Decoración Hamptons, todo lo que debes saber

Mónica Heras Berigüete · 28 enero, 2019
Si quieres conocer a fondo la decoración Hamptons, no te pierdas este artículo y convierte tu casa en un lugar luminoso en blanco y azul.

Si eres admirador de películas o series neoyorquinas, seguro que has oído hablar de los Hamptons. Esa zona costera del este de Nueva York, donde los ricos y famosos pasan parte de sus vacaciones de verano. Si recordáis a las protagonistas de Sexo en Nueva York pasando el día en un club, o a Diane Keaton en Cuando menos te lo esperas (2003), en aquella impresionante mansión, la decoración Hamptons te va a cautivar.

Las claves de la decoración Hamptons

No debemos olvidar que, aunque son los lugares de veraneo de la clase alta, al fin y al cabo, son casas de playa. De ahí que sean construcciones clásicas y tradicionales, con materiales nobles, pero sin olvidar la elegancia más pura y sencilla.

Mucha luz

Ventanas de madera

Para lograr una decoración Hamptons, los grandes ventanales a través de los cuales entre la luz son básicos. Suelen ser de techo a suelo y tienen vistas a los jardines o a la playa. Y las cortinas… mejor evitarlas para que entre el sol.

Otra de las constantes son los cuarterones de color blanco en las ventanas. Es un elemento muy clásico y elegante que, combinado con el resto de la decoración, confiere un carácter muy particular.

Pasión por la madera

Cocinas modernas y blancas.

El material por excelencia para recrear una casa con decoración Hamptons es la madera en cualquiera de sus acabados. La favorita es la reflotada, aunque la envejecida y la natural, especialmente pintada de blanco, es perfecta para revestir suelos y paredes.

Directamente del mar

portaelas de vidrio con temática marina

Como hemos comentado, estas casas están ubicadas cerca del mar y es el lugar favorito para pasar unos días de relax de la alta sociedad neoyorquina. De ahí que la decoración con toques marineros sea una de las claves si quieres imitar este estilo.

Por supuesto te puedes valer de las conchas que recojas durante tus paseos a la orilla del mar, detalles tipográficos con cuerdas en los que leamos palabras como ‘beach’, ‘sun’, ‘pier’, ‘sand’. Un cuadro con anclas, remos o faros (el Faro de Montauk es el más representativo de la zona). Textiles a rayas azules y blancas. Recrea un ambiente náutico en casa.

Blanco como leitmotiv

Dormitorio decorado en blanco.

En Long Island el color blanco y el resto de tonos neutros son los reyes de la paleta cromática. Una atmósfera suave, relajada y llena de paz es lo que uno busca tras un día de playa, ¿no crees? Piensa en eso a la hora de crear tu decoración Hamptons.

Eso sí, ten en cuenta que debes siempre valerte de este color, pero sin olvidar que estás recreando espacios acogedores y que inviten a la vida hogareña.

Pero ojo, el color blanco no es sinónimo de frío, ¡todo lo contrario! El estilo de los Hamptons es fresco, porque en una casa de veraneo así se precisa, pero acogedor y hogareño a la vez.

Azul como el mar

Complementos de decoración marinera.
Complementos de decoración / pinterest.es

Si estamos en la playa, el color azul no puede faltar, y junto con el blanco, son la pareja perfecta. Salpica los textiles de tu hogar en tonos intensos como el azul marino o el índigo. Si quieres pintar una pared, mejor que sea en tonos más claros, como el celeste o el azul ártico.

Jardines perfectos

Jardines y porche de una casa de estilo Hamptons.

Otra de las claves indispensables en este estilo son sus jardines perfectamente cuidados. El césped, los setos, las flores, todo está cortado al milímetro, dando una sensación de armonía y mucha paz. En los porches hay pequeñas salitas de madera y ratán con detalles chinescos donde se sientan a charlar por las tardes y a tomar un tentempié.

Sí, sabemos que no todos tenemos un porche en casa, o un jardín, pero si quieres conocer este estilo a fondo, debes saberlo. ¿Cómo ponerlo en práctica en tu minipiso? Pues con plantas y floreros elegantes, olvídate de lo exótico.

Una silla con nombre propio

Silla Adirondack.
silla Adirondack / vilanovapena.com

Si hay un elemento decorativo que es 100 % Hamptons, esa es la silla Adirondack, cuyo nombre hace honor a las montañas homónimas de Westport.

Fue creada por Thomas Lee en 1903 y se caracteriza porque está hecha de tablones de madera planos, tanto en el asiento como en el respaldo. Su forma es ligeramente inclinada y tiene reposabrazos anchos. Si tienes una silla Adirondack, tienes una decoración Hamptons asegurada.

Ahora que ya conoces el estilo al detalle, puedes darle a tu casa un poco de la brisa de Long Island y llenarla de detalles sofisticados y cálidos.