Cómo tener una decoración luminosa y fresca

Claves para saber gestionar bien los focos de luz y decorar a la vez.

Tener un hogar que goce de buena decoración luminosa y fresca es, sin duda, una de las características que más apreciamos y que nos encantaría tener en nuestra casa.

Está claro que una casa que desprende luz natural y frescura en el ambiente, es mucho más atractiva. A parte de derrochar ese encanto, hace que se vean mejor aquellos detalles decorativos que queramos destacar sobre otros. Por eso, es muy importante sacar partido a tu casa, y a todos y cada uno de los huecos de claridad y luz que encontremos.

Como sabemos que es una tarea complicada, en el post de hoy os contamos algunos consejos para conseguir esa sensación de luz y confortabilidad en la casa. ¡Da más magia y encanto a tu casa!

El fenómeno de la paredes blancas

Si estás dudando que tono escoger para las paredes, opta sin duda por el blanco. Aporta la luminosidad y claridad perfecta para dar ese toque nórdico a nuestra casa. No puede ser más versátil y consigue que la luz se refleje mucho más y desprenda más brillo. Además, es uno de los colores que mayor sensación de frescura desprenden.

No todo tiene que ser blanco. También podemos romper y generar contraste incorporando algún otro color neutro para que no todo se vea igual y quede más atractivo aún. Otra buena opción, es colocar papel de pared en tonos que no se salgan mucho de la estética de la casa.

Otra idea es pintar el techo de otro color. Puedes arriesgarte y dar una nota diferente de color, o mantener esos tonos pastel y no salirte de la estética de la casa. De ambas formas, conseguirás ampliar visualmente la estancia y ganar en profundidad.

Utiliza el blanco también para otros detalles como muebles, textiles u objetos decorativos. Absorberán la luz natural y crearán un espacio donde reine la frescura. No obstante, si quieres aportar otro punto de color a tu casa, puedes arriesgarte un poco más y combinar elementos en azul. Esto nos recuerda a la decoración típica mediterránea que tan llamativa y especial nos parece.

Paredes blancas combinadas con materiales naturales y colores pastel.

Iluminación liviana

Es importante que todos los focos de luz artificial que incorpores proyecten una luz ligera pero que ilumine bien toda la estancia. A su vez, asegúrate de que tienen un regulador de intensidad ya que no todo el tiempo necesitarás el mismo tipo de luz.

Si tu casa mantiene un estilo más industrial, una buena opción será optar por lámparas chapadas en metálico. Darán mucha luminosidad y servirán de objeto decorativo. Si por el contrario, tu casa presenta un estilo con toques nórdicos, te proponemos colocar bombillas sueltas en la habitación. Es un tendencia que no puede estar más de moda y que proporciona un ambiente muy cálido y luminoso.

A su vez, es interesante que juguemos con los contrastes de luz fría y cálida. Esto proporcionará mayor claridad ya que no todos los sitios deben estar iluminados de la misma forma. No será lo mismo iluminar el baño que por ejemplo, el salón. Para las zonas que necesiten luz más concreta podemos poner lámparas de pie o halógenos y en los que necesiten una luz más general, pondremos lámparas de ambiente.

Otra gran idea es potenciar algunos detalles de la casa con luces ocultas. Por ejemplo, podemos situar pequeños focos de luz en los rodapiés, embellecedores del techo o detrás de algún cuadro. Esto ayudará a ampliar la luminosidad de la estancia independientemente de los otros focos que haya.

Apliques de luz.

Las cortinas son la clave de la decoración luminosa y fresca

Un punto en el que tendrás que incidir bastante para conseguir una casa luminosa y fresca, es en la colocación de cortinas. Es muy importante que sepas iluminar bien, pero más aun gestionar bien los focos de luz natural y dejarla pasar bien.

Por eso, es necesario que las cortinas sean de un material que deje traspasar la luz de la mejor forma posible. Opta por tejidos ligeros como la muselina de algodón y colores claros. De esta forma dejarás entrar toda la luz y decorarás a la vez.

Durante el día, deja las cortinas abiertas para aprovechar más el sol y ahorrar en luz y calor. Para ello, asegúrate de que ningún mueble o elemento de la casa impide el paso de luz ya que sino, carecería de sentido.

Está claro que unos ventanales sin vestir hacen que a tu casa le falte esa calidez que tanto apreciamos. Las cortinas serán el complemento perfecto para conseguir ese toque especial que puede hacer cambiar la sensación de una casa.

Cortinas colocadas desde casi el techo y hasta el suelo

Los espejos multiplican

Los espejos son un complemento que no puede estar más en tendencia ahora mismo. Apostar por estos elementos hace multiplicar la luz. Si lo colocamos en una zona estratégica de la casa aumentará la habitación visualmente. A parte de su función práctica y decorativa, servirá como recurso para ampliar la estancia. Suena bien ¿no?

Una opción es colocarlos apoyados en alguna pared. Sobre todo si es bastante alto. Dará una perspectiva muy interesante de la estancia donde se ubique y ¡quedará genial!

Para dar un ambiente más fresco y alegre a tu casa, juega con varios espejos de diversas formas y tamaños. Colócalos en frente de alguna ventana y da la sensación de que tienes mucho más espacio del que realmente hay. Los muebles y complementos decorativos que incluyen algún espejo, también ayudan a realzar la luz natural. Este recurso es ideal para viviendas que no dispongan de muchos metros cuadrados.

Espejos para multiplicar el espacio y dar luminosidad.

Como ves, siguiendo estos tips, conseguir una decoración luminosa y fresca está chupado. Si mantienes tu casa ordenada y algunos detalles decorativos más como plantas o elementos naturales, obtendrás un ambiente con mucho más frescor. ¡Anímate y dale otro aire a tu casa!

Te puede gustar