Estilo industrial: todo lo que debes saber

Teresa Montes · 17 marzo, 2018
El estilo industrial nos recuerda a las naves o lofts de Nueva York. Nada más lejos de la realidad, esta tendencia nos recuerda a estos pisos y te enseñamos cómo conseguirla.

El estilo industrial es un estilo decorativo que tiene su origen en las viejas naves industriales del Nueva York de los años 50. Éstas se convirtieron en viviendas para artistas e inmigrantes que no podían pagar el alquiler de un apartamento en el centro.

Se caracteriza principalmente por se una arquitectura sin pretensiones y con un atractivo visual que se relaciona con la desnudez de su estructura y sus materiales.

Las vigas, los ladrillos y el hormigón se convertirán en elementos clave de este estilo.

Lo retro y vintage también tendrá gran presencia en este estilo con el uso de elementos antiguos o desgastados por el paso del tiempo.

A continuación te contamos las principales características del estilo industrial para que lo puedas conocer un poco más.

Adiós a las paredes

Lo principal para recrear un ambiente con estilo industrial es escoger un espacio con zonas diáfanas, amplias y abiertas. Los lofts se utilizan mucho para la decoración de este estilo ya que por lo general suelen ser espacios amplios y diáfanos donde los muebles pueden gozar de espacio.

Techos altos

Los techos altos son muy importantes para conseguir esta estética ya que muestra toda la estructura de la casa por dentro.

Esto es una inspiración de las naves industriales ya que tenían techos muy altos y de grandes dimensiones que dejaban ver todas las estructuras.

Sin embargo, no todas las viviendas tienen este tipo de techo. Por tanto, lo que tenemos que conseguir es adaptar nuestro espacio a las reglas del estilo.

Paredes de ladrillo

Otra idea de conseguir la inspiración industrial en tu casa, es usando el ladrillo visto. No necesitas ladrillos de verdad. Puedes usarlos en su color natural o pintarlos de blanco.

Si la estructura de tu casa no te permite incluir ladrillos puedes encontrar en muchas tiendas de decoración papel pintado que imita muy bien la textura del ladrillo.

Es normal que en una pared de ladrillo haya zonas descoloridas o con manchas.

Los ladrillos pueden ser irregulares o estan rotos en algún punto. Por eso, si no te queda muy perfecto, no te preocupes.

Eso también es muy común en el estilo industrial y le dará ese toque especial a la estancia.

Las vigas, cañerías o tuberías oxidadas a la vista son otro de los elementos básicos de este estilo. Esto dará lugar a espacios fríos y algo sobrios, que dan independencia y elegancia al hogar.

Como vemos, este estilo no persigue recrear espacios perfectos sino todo lo contrario. Debe haber texturas con irregularidades e imperfecciones, aun siendo un edificio de obra nueva.

Estilo industrial con paredes de ladrillo y tuberías visiibles.

Ventanales

Los grandes ventanales también son elementos muy típicos de las antiguas fábricas.

Los cristales de estas ventanas deben ser muy grandes y espaciosos, rectangulares y recubiertos con una estructura de metal. Esto permitirá la entrada de luz natural en la estancia, iluminando todo el ambiente.

No obstante, es importante que no usar cortinas para tapar las ventanas ya que se puede perder luz. Si quieres taparlas con algo, una buena opción es utilizar estores en tonos blancos o apagados.

Muebles y accesorios

Los muebles de estilo industrial suelen tener una apariencia de desgaste con colores fuertes y oscuros para seguir esa estética fría de la que hablábamos antes.

Lo ideal es conseguir muebles antiguos y ubicarlos bien en el espacio ya que tienen una gran carga visual y hay que saber cómo combinarlos.

El metal y el acero son básicos en el estilo industrial. Pueden utilizarse en  techos, paredes, muebles, sillas, lámparas, accesorios y todo lo que se nos ocurra.

Para que no queden estancias excesivamente frías, se suele combinar con la madera ya que da más calidez. La combinación del hierro y la madera conseguirá armonizar tus ambientes.

El cemento, el aluminio y el vidrio también son elementos que van muy bien con este estilo ya que dan esa sobriedad al espacio. Una buena idea es combinarlos con accesorios como sillones, sillas y sofás de cuero o metal.

Estos muebles “industriales” los podemos encontrar en tiendas de decoración y  tiendas de segunda mano. En los anticuarios podrás encontrar piezas únicas que dotarán de gran personalidad a tus estancias.

Sofá de cuero marrón de estilo industrial.

Colores

La paleta de colores del estilo industrial se reduce al blanco, negro, gris, marrón, beige y azul.

Estos colores, como vemos se corresponden con tonos oscuros que combinan a la perfección en este tipo de decoración.

Si no queremos dar tanto frío al ambiente podemos incluir colores de una paleta más clara, con muchos colores blancos y tonos pastel.

Colores cálidos de estilo industrial: blancos, beige, marrones.

Minimalismo

Es importante no abusar de elementos en la decoración industrial ya que el objetivo clave es conseguir un buen uso del espacio dando lugar a un ambiente armónico.

Por ello hay que escoger muy bien los accesorios y objetos que utilicemos para decorar y ahorrar espacio.

 

El estilo industrial como vemos, es un estilo con mucha fuerza y elegancia. ¿Te atreves con él?