Pintar la casa, una actividad para toda la familia

Francisco · 8 enero, 2019
Para mejorar la vida en familia lo más conveniente es hacer actividades conjuntas. Para ello, pueden hacerse tareas domésticas en las que colaboren todos los miembros de la misma.

A lo niños hay que enseñarles desde pequeños que tienen que colaborar en las tareas domésticas y deben aprender también a hacer labores de reparación, decoración, etc. Por eso, enséñales a pintar la casa, una actividad que puedes realizar en familia.

Este hecho permite que cualquier integrante de una familia aporte su granito de arena y que, incluso, decore como realmente quiera. La idea es que haya una participación comunitaria, ya que el cuidado y decoración del hogar es tarea de todos.

La pintura de las paredes es un elemento básico dentro de la estética de una vivienda. A través del color se puede comprender cuál es el propósito que se quiere conseguir en ese espacio, pero no es lo mismo una habitación infantil que una de adultos.

Conviértelo en una actividad de entretenimiento

Madre e hijo pintando una pared de casa.

Parece que el ocio y entretenimiento solo pueden estar asociados a la vida fuera de la casa. Todo dependerá de la manera en que se quieran ver las cosas, pero cualquier tarea del hogar que se nos ocurra puede darse la vuelta y convertirse en algo divertido.

A la hora de pintar un espacio, todo el mundo puede participar. Además, es una actividad física que mantendrá al cuerpo a pleno rendimiento, teniendo en cuenta que habrá un único propósito: la decoración personalizada del lugar.

Tanto adultos como niños pueden contribuir en esta labor. Hay que concebirlo como algo dinámico, entretenido, gracioso y divertido. Si se le enseñan estas pautas a todos los miembros de una familia, entonces la decoración se estará haciendo de manera conjunta.

– Interesa que haya una colaboración en la decoración de la casa.-

¿Cómo puede hacerse el reparto de las funciones?

Niña pequeña pintando una pared.

Cuando se pretende llevar a cabo la aplicación de pintura sobre una pared, no puede realizarse de forma simple y aleatoria. En realidad, se debe estudiar bien cómo hacer esta labor. Incluye a tu familia en este proceso.

  • Acudid a una tienda de pintura para que escoger los colores. Dale a tus hijos la posibilidad de que puedan elegir el tono de su habitación, pero siempre tratando de orientarles para que no haya un choque estético con el mobiliario del hogar.
  • Cada persona debe hacerse responsable de su cuarto; eso sí, guardando unos parámetros de orden y coherencia, especialmente con los niños, a los cuales se les puede ofrecer distintas posibilidades para que ellos mismo elijan.
  • Propón a tus hijos que dispongan en el centro de la habitación todos los recursos decorativos que deben ser protegidos. A continuación, hay que colocar un plástico protector por encima.
  • Evaluar la situación y que quede todo a punto antes de pasar a la tarea principal: pintar las paredes y el techo.

Contribución familiar en la casa

Pintar la casa en familia.

Existe una fórmula mucho más cómoda para pintar la casa: pagar a una empresa y olvidarte del asunto. Sin embargo ¿por qué no hacerlo en familia, ahorrar dinero y colaborar en una actividad que os una más?

  • Entre todos se puede pintar una habitación en poco tiempo. Tanto los niños como los padres deben estar activos en esta labor. De esta manera, se puede aplicar la pintura de forma rápida y sencilla, siempre y cuando haya coordinación.
  • Hay que intentar no manchar en exceso. La higiene es fundamental y no conviene ensuciar con pintura. Debe hacerse de manera simple y directa.
  • También pueden aplicarse contrastes cromáticos. En el fondo, no solamente tiene que ser de un color la habitación, también puede dividirse en dos o poner zócalos.

– Las actividades en familia ayudan a conocer más a tus hijos y a tu pareja.-

Otros recursos aplicables sobre la pintura

Recursos de decoración para una pared.

Si a tus hijos les interesa completar la decoración con recursos originales, en las paredes pueden aplicarse vinilos temáticos vinculados con algún contenido que les interese, ya sea de cine, animales, naturaleza, etc.

Para los adultos, también pueden ponerse otros elementos como son los trampantojos, habiendo de muchos tipos y convirtiendo el dormitorio en un espacio innovador y abierto hacia nuevos horizontes. Y, por supuesto, también pueden aplicarse vinilos y otros estampados.

Tu casa puede ser un auténtico espacio de arte, donde las paredes, además de tener color, también pueden ser un recipiente dinámico de recursos decorativos. No cabe duda de que la decoración es un arte.