3 maneras de ocultar los radiadores de casa

Francisco · 21 noviembre, 2018
Para ocultar los radiadores de tu casa y embellecer el espacio utiliza una de estas tres tipologías sin que haya riesgo de perder el calor en el hogar.

Los radiadores proporcionan al hogar el calor que necesita para que estemos a gusto. Sin embargo, en época estival no son necesarios pero siguen estando fijos en las paredes, lo cual puede empeorar la estética. Te mostramos 3 maneras de ocultar los radiadores de casa.

La apariencia de un radiador, por norma general, no es muy agradable a la vista. Hoy en día se están haciendo diferentes tipologías y formatos, lo cual ayuda a embellecer la estética.

Si los radiadores de tu casa son de la tipología tradicional y quieres ocultarlos para mejorar la decoración del espacio, existen algunas fórmulas que pueden ser útiles y que le darían un toque diferente a tu casa.

Objetivo: mejorar la estética del hogar

Cubre radiador.

En realidad, el ocultamiento de ciertos recursos funcionales permite que se embellezca el espacio. Algunos casos ejemplares son las persianas, los cables, enchufes, regletas, etc. Así, se evita que quede a la vista cualquier elemento innecesario para la decoración.

De este modo, la funcionalidad sigue estando presente, no se ha eliminado, pero sin entorpecer la estética. Quedaría todo escondido y sin necesidad de cambiarlo de sitio. Esto es lo que ocurre con los radiadores.

Para poder ocultarlos hace falta recubrirlos desde el exterior con recursos que ayuden, a su vez, a decorar; mientras tanto siguen irradiando calor al espacio y no pierden su función, es decir, emitir calor de manera eficiente.

– La decoración no está reñida con la funcionalidad.-

Tipo 1: el cubre radiador

Cubre radiador en blanco.

Esta tipología es muy útil, ya que consta de unas características muy interesantes para embellecer el hogar. Además, existen muchos tipos que se adaptan a tus necesidades. En Amazon son fáciles de conseguir. Caraterísticas que ofrece:

  • Tiene formato de mueble, con un espacio interno adaptable al radiador. Estéticamente no desentona en el conjunto ni tampoco ocupa demasiado espacio.
  • Es transportable, es decir, puede cambiarse de lugar sin ningún problema, ya que es un elemento móvil que no pesa demasiado.
  • Tiene una cubrición exterior que oculta el radiador pero con ranuras o huecos que permiten la salida de calor. De esta manera la calefacción trabaja de manera eficiente.
  • Consta de una repisa superior donde pueden colocarse adornos, esculturas, el teléfono fijo, etc.
  • Los más comunes son aquellos que están hechos en madera, aunque también los puede haber de metal.
  • Los estilos de su formato pueden ser desde rústicos hasta minimalistas de líneas sencillas. Hay una gran variedad en el mercado.

Tipo 2: la consola

Un formato muy diferente al anterior es el que ofrece una consola. Este caso puede dejar más a la vista al radiador; en el fondo, lo está disimulando pero no ocultando. Es otra manera de trabajar la decoración. ¿Qué ofrece esta tipología?

  • Puede hacerse a medida para que abarque el espacio del radiador; por tanto, es importante tener las medidas oportunas para ello.
  • El calor se irradia directamente sin que haya nada de por medio que pueda entorpecer su salida.
  • Es transportable y ligero, no supone una ocupación exagerada ni tampoco impacta visualmente. En otras palabras, pasa bastante desapercibida.
  • Integración total en el conjunto: al ser un mueble puede contener una apariencia en sintonía con la decoración de alrededor.
  • Repisa superior para poder colocar otros recursos decorativos.

Tipo 3: mueble para ocultarlo

Mueble cubre radiador.
Mueble cubre radiador / pinterest.es

La tercera tipología que se va a explicar es la que consta de un mueble que permite ocultar perfectamente el radiador. Tiene una clara similitud con el cubre radiador, de hecho hacen la misma función pero el mueble va a tener algunas peculiaridades muy interesantes:

  • Su estructura se conforma por dos partes: una primera que se apoya en el suelo y se considera en realidad un cubre radiador; pero por otro lado está el mueble o estantería que se eleva hacia arriba y que está adosado a la pared.
  • Otra posibilidad es que sea una vitrina acristalada. La vista irá siempre dirigida hacia los elementos decorativos, pero nunca hacia lo que cubre el radiador.
  • No sale el calor de manera tan directa, pero sí a través de algunas ranuras; se consigue una irradiación muy efectiva igualmente.
  • No hay posibilidad de que se pierda calor, ya que están preparados para favorecer su salida.

– Un mueble cumple la doble función: ocultar y embellecer.-