Recomendaciones para el correcto fregado del suelo

17 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Los suelos ser convierten en una pieza clave de la decoración; por eso, conviene que los mantengamos en buen estado, limpios y con una higiene adecuada.

La limpieza perfecta no existe, pero podemos conseguir el resultado más higiénico posible; por eso, es momento de valorar algunas recomendaciones para el correcto fregado del suelo y eliminar las manchas y la suciedad de forma efectiva.

A todos nos gustaría tener la casa de la mejor manera, con todos los recursos ordenados y siempre puesta a punto. En el fondo, esto puede conseguirse siempre y cuando se realicen las tareas de hogar de forma continuada y vigilando el estado diariamente.

En el caso de los suelos, suelen ensuciarse asiduamente; esto se debe, básicamente, a que la suciedad puede arremeter de forma repentina en cuanto accedaos a un espacio, pudiendo ser desplazada de un sitio a otro.

Lo primero de todo es mantener el hábito

Limpiar el suelo de madera.

Hoy en día, nos encontramos bastante ocupados. El trabajo, los estudios y la familia se convierten en impedimentos para llevar un régimen de limpieza rutinario; por eso, conviene que desde un primer momento tengamos un hábito.

Es muy importante mantener el suelo bien limpio por los siguientes motivos: se evitan infecciones, se consigue mayor comodidad, se evitan los malos olores, se protege la seguridad de la familia y se preservan los materiales para que tengan mayor duración en el tiempo.

Aunque no lo parezca, todo esto se consigue a través de la limpieza de los suelos y  de la realización de las tareas del hogar diariamente, ya que también hay que cuidar todos los recursos decorativos de los espacios.

La limpieza se convierte en el eje fundamental para poder preservar la higiene de las personas.

¿Cómo realizar correctamente el fregado del suelo?

Limpiar el suelo de la cocina con fregona.

Para fregar el suelo, debemos actuar directamente sobre la superficie utilizando los mejores productos y las herramientas adecuadas; no obstante, para conseguir un buen resultado es necesario que conozcamos cuál sería el proceso de intervención.

  1. La fregona se convierte en la mejor herramienta para la limpieza. Desde su invención en 1964, ha sido un recurso de limpieza eficaz que nos permite fregar los suelos sin necesidad de agacharnos.
  2. Para los suelos de madera convendría que las pasadas que hagamos con la fregona sean suaves, sin frotar en exceso sobre el material. En el caso de que haya una mancha incrustada o marcas de pisadas, hay que quitarla incidiendo sobre ella con un trapo.
  3. En el caso de los suelos de cerámica, se pueden trabajar de forma más intensiva, ya que este tipo de material suele emplearse para cocinas y baños, lugares donde pueden caer más residuos. No importa si se frota con fuerza la superficie; de hecho, conviene hacerlo si es necesario.
  4. Si algo ha quedado pegado en el suelo, ya sea un chicle o cualquier otro elemento, ha de emplearse una espátula para que no quede ningún resto ya que la fregona no ofrece las suficientes garantías para su eliminación.
  5. Las pasadas con la fregona sobre la superficie deben hacerse tranquilamente, sin apresurarse. Es mejor hacer las tareas despacio y bien que deprisa y con un mal resultado.

Escoger los productos adecuados para el fregado del suelo

Elementos para el fregado del suelo

El producto que escojamos para la limpieza será determinante para conseguir un buen resultado. Además, se protegerá el material y se prevendrá su deterioro y desgaste.

En el caso de los suelos de madera, conviene que utilicemos vinagre blanco debido a que ayuda a proteger y a mantener su color natural. Si se quieres un resultado más perfeccionado, puedes mezclar también bicarbonato de sodio para mejorar el estado.

Para la cerámica, podemos utilizar la lejía o productos especializados para suelos. Todos ellos nos garantizarán una desinfección y una higiene que nos aporten seguridad y confort.

Evita las posturas incómodas en el fregado del suelo

Fregar el suelo.

Muchas veces tendemos a colocar nuestro cuerpo en posiciones incómodas. Agacharnos y tener posturas que pongan en riesgo nuestra salud no es nada bueno.

El uso de la fregona nos proporciona una posición más aceptable y prevenimos, así, las lesiones lumbares. Es mejor estar cómodos y hacer que nuestra espalda no sufra. En el caso de que haya que utilizar un trapo y agacharse, hay que hacerlo despacio y sin esfuerzos.

Las hernias suelen aparecer cuando realizamos acciones brucas con posturas incómodas; por tanto, busca la manera de hacer las tareas sin tomar riesgos y evitando los accidentes domésticos.

  • Rognoni, Patrizia: La limpieza integral de la casa, Barcelona, De Vecchi, 2012.