Prepara tu casa para la resaca navideña: sofá, manta y relax

Mónica Heras Berigüete · 11 enero, 2019
¿Crees que tienes resaca navideña? Vamos a ayudarte a que te recuperes con una buena dosis de calor de hogar, ambiente casero y mucho confort. ¿Cómo te suena?

Han sido unos días de reuniones, de familia y amigos, de comilonas, de trasnochar… En resumen, los excesos se han apoderado de nosotros y es posible que tengas resaca navideña.

Ahora tu cuerpo te pide calma, reposo; y qué mejor que pasar tiempo en casa con la mantita, tus series favoritas y en la comodidad de tu sofá.

Las claves para un salón detox

El sofá

Sofá con un plaid.

Es el punto clave de la operación resaca navideña. Un sofá en el que pasar la tarde al calor del hogar. Tiene que ser cómodo, amplio y que te haga sentir que por fin estás en casa.

No se trata de que lo cambies si no es el momento, pero sí que puedes convertirlo en un mueble mucho más confortable de lo que es. ¿Cómo?

Si la tapicería está desgastada, o ya no te gusta, echa mano de alguna funda. Las hay muy bonitas y con la ventaja de que las puedes lavar cuantas veces quieras.

Los plaids son básicos para la temporada invernal. No solo sirven para arroparte mientras disfrutas de tus sesiones de cine, además, pueden ser parte de la decoración.

Elige colores y diseños que vayan en armonía con el resto de tu salón, los puedes doblar y dejarlos sobre el sofá, o utilizar cestos de fibras naturales para guardarlos a un lado. Serán un detalle que llenará de calidez el ambiente.

Una alfombra

Alfombra para separar espacios.

Especialmente en invierno, las alfombras son uno de los objetos más confortables y cálidos de nuestras casas. Si vas a pasar tu resaca navideña, qué mejor que sentirte arropado por un ambiente acogedor.

Este año son tendencia en dos versiones radicalmente opuestas. Por un lado, tenemos las de pelo largo en colores suaves, y por otro, las alfombras tipo kilim con formas de colores, pero con un tejido mucho más ligero.

Es recomendable que coloques debajo una superficie antideslizante para que no se muevan y evitar así accidentes.

Los cojines

Cojines de lentejuelas.

Un sofá cómodo y mullido necesita de sus fieles compañeros los cojines. No es necesario que satures los sillones con ellos, pero sí que añadas algunos en distintos tamaños, colores y texturas. Se lleva mucho combinar cojines estampados respetando los tonos, o si eres más conservador, puedes valerte de algunos lisos con detalles sutiles bordados.

La iluminación

Velas para Halloween.

Uno de los puntos clave, y que solemos olvidar, es la iluminación. Es fundamental para construir ambientes que nos llenen de calidez y que nos inviten a la relajación.

Si vas a pasar tu resaca navideña en el salón, procura que las luces sean tenues y cálidas, nada de luz directa y fría. Si tienes un regulador de voltaje, ha llegado el momento de ponerlo al mínimo.

También puedes valerte de la luz que dan las lámparas de mesa, e incluso, usar velas para dar un extra de intimidad. Eso sí, ya que el cansancio es evidente y las siestas podrían prolongarse, utiliza portavelas para evitar cualquier accidente.

Los colores que nos relajan

Color del año Living Coral.

Ya sabes algo de la psicología del color y ha llegado el momento de apostar por tonos que inviten a la calma, a la serenidad y a la introspección.

Puedes añadir detalles a través de los cojines o los plaids, en tonos verdes, azules o violetas. Si tu salón es muy frío y minimalista, apuesta por tonos cálidos, como el rojo, el naranja, el mostaza y toda la gama de tierras.

Ahora, que si quieres empezar a hacerle un guiño a la nueva tendencia, regálale a tu casa algún complemento en Living Coral, el color del año Pantone. Además de que tu casa estará a la última, se llenará de optimismo y buena energía.

Los aromas que nos calman

Olores en la decoración moody.

Para rematar la jugada, haz que se respire paz en cada rincón de tu salón. Un difusor con aceites esenciales es perfecto para que la aromaterapia te lleve a un estado de relajación.

Algunas de nuestras sugerencias son la lavanda, por sus propiedades relajantes, el eucalipto, ideal para purificar y perfecto si estás algo acatarrado, o el de vainilla, que te transporta a un estado ‘zen’.

Ahora sí, tienes todo lo necesario para disfrutar de un día sin compromisos, sin excesos y regalándote a ti mismo todo el mimo que necesitas para empezar el año con las pilas bien puestas.