Fórmulas para aplicar el color verde en la decoración

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
26 abril, 2019
El verde es un color que ofrece muchas posibilidades en el hogar. Ayuda a generar armonía y templanza en los espacios.

Es posible que resulte demasiado atrevido utilizar ciertos colores en el hogar, sobre todo aquellos que son intensos. Sin embargo, hay otros que pueden ayudar a complementar y a generar un carácter más dinámico. Por eso, te mostramos algunas fórmulas para aplicar el color verde en la decoración.

La aplicación de los colores no debe ser algo baladí. En realidad, este proceso debe ser bien estudiado y saber que la utilización de ciertas tonalidades puede hacer que la estética de un lugar proporcione cierto tipo de sensaciones y una armonía que hará sentirnos cómodos.

En este caso, vamos a centrarnos en las posibilidades que ofrece el verde, la importancia que tiene a nivel estético, en qué lugares podemos aplicarlo y las maneras de poder trabajarlo. La idea es que puedas recibir algunas ideas objetivas en torno a los posibles usos de este color.

¿Cómo aplicar el color verde en la decoración del salón?

Detalles del salón en verde pistacho.

Lo primero que debemos tener presente es que existen muchos tipos de verdes. Algunos pueden encajar mejor en un espacio y otros pueden resultar un tanto más complejos para complementarlos. No obstante, todos pueden tener presencia de una manera o de otra.

  • El verde pistacho se configura como uno de los más demandados. Este tono puede tener mayor o menor intensidad. Debes tener en cuenta que, si lo aplicas en las paredes, se va a producir una atmósfera de intensidad y activación. En el fondo, queda muy bien en pisos juveniles.
  • Otro caso es el verde helecho. Esta tipología es algo más apagada y no ofrece una intensidad demasiado contundente. En realidad, está a medio camino de ser un tono neutro; de hecho, favorece la combinación con muebles de tonos claros.
  • Por otro lado, tanto el verde pino como el albahaca son realmente sutiles para que haya, a su vez, otras paredes en blanco o que el mobiliario sea de tonos claros. De nuevo nos encontramos ante un verde más apagado y que genera mayor templanza.

Para ganar tranquilidad, utiliza los verdes más tenues y neutros.

El sofá como principal protagonista

sofá verde oliva

Aplicarle verde a un sofá significa que quieres darle protagonismo. No conviene que haya demasiados muebles con este tono; es mejor que se disponga en un único elemento, como puede ser el sofá y que atraiga, así, todas las miradas.

Lo que se debe evitar es que si las paredes tienen color verde, el sofá no puede tenerlo, ya que se estaría saturando demasiado el espacio con este tono.

Si te decides a tener un sofá con este color, entonces el resto de muebles y las paredes es mejor que estén en otro tono, ya sea más oscuro o más claro, dependerá de la intensidad del verde. Esta fórmula es la más adecuada para conseguir una apariencia correcta y que exista armonía en el conjunto.

Fórmulas para el dormitorio

Pared del dormitorio en verde pistacho.

El dormitorio es un espacio privado en el que vas a ser tú quien pase más tiempo. En este sentido, conviene que tengamos un verde que sea de nuestro agrado y que ayude a transmitir sensación de tranquilidad y desasosiego. Nuestra recomendación es que no se aplique un tono intenso o radiactivo.

  • Los verdes más apagados, tales como el helecho o el musgo, son muy interesantes, principalmente para aplicarlo en las paredes.
  • Si quieres que el edredón de la cama sea verde, prepara al resto de recursos de alrededor para que no sean demasiado intensos y que se dirija el protagonismo hacia la cama.
  • Otra fórmula es aplicar el verde en recursos más reducidos, tales como cojines, un mantel para la mesilla de noche, una alfombra, etc. No tiene por qué concentrarse únicamente en superficies de gran tamaño.

Color verde en la decoración para los exteriores

Merendero en el jardín.

En el caso de que quieras naturalizar la casa desde el exterior, si tienes un chalet, una cabaña o una casa pequeña, puedes ofrecer una primera impresión de tu personalidad a través de un exterior en verde. Evidentemente, este debe ser un tanto neutral y no demasiado intenso. De esta manera, se consigue una conexión directa con la naturaleza.

Por otro lado, está la posibilidad de aplicar verde en la puerta de entrada. Es una manera de sorprender y mostrar el carácter alternativo y diferente de tu hogar. Como preámbulo para la decoración interior es algo realmente interesante.

  • Montes de Oca, Irina; Risco, Lucía: Apuntes de diseño de interiores, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, 2016.