Jarrones hechos con lápices de colores

Ivana Jerman · 26 diciembre, 2018
Este tipo de elementos decorativos denota una personalidad creativa y alegre; por ello, hay quienes lo incluyen en distintos puntos del hogar, más allá de la zona de trabajo.

Los corchos, las botellas de plástico o vidrio y otros objetos afines pueden reutilizarse y decorarse para conseguir accesorios originales. En este sentido, una de las propuestas más llamativas vienen a ser los jarrones hechos con lápices.

Si bien es cierto que al pensar en lápices siempre se tiende a imaginar un espacio infantil, lo cierto es que estos objetos pueden lucir realmente preciosos y sofisticados si se saben aprovechar. 

Además, no siempre hay por qué utilizar lápices de colores. Pueden utilizarse lápices unicolor, como los de madera dragón, por ejemplo. Todo dependerá del tipo de ambiente que queramos conseguir y qué material o color va a predominar.

A continuación te mostraremos algunas ideas creativas para que puedas crear tus propios jarrones con lápices de colores. ¡Anímate a aprovecharlos de una forma distinta!

Jarrones hechos con lápices unicolor

Jarrones hechos con lápices de colores.

Los lápices unicolor pueden ayudar a conseguir un accesorio original pero, sin dejar de lado la sutileza. Pueden seleccionarse blancos, negros, color madera clara o color madera oscura. 

Para que el resultado sea prolijo, es importante que los lápices tengan las mismas características en cuanto a dimensión. Ahora, para elaborar el jarrón solo será necesario contar con los siguientes materiales:

  • Lápices.
  • Pegamento fuerte.
  • 1 jarrón o recipiente.

Ideas varias con lápices de colores

Para elaborar los jarrones, se pueden recurrir a diversas técnicas. Algunas de las más sencillas son las siguientes:

  • Utilizar lápices de la misma altura.
  • Agrupar lápices de diferente altura.
  • Orientar los lápices de forma horizontal / vertical.
  • Colores: combinar lápices de dos colores en concreto, utilizar todos los colores del arcoíris, agrupar por tonalidades frías y cálidas, colocar solo los colores que más gusten, etcétera.

Por otro lado, si lo deseas, puede elegir únicamente dos colores. Por ejemplo, los jarrones hechos con lápices de colores lila y violeta quedan muy bonitos y pueden lucir espectaculares con unas cuantas ramas de lavanda.

1. Jarrones hechos con lápices de la misma altura

Materiales

  • 1 pincel.
  • Pegamento fuerte.
  • 1 jarrón o recipiente.
  • Lápices de colores.
  • Opcional: barniz transparente.

Procedimiento

En primer lugar, hay que medir el jarrón y evaluar si los lápices cubren toda la base. En caso de que todo esté correcto, se procede a aplicar una capa fina de pegamento sobre la superficie del jarrón con ayuda de un pincel.

Luego, se añaden uno a uno los lápices, procurando que no quede ninguna separación entre ellos. Es importante presionar con un poco de fuerza para que queden bien adheridos. Una vez listo, se debe dejar secar durante varias horas. Se puede aplicar una capa de barniz para darle un toque de brillo.

Los jarrones hechos con lápices de colores fríos.
Foto cortesía de: Pinterest.

Te puede interesar: 3 jarrones de diseño minimalista

2. Jarrones hechos con lápices cortados

Materiales

  • Lija.
  • Pegamento fuerte.
  • Lápices de colores.
  • Trincheta o cuchillo.
  • 1 jarrón o recipiente.

Procedimiento

Se toman los lápices y se procede a cortar con la trincheta el extremo inferior. Luego se deberá lijar la superficie cortada con una lija hasta lograr una base plana y uniforme.

Por último, se procede a pegar las pequeñas bases de los lápices uno al lado del otro. También hay que presionar con cierta fuerza a medida que se adhieran los mismos a la superficie. Es muy importante dejar secar durante varias horas para que queden bien adheridos al jarrón.

Los jarrones hechos con lápices de colores.
Foto cortesía de: Pinterest

Descubre: Zonas de trabajo y estudio en casa, lugares iluminados

Haz tus propias creaciones

Los jarrones hechos con lápices pueden lucir muy bonitos, tanto en un escritorio como en una repisa u otros puntos afines. Lo importante es no introducirles demasiados elementos dentro, para evitar que se vayan de lado y se caigan. Sobre todo, si el interior es de papel o cartón.

A la hora de incorporarles accesorios, se puede recurrir a bolígrafos, pinceles, plumas, figuras de origami (de flores u otros), etcétera.

También se pueden utilizar estos jarrones hechos con lápices como portalápices, para guardar rotuladores, tijeras y otros materiales del hogar, como las agujas de tejer, por ejemplo.