barreño de agua; puede echarse jabón y, a partir de ahí, se friega con el grifo cerrado. Una vez finalizado este proceso, puede pasarse al aclarado.

En el caso de que prefieras utilizar el lavavajillas, no es necesario poner en funcionamiento este electrodoméstico cuando no está completo. Interesa mucho más que pueda completarse todo el interior y que salga rentable el uso de este dispositivo.

¿De qué manera afecta el consumo de agua en el hogar?

Consumo de agua en el hogar.

El consumo excesivo de agua hace que nuestro bolsillo se resienta. Este es el principal problema que encontramos y que no nos damos cuenta hasta que tenemos que pagar.

Sin embargo, pasamos algo por alto: es importante economizar y ayudar al medio ambiente. Lo ideal es que el proceso de ahorro del agua se realice por parte de todos los miembros de la familia.