La barrica de vino: un recurso decorativo y artesanal

Francisco · 11 marzo, 2019
La barrica de vino es un recurso que ofrece elegancia y distinción. Le dará a tu casa ese toque más sutil y refinado.

Probablemente hayas visto en más de una vivienda una barrica de vino. Es considerada como un recurso decorativo y artesanal, principalmente, porque aparte de ser un elemento bastante curioso por su forma, también puede albergar vino para su consumo.

Nuestros antepasados solían tener una barrica en sus casas, siendo un símbolo distintivo de la familia. En el fondo, refleja muy bien cómo es la personalidad del inquilino y el interés que presta hacia un producto que tiene siglos de historia: el vino.

En el fondo, tener una barrica en casa es como tener una pequeña vinoteca o bodega donde poder fermentar el vino, pero a pequeña escala. No estamos hablando de una producción industrial, sino más bien de un disfrute personal, pudiendo extraer directamente el vino de ella sin la necesidad de abrir una botella.

Un signo de elegancia y distinción

Barrica de vino.

Aunque no lo creas, una barrica de vino en un salón o en el comedor puede darle un toque especial, sobre todo a nivel de elegancia y distinción. Denota un carácter peculiar y hará que tu personalidad gane interés por parte de los invitados.

Es posible que el propio artículo no sea demasiado grande y que no tenga una forma característica, pero el sentido y esencia que posee lo convierten en algo muy especial. Por eso, si tienes la posibilidad de tener una barrica con vino en casa, no pierdas la oportunidad.

Además, no hay nada mejor como servir un vino directamente desde la barrica. Es algo novedoso y muy interesante, sobre todo porque demuestra elegancia y cierto toque artesanal por haber fermentado el vino por ti mismo dentro de la barrica.

El vino es la luz del sol, unido por el agua.

Galileo Galilei

Aplicación decorativa y funcional de una barrica de vino

Decoración con barricas de vino.

Dependiendo de dónde quieras que esté colocada la barrica, así obtendrá mayor o menor protagonismo. Es importante que tengas en cuenta que va a ser un elemento muy diferente a otros muebles, y que su estética rompe por completo con otros recursos de la habitación.

  • El salón es el lugar donde mejor presencia puede tener. Por supuesto, no debes colocarla en un lugar central y que atraiga todas las miradas. En realidad, es preferible que se sitúe en un rincón o lateral, de tal manera que pueda complementarse con lo demás y que despierte la curiosidad.
  • Los principales muebles del comedor van a ser la mesa y las sillas. Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda aplicarse otra decoración, como alguna estantería, un minibar o también la barrica de vino. De esta manera, uno puede servirse una copa directamente mientras se está comiendo.
  • Hay un gran número de personas que prefieren ocultar la barrica en la despensa. ¿Qué ocurre en este caso? Nos encontramos en una situación en la que pierde estética y gana funcionalidad, ya que no va a quedar visible y se privatiza su utilidad.

La barrica es un recurso que le dará a tu hogar el carácter diferenciador.

Los diferentes tamaños

Tamaño de una barrica de vino.

Evidentemente, a todos se nos viene a la cabeza las típicas bodegas donde hay barriles de vino de gran tamaño que albergan en su interior litros de esta bebida. En nuestro caso, puede que este tipo de barriles se nos queden demasiado grandes. ¿Qué variedad tendríamos?

  • Un formato de tamaño medio puede ser el más común entre las barricas para los hogares. Las hay de distintas capacidades, pero es la de 64 litros la que llega a tener mayor presencia en las viviendas. Es conveniente que esté en el suelo o elevada a través de unas patas.
  • Por otro lado, estaría la tipología más pequeña, que puede llegar a tener entre 2 y 4 litros, siendo un tamaño muy reducido. Estamos hablando de un recurso que puede ser colocado, incluso, sobre un mueble o en una estantería.
  • En el caso de que quieras decorar una despensa o bodega propia, un barril de gran tamaño puede ser un buen elemento para decorar.

Si aún no sabes dónde comprar una, en internet existen varios sitios web donde poder adquirir la tipología más deseada. Encontrarás una gran variedad. No obstante, si tienes la posibilidad de ir a una tienda física y ver las barricas directamente, mucho mejor, ya que recibirás el asesoramiento que no ofrece internet.