Distintas fases de la construcción de una casa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 30 abril, 2019
María Pilar Gimeno Landa · 30 abril, 2019
Si vas a construir tu propia casa, es aconsejable que sepas cuáles son las diferentes fases por las que tienes que ir pasando. Así estarás preparado para afrontar una obra de gran envergadura.

La construcción de una casa supone un momento de emoción para cualquier persona. Tener la posibilidad de crear el espacio en el que vas a convivir con los tuyos y saber que va a estar distribuido según tus necesidades es un verdadero lujo.

Si estás ante esta situación, lo primero que tenemos que decirte es que mantengas la calma. No te precipites y tómate tu tiempo para reflexionar en cada una de las fases.

La construcción de una casa no es algo que admita cambios de gran envergadura posteriores. Es por ello que tomar una mala decisión por culpa de actuar sin pensar puede acabar provocando que no te sientas como en tu propia casa.

A continuación vamos a explicarte de forma muy simple cuáles son las diferentes fases de construcción de una casa. Es importante tener un poco de información para estar preparado para afrontar todo el proceso.

1. Elaboración del proyecto

Planos de una casa.

La primera tarea a la hora de llevar a cabo la construcción de una casa es elaborar un proyecto. Es fundamental que hasta que este proyecto no esté finalizado no empieces ningún tipo de trabajo sobre el terreno en el que se va a ubicar la vivienda.

El proyecto tiene que constar principalmente de un plano de la vivienda. Llega la hora de pensar en: número de habitaciones, plantas de la casa, baños y distribución. Además, es aconsejable que el proyecto también incluya un cronograma que indique los plazos y un estudio del suelo.

Como no podía ser de otra manera, el proyecto tiene que contar con un presupuesto. Tal y como hemos comentado en otras ocasiones, el presupuesto suele variar. De todas formas, nos dará una referencia acerca del precio final.

Los permisos necesarios para comenzar la obra y las exigencias urbanísticas del ayuntamiento también deberán estar presentes en esta primera fase.

2. Terreno

Terreno casa.

Una vez que el proyecto está aprobado por parte del dueño de la vivienda y del equipo de arquitectos, llega la hora de empezar a trabajar sobre el terreno.

Para ello, hay que limpiar el terreno y eliminar todo tipo de elementos que puedan entorpecer la construcción. Algunos de los más frecuentes son las rocas o los árboles.

Después, será necesaria la utilización de maquinaria pesada para realizar un agujero de la profundidad requerida. Siempre será necesario un mínimo para asentar los cimientos e instalar los sistemas de evacuación de agua.

La profundidad será mayor en el caso de que la vivienda tenga bodega o garaje. Más tarde se realizará el encofrado para dejar el solar listo y poder empezar a levantar la vivienda.

3. La estructura, clave en la construcción de una casa

Estructura de la casa.

Llega el momento de comenzar a poner en pie la vivienda. Lo primero que hay que hacer es construir una estructura segura y resistente que soporte el peso del edificio. De forma coloquial, esta estructura recibe el nombre de esqueleto o armazón.

Está compuesta por los suelos, las vigas y las paredes maestras. Tienen la función del peso de la vivienda. A diferencia de los tabiques, estas son totalmente imprescindibles.

4. Instalaciones de gas, luz y agua

Instalación de agua en casas.

Las instalaciones de gas, luz y agua son un básico en cualquier vivienda y garantizan la habitabilidad de la misma. Por estética no deben quedar a la vista, así que ahora es el momento de proceder a su instalación. Es importante realizar de la forma correcta todas las instalaciones. De lo contrario, habrá que picar la pared para solucionarlo.

Para realizar estas instalaciones se tendrá en cuenta lo establecido en el proyecto de la vivienda. Habrá que marcar el lugar en el que se desea instalar puntos de luz y agua. Además, hay que decidir la posición de los radiadores. Debajo de las ventanas suele ser lo más habitual.

5. Aislamientos, paredes, techos y suelos

Aislamiento de casas.

La construcción de una casa ya va tomando forma cuando llegamos a este punto. Toca instalar las paredes, los techos y los suelos. Además, es fundamental un buen aislante que garantice una correcta temperatura en la vivienda. Merece la pena invertir en un buen aislante porque los gastos de mantenimiento de la vivienda serán menores.

6. Acabado de la construcción de una casa

Acabados de decoración.

Cuando llegues a este punto lo peor ya habrá pasado. Pensarás que todavía es necesario realizar muchas tareas, pero lo cierto es que lo más complejo ya se ha hecho.

Para terminar de construir la casa tienes que instalar los acabados. Se trata de diferentes elementos que hasta ahora no se han podido colocar o que de haberlo hecho hubieran resultado dañados. Las puertas, las ventanas o los suelos de parqué son un ejemplo de ello.