Cómo decorar la cena de Nochebuena

Francisco · 3 diciembre, 2018
En la cena de Nochebuena es importante cuidar hasta el último detalle y decorar tratando de generar armonía en el conjunto. Hay que hacer de esa noche un momento único.

En Navidad suelen ser habituales las reuniones familiares. Probablemente tengas invitados en tu casa y tengas que prepararlo todo para mostrar una vivienda aceptable, pero no debemos olvidar algo muy importante, cómo decorar la cena de Nochebuena.

Ese día es un momento de nervios, de reencuentros, emociones y cercanía con los tuyos. Todas estas características deben encontrarse en tu casa, de ahí que la decoración navideña sea algo especial que dura tan solo unas semanas.

Nochebuena es un momento único, donde se brinda por la unidad familiar y la alegría de estar todos juntos; por tanto, es imprescindible que haya una decoración digna de ese momento y donde se cuide hasta el más mínimo detalle.

La estética que se debe conseguir para decorar la cena de Nochebuena

Decorar la cena de Nochebuena.

Engalanar una cena de esta categoría no es fácil, sobre todo si eres el anfitrión y tienes que mostrar una apariencia curiosa y bien elaborada. Por eso, hay que estudiar bien cuál va a ser el objetivo y el propósito de esa noche.

Lo fundamental es decorar pero sin excederse, es decir, no es necesario aplicar una estética de elegancia con dorados por todas partes; en realidad, hay que combinar y tratar de generar dinamismo entre los colores y los materiales.

Es importante la variedad, pero sin caer en el exceso ni en la rotundidad decorativa. Importa que haya una estética con toques navideños y, a su vez, con cierta elegancia. Será una noche para recordar.

– La Navidad es para pasarla en familia y disfrutar con los tuyos.-

La mantelería

Mantel negro.

En primer lugar, hay que hablar del mantel que será soporte y además, principal recurso de atracción. En el fondo, su tonalidad y los detalles que posea puede convertirlo en la base de la decoración de la mesa. Mantelería recomendada:

  • La textura es muy importante, por eso un mantel de seda puede ser una buena apuesta. La suavidad que ofrece es inigualable.
  • El color blanco puede ser un buen referente, al igual que el granate o el azul oscuro. El negro denota una elegancia y neutralidad diferente al resto.
  • Manteles con bordados: sin duda pueden ser un elemento muy atractivo, con detalles muy cuidados y un gusto por la ornamentación exterior.
  • Con encaje de bolillos: esta tipología genera elegancia pero, además, una apariencia muy elaborada. Será una elección muy interesante con la que acertarás.

– Escoge bien el mantel, puesto que a partir de ahí se debe de seleccionar bien la decoración.-

Las servilletas

Servilleta con forma de árbol.

Aunque no lo parezca, las servilletas son muy importantes para decorar la cena de Nochebuena por la complementariedad que ofrecen junto al mantel. Se debe estudiar la correcta relación entre ambos recursos.

  • Si el mantel es blanco, unas servilletas de un color neutral pueden quedar muy bien, pero mejor no poner de color negro.
  • En el caso de que el mantel sea un tono oscuro, pueden disponerse de nuevo servilletas blancas, grises o granates. Este último color denota mucha elegancia.
  • Pero si se quiere ofrecer un carácter más original y pasional, las servilletas de color rojo dan un toque navideño y se dice que da buena suerte. Sobre mantel blanco quedan muy bien.

La vajilla

Vajilla para Navidad.

Tanto los platos y como los cubiertos deben estar en sintonía entre ellos mismos y, a su vez, con el mantel y el conjunto de la decoración. No sirve de nada poner cubiertos oscuros con un mantel negro; por eso, interesa que se haga un repaso para seleccionar lo mejor:

  • La cubertería plateada encajará siempre con cualquier tipo de mantel, con los platos y el resto de decoración. Hay que seguir el protocolo y poner aquellos cubiertos necesarios para la comida.
  • Platos: es importante escogerlos de tonalidad clara, aunque si se ponen de tonos más oscuros interesa que el mantel no sea del mismo color. Se han de poner uno hondo y otro llano; nunca reutilizar el mismo plato, es importante seguir con el protocolo.
  • En cuanto a los vasos, es importante que cada uno sea adecuado para cada tipo de bebida. Hay 3 que no pueden faltar: uno para el agua, otro para el vino y el del champán.

– En los pequeños detalles está el éxito.-

Otros recursos para la decoración

Para completar la decoración, es importante aportar también velas, algún centro de mesa o se puede incorporar alguna flor (lirios o rosas) y cualquier otro elemento que pueda darle a la cena una sensación de elegancia y armonía. ¡Decorar la cena de Nochebuena nunca fue tan fácil!

Muñoz Boda, Mª Soledad: Protocolo y relaciones públicas, 2ª ed. Madrid, Paraninfo, 2016.