Maravillosas casas de estilo segundo imperio

3 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Los estadounidenses encontraron en el estilo arquitectónico segundo imperio una estética más moderna que la del estilo greek revival, que era la que imperaba entonces

El estilo segundo imperio, también conocido como segundo imperio francés o mansarda, tiene sus orígenes en Francia durante el reinado de Napoleón III. Durante su mandato, gran parte de París fue reconstruido y se erigieron monumentales edificios que sustituyeron a los callejones del medievo.

Es un estilo que destila carácter y posee un importante sentido de permanencia. Es sus formas más elaboradas se les llegó a conocer con el sobrenombre de ‘pasteles de boda’. Aún así, la cima de popularidad de este estilo se encuentra en la última mitad del siglo XIX en Estados Unidos.

El estilo segundo imperio era considerado en tierras norteamericanas en aquella época como una declaración de modernidad. Se hicieron terriblemente populares las construcciones residenciales en la costa este y en el medio oeste, que eran entonces las zonas más prósperas del país.

Los constructores americanos agregaron características diferentes a este tipo de casas en vez de imitarlas al pie de la letra, lo que aportó aún más carácter a este estilo. De esta manera, se fusionó una mezcla de lo mejor del pasado y del presente.

Características del estilo segundo imperio

Casa azul de segundo imperio.

Al igual que en el estilo victoriano, la ornamentación era profusa e inspirada. Las crestas de hierro en los tejados, las cornisas y las balaustradas con corchetes fueron los detalles decorativos por excelencia.

Estas casas solían constar de una caja simple, cuadrada o rectangular y perfectamente simétrica. Podían construirse en un solo bloque o en dos alas diferentes. Estas últimas poseen una estructura sobresaliente en la fachada donde se encuentran las alas de la casa.

También son muy características las torres. Muy atractivas visualmente, nos recuerdan a las noches de Halloween y a las antiguas películas de terror. Las torres pueden ser cuadradas o rectangulares y pueden ir ubicadas, indistintamente, de forma simétrica o asimétrica.

Materiales de estilo segundo imperio

Materiales de estilo de segundo imperio.

Los materiales más utilizados eran la madera y el ladrillo. También se adornaban con piedra cortada para darles un toque más de ornamentación. Los tejados de las casas del segundo imperio son de tejas de pizarra, a menudo estilizadas por un patrón decorativo.

Es un estilo que rezuma grandeza, por lo que los detalles ornamentales están por todas partes y elaborados en todos los materiales posibles. Las maderas en las esquinas del edificio y en las capuchas de ventanas y puertas también tienen profusión de ornamentos tallados.

Techos y ventanas

Techos y ventanas.
Techos y ventanas / arkiplus.com

Bajo los tejados de las mansardas, en lugar de pequeñas buhardillas caben espacios adicionales completos. Esto era una de sus ventajas, además de la fuerza visual propia del estilo segundo imperio. Este tipo de tejado fue cambiando y adoptando diferentes formas, tantos convexas como cóncavas e, incluso, en forma de S.

Las ventanas estaban dispuestas en pares, incluso en tríos en algunas ocasiones, colocadas a menudo sobre la entrada. Las construcciones más elaboradas disponían de ventanas flanqueadas por columnas o pilastras. Las ventanas de bahía eran también características en este estilo.

Las entradas de estilo segundo imperio

Porches del segundo imperio.
Porches / ealear.com

Uno de los elementos principales de la estructura exterior de las casas de estilo segundo imperio eran las entradas. Compuestas por un pabellón central de proyección que resalta la entrada añadiéndole un pequeño porche o alero que se trataba contra las inclemencias del tiempo.

Son entradas que, por lo general, se elevaban por encima del nivel normal. Las puertas de entrada son dobles, puertas francesas, aunque también podemos encontrar entradas con puertas simples y más anchas de lo normal.

Nunca hay duda de dónde está ubicada la entrada en una casa de estilo mansarda. Un pabellón central de proyección resalta la entrada en forma de porche o dosel elaborado con algún tipo de protección contra el clima. Las entradas generalmente se elevan por encima del nivel mediante varios pasos, y las puertas suelen ser dobles o una puerta simple extra ancha.

Similar al estilo victoriano

Casa Victoriana en blanco.

Es fácil que, a primera vista, puedan confundirse con las casas de estilo victoriano italiano. Ambos poseen coronas en las ventanas en forma de U, soportes decorativos y porches de un solo piso.

También ambos estilos están construidos en base a formas cuadradas. Pero los aleros de las casas de estilo segundo imperio son mucho más reducidos. Tampoco el techo de mansarda aparece en las casas victorianas. Estas son las dos principales diferencias por las que se las reconoce.