Decoración al estilo Kitsch

Maite Córdova · 15 noviembre, 2018
Los estilos decorativos no siempre tienen por qué limitarse al hogar, también pueden utilizarse en la ambientación de comercios. A continuación, te contamos cómo conseguirlo con el Kitsch.

La palabra Kitsch proviene del idioma alemán y se utiliza, en general, para calificar ‘de mal gusto’ todos aquellos objetos vulgares con pretenciones artísticas. En pocas palabras, se podría traducir por ”hortera”. Y si bien esto puede resultar un atrevimiento exagerado para muchos, lo cierto es que hay quienes lo encuentran atractivo y divertido.

En la decoración, el estilo Kitsch viene a ser el abandono del equilibrio, la moderación y la armonía. En su lugar se apuesta por la inclusión de todo tipo de accesorios, sin ningún tipo de consideración previa, rigor, ni esquema organizativo.

En suma, la única regla viene a ser: incorporar todo aquello que guste. Hay que animarse a explorar la creatividad propia sin ningún tipo de límite.

Claves para conseguir un estilo Kitsch

Dado que es más frecuente encontrarlo en tiendas y comercios de diversos tipos, puesto que resulta muy llamativo y animado, a continuación, te revelamos las claves para decorar un local al estilo Kitsch.

Salón kitsch.
Salón kitsch / pinterest.es

1. Introduce varios colores

Para conseguir un auténtico estilo Kitsch, es importante emplear varios colores vibrantes. Y si bien los más empleados son el amarillo, el magenta, el fucsia, el azul turquesa, el verde manzana y el violeta, también se pueden utilizar otros colores. Incluso se pueden mezclar pasteles con tonos fuertes, no hay reglas al respecto.

Por otra parte, puedes recurrir al contraste de colores mate con colores brillantes. Aparte del color, las diferentes texturas te ayudarán a obtener un resultado original y, sobre todo, distinto de lo que se suele ver.

2. Mezcla accesorios originales

En lo que respecta a los accesorios, estos deben abundar en todos los rincones. Asimismo, no hay que limitarse a los accesorios decorativos, también se pueden incluir objetos raros, juguetes y todo tipo de extravagancias. Y, en caso de que tengas algunas dudas, puedes pensar en estos conjuntos como ‘colecciones’.

Sofá de colores horteras.

Descubre: Las 4 mejores maneras de añadir accesorios brillantes en tu casa

3. Crea un mapa del tesoro y deja pistas

Una decoración al estilo Kitsch puede convertirse en un verdadero mapa del tesoro para curiosos. Por ejemplo, se pueden colocar piezas ‘ocultas’ que si se encuentran, revelan un secreto.

Hay quienes deciden dejar pistas acerca de su libro favorito, añadiendo varios objetos relacionados con la trama. Desde palabras y frases, hasta objetos.

4. Decora el techo

Uno de los ejemplos más contundentes de estilo Kitsch viene a ser el Unicorn Cafe, en Banghkok, Tailandia. En este local, se ha apostado por los colores arcoíris, los brillos y un sinfín de elementos relacionados al concepto actual de estos seres mitológicos que no solo causan furor en los niños, sino también en adultos. En pocas palabras, se llevó al extremo la afición.

En este café, no se aprecia ningún espacio en blanco. Todo está decorado, incluyendo el techo; este ha sido pintado con spray de colores y adicionalmente se le colgaron varios peluches de unicornios y pegasos.

Techo de unicornios del café en Bangkok.

Así que para conseguir una decoración Kitsch completa, no hay que dejar de lado el techo. La idea es que sin importar donde se pose la vista, se pueda encontrar un elemento que genere interés.

Ahora bien, no solo se puede recurrir a los grafitis, también se puede recurrir al papel pintado e, incluso, a la pintura pizarra, que permite dibujar, borrar y renovar con otros dibujos al gusto. También se puede dividir el techo en varias secciones e incorporar todas estas técnicas a la vez.

Consideraciones finales

Evidentemente, el estilo Kitsch resulta ser el opuesto del minimalismo. De allí que se puedan tomar tantas licencias como se quiera. Lo importante es atreverse a manifestar, en conjunto, todo aquello que nos gusta o llama la atención. No es necesario que tenga lógica, puesto que lo que debe primar es la creatividad y la alegría.

Ten en cuenta que, no es obligatorio que coloques una decoración Kitsch permanente; puedes recurrir a ella en ocasiones especiales. El carnaval viene a ser una ocasión estupenda para dejar salir toda la ornamentación que quieras y, sobre todo, el colorido.